Hoy es 18 de julio

ya establecida en nueva york, madrid y barcelona

Las capitales apuestan por la inclusión gracias a la tecnología murciana: Navilens llega a Londres

10/05/2022 - 

MURCIA. Todo comenzó con unos códigos de colores. Una alternativa a los códigos QR que permite a las las personas con visión reducida moverse en entornos desconocidos a través de una aplicación. Y es que Navilens, la startup de origen nacional que nace con el propósito de potenciar la inclusión, ya ha causado sensación en varias de las ciudades más importantes del mundo, como es el caso de Londres, que acaba de implementar esta tecnología en la estación de Euston.

De esta forma, la capital británica se une a Madrid, Barcelona, Nueva York o Los Ángeles en la utilización de esta aplicación destinada a facilitar el acceso al transporte público .

"Estamos avanzando en  bastantes proyectos a nivel internacional. Estamos en Francia, Reino Unido, Australia, Canadá y Japón, entre otros, aunque ya estamos negociando seguir expandiendo la marca a nuevos países, como Italia. De hecho, creemos que nuestra tecnología puede llegar a convertirse en el estándar en el transporte público", señalan fuentes de la empresa a este medio. 

Y es que la ausencia de una tecnología similar -diseñada para facilitar la lectura del código sin la estabilidad que necesitan los QR- y su fácil escalabilidad fuera de las fronteras gracias a su cómoda implementación han provocado que en poco tiempo los cinco continentes hayan escuchado hablar de esta compañía nacida en la Región de Murcia. 

"Para las ciudades es importante apostar por los servicios que potencian la accesibilidad. Todos tenemos que poder tener acceso a cualquier servicio o producto y la administración pública está ya concienciada de que todo debe ser universal", remarcan.

Más utilidades

 Un código de colores permite a los usuarios de la app acceder a información del entorno. Foto: Navilens. 

Sin embargo, la utilidad de este código no queda ahí, pues más allá del transporte público también permite ofrecer información en museos o, recientemente, la historia de algunas calles de la ciudad de Murcia. "Aunque en un primer momento surge para las personas ciegas, el proyecto se hizo más ambicioso y la app permite ofrece información multimedia en distintos formatos. La información puede ser ofrecida en 33 idiomas, lo que a nivel turístico es muy útil", afirman desde Navilens.

De hecho, también algunas marcas se han sumado a esta apuesta por la inclusión. En este caso, ha sido Kellogg´s la pionera en implementar estos códigos en todos sus productos para que sean fácilmente reconocibles a la hora de hacer la compra. Sin embargo, no ha sido la única, pues Pantene también ha comenzado a introducirlos, aunque de momento solo están disponibles en el Reino Unido.

La inclusión también genera negocios

Más allá de la buena aceptación de Navilens, lo cierto es que las startups nacidas para fomentar la inclusión ya se están haciendo su hueco en el tejido emprendedor de la Región. 

Este es el caso de BeMyVega, que nace de la necesidad de facilitar la vida a Vega, hija de Antonio Sánchez y Mónica Hernández, albinismo oculocutáneo, una condición genética que afecta a la capacidad de visión (apenas tiene un 5% de visión). Para ello, han creado el ‘paquete’ (una especie de proyector) permite acceder a la visión del profesor, la pizarra o la presentación que esté exponiendo en esos momentos. Toda esa información la envía a cualquier dispositivo en tiempo real. “Capta todo lo que sucede en el aula, a diferencia de una cámara convencional que solo tiene un momento fijo”, señala Sánchez a Murcia Plaza sobre como funciona su producto.

Esta compañía nació de una necesidad y ha terminado siendo una herramienta con un objetivo social: ayudar a los demás. “Si da beneficios, mejor. Pero yo tengo mi trabajo y no tengo la necesidad de que esto de muchos ingresos. El motor es dar soluciones a la gente con dificultades”. Es la tecnología al servicio de la inclusión. 

Por su parte, Esther Pina, fundadora de Secret Sound, identifica esta apuesta por la inclusividad como una característica propia de las nuevas generaciones: "Los jóvenes cuando nos planteamos hacer una empresa no dejamos la responsabilidad social corporativa (RSC) o la economía circular como añadidos que incluir en unos años. Van implícitos en el proyecto".

Asimismo, incide en la conciencia que despiertan los movimientos sociales, lo que provoca que se involucren más en este tipo de causas: "El objetivo de todas las empresas tiene que ser generar un impacto positivo", sostiene a este medio. También ella se guía por este mantra, pues su empresa nace con el objetivo de mejorar la accesibilidad de personas con problemas de audición y acercarles la cultura, lo que le ha valido incluso un reconocimiento en la revista Forbes como una de "Los 22 protagonistas que cambiarán el 22".

Noticias relacionadas

next