Los vecinos de 'Quitapellejos' están de uñas: la carretera del 'pico esquina' aísla al barrio cartagenero

7/11/2020 - 

CARTAGENA. Como si ya no hubiéramos tenido suficiente con el enorme revuelo mediático que supuso el vídeo con el polémico 'pico esquina' en la carretera que se está construyendo en la Avenida del Cantón, para que esta zona -en la que Tomás Olivo pretende construir 1.800 viviendas en el denominado Plan Parcial Rambla-, añada más quebraderos de cabeza a los vecinos, políticos y constructor. 

La calle de cuatro carriles, que los vecinos ven más como una carretera propia de una autovía, se ha convertido en un auténtico muro de dos metros de alto en alguno de sus tramos, que separa y aísla al barrio de la Concepción, conocido popularmente en la ciudad portuaria como 'Quitapellejos'. Es tal el enfado de sus habitantes, que se ha convocado una movilización el próximo 14 de noviembre, tal y como se puede ver en las redes sociales, para protestar por este aislamiento, además de suponer una limitación de accesos al barrio. También protestan los vecinos por la falta de soluciones para evitar las inundaciones y la escasa importancia que se le ha dado en el proyecto a peatones y bicis.

La calle de cuatro carriles que unirá el puente del estadio Cartagonova y el antiguo centro comercial Eroski, un vial que   vertebra el llamado Plan Parcial Rambla, ha puesto la directa y después de esperar treinta años, no saben los habitantes del barrio porqué les entran las prisas, sin ni tan siquiera haber escuchado la voz de los vecinos y de los afectados

"Esto más que una carretera parece una autovía", dice Raúl Pastor presidente de la Asociación de vecinos del barrio de la Concepción. "Entendemos que la gente irá bastante rápido por aquí con sus vehículos, y nos preocupa porque puede poner en riesgo a cualquier persona que quiera atravesarla".

Por eso les gustaría que fuera una carretera con un solo carril en cada sentido, con aceras, que ahora no están para que la gente pudiera caminar, un carril bici, que los pasos de cebra estuvieran sobreelevados, en fin "que se planteara un proyecto muy diferente en cuantos a accesos. Se ha pensado en coche a motor, pero no en el peatón. Creemos que sigue aislándonos con el planteamiento que estaba programado en los años 90", afirma el dirigente vecinal.

Explica, por otro lado, que la carretera no cuenta, al menos de momento, a pesar de que sí que está proyectado, con un acceso al barrio. "Está propuesta una rotonda, que no se ha hecho; se ha bloqueado.  Es posible que en breve se pongan a hacerlo, pero nos preocupa que conociendo al principal promotor si se recepciona la carretera sin la rotonda, o se paralice la obra, nos quedemos con una carretera que hace de barrera con Cartagena. Queremos que los accesos estén garantizados".

Pero quizá el problema que más preocupa en estos momentos es la posible inundación de la zona, algo que temen cada vez que el agua de la lluvia, procedente del monte de la Atalaya, aboca con virulencia en el barrio. La citada carretera tiene la infraestructura para recoger el agua, pero para poder hacerlo necesita una obra para que todos los pasos que llevan el agua del monte de la Atalaya por debajo del barrio hacia esa carretera funcionen, "cosa que no hacen y que se conecte con esa carretera, cosa que tampoco hacen. Si llueve, ese colector no servirá de mucho. Pensábamos que construirían unas rejillas que harían que el agua entraría a ese colector, mientras no hay conexión con los pasos de obra del barrio. Nos preocupa que en esta ventana de tiempo, mientras se hacen los polígonos 1 y 2, si llueve nos veamos inundados. Esto afecta a la salud de nuestros vecinos", subraya el presidente vecinal.

Antes de la manifestación, los vecinos tienen cita con la alcaldesa este próximo lunes, quien intentará aclararles todas sus dudas y preocupaciones. "Que nos diga que sí que habrá un acceso, carril bici, una acera grande, que se limitará la velocidad y que se harán rejillas para que el colector reciba agua, pero por lo poco que estamos viendo, no parece que esté siendo así". 

"El barrio está de uñas. Los vecinos quieren hacer algo, porque parece que nuestros intereses no son nada importantes. Solo la concejala de Infraestructuras se ha interesado atendiendo nuestras demandas, pero de la alcaldesa no tenemos noticia", añade Pastor.

"Nos preocupa la forma en la que se ha tratado todo esto, que parece que tenga que ver más con los intereses de los promotores que de los ciudadanos", insiste el presidente de la asociación de vecinos, quien añade que "saben que si nos preguntan, tal y como se están haciendo las cosas, no íbamos a estar de acuerdo por cómo se está haciendo ni con estas prisas que les han entrado por terminar. No entendemos cómo se está haciendo esta carretera tan grande y tan importante y sin tener en cuenta todo lo que rodea a la misma".

next