carthagineses y romanos

Los funcionarios de Cartagena temen por la seguridad de la Policía ante "la falta de previsión" en el dispositivo de las fiestas

15/09/2021 - 

CARTAGENA. La Junta de Personal en el Ayuntamiento de Cartagena, representada por UGT, CCOO, SIME y CSIF ha manifestado su malestar ante lo que califican como "actitud irresponsable del consistorio cartagenero", por no plantear "un dispositivo real de seguridad" para las Fiestas de Carthagineses y Romanos, que están a punto de arrancar. 

Tras anunciarse que la Junta Local de Seguridad dispondrá de una media 310 agentes al margen de bomberos y protección civil para participar en el dispositivo de las fiestas, los representantes de los funcionarios muestran "la preocupación de los colectivos municipales en relación a la falta de previsión de un dispositivo de seguridad que asegure la correcta prestación de los servicios". 

Así según declaraciones de la Presidenta de la Junta de Personal, Carmen Argudo, que insiste en la necesidad de "no mirar hacia otro lado en temas tan importantes como la seguridad de la plantilla, se está poniendo de manifiesto con la falta de previsión de servicios tan importantes como la seguridad, ejercido por la plantilla de Policía Local, así como los colectivos de bomberos y protección civil".

Considera que "no se respetan los acuerdos en materia de disponibilidad y de poder conciliar la vida familiar y laboral en materia de planificación y publicación de los servicios necesarios, ni se está realizando una labor de planificación, dirigida a garantizar la seguridad no solo de los empleados y empleadas públicos, sino también del publico que seguro secundará estas fiestas de Carthagineses y Romanos".

 Así se desprendió de la reunión llevada a cabo, porque el formato de las fiestas no es el habitual, "traslada y dispersa diversos problemas difíciles de atender y que preocupan a los delegados de personal asistentes a esta". 

A su entender, el anuncio de que 310 agentes participaran de media diariamente en las fiestas sería como decir que hoy una media de 310 agentes velan por la seguridad de las panaderías en el municipio, "pero no es realmente así", una afirmación que sería cierta en cuanto a datos, "pero que esconde una triste realidad, y es que en la práctica esas cantidades son efectivos totales diarios, asignados a tareas de seguridad ciudadana, pero no destinados en exclusiva al control de las fiestas o coordinados para ello, sino al control de todo la seguridad del municipio, por lo que no suponen un refuerzo". 

Así el formato hará "prácticamente imposible" su control, por la mayor dispersión en la zona del casco antiguo, pero también en la feria y en las zonas de botelleo, y calles céntricas o con motivo de actos públicos a desarrollar y "vienen a ser de difícil encaje en las restricciones publicadas en materia de restricciones de aforo, o control de medidas en materia sanitaria, y solicitan un despliegue serio y que garantice las seguridad, sin demagogias", añaden. 

Así Carmen Argudo, expresó  que "la totalidad de los delegados y delegadas presentes en la mesa mostraron su preocupación en esta materia y subrayaron que aun nos encontramos en Alerta 4 antiterrorista y que no planificar tal y como ya ha realizado la hostelería un despliegue dimensionado a las circunstancias especiales que nos rodean, sería un error imperdonable por parte del Ayuntamiento". 

Quiso incidir, en la cantidad de jóvenes que se han dado cita en el centro de la ciudad durante este pasado fin de semana, que unido a la crisis migratoria, por la llegada de pateras, "ha supuesto que la plantilla municipal asumiera los servicios que se demandaban de otros cuerpos como Policial Nacional o Guardia Civil, totalmente desbordados por esta circunstancia y recuerda la edición de fiestas del año 2019 donde ya se dio esta emergencia social y que dejó por la falta de previsión muy reducida la capacidad de los servicios municipales al quedar solos para el campamento".

Recordemos que esta misma semana la asociación SIR Cartagena, pedía a la alcaldesa coherencia y que evitase tanto los actos a celebrar en el Auditorio Parque Torres como la concentración masiva de personas, que además de los consiguientes ruidos y molestias, atentan contra el patrimonio del casco histórico de la ciudad.

next