Hoy es 14 de julio

la comunidad, que debe el 30% de su pib, es la cuarta más endeudada del país

La Región da un mordisco de casi 600 millones a su deuda y baja de la barrera de los 12.000 millones

16/12/2023 - 

MURCIA. La elevada deuda de la Región de Murcia da un respiro a las arcas públicas. La Comunidad Autónoma ha reducido en más de 585 millones el pasivo regional durante el tercer trimestre. El montante total, que llegó a batir su récord en el segundo trimestre con 12.072 millones, se sitúa ahora en 11.487 millones, según las estadísticas hechas públicas este viernes por el Banco de España y consultadas por Murcia Plaza.

Aun así, el dato sigue siendo muy elevado. Hay que recordar que la Administración regional despidió el pasado 2022 debiendo 11.395 millones, lo que supuso otro triste récord, ya que el pasivo murciano encadena 15 subidas consecutivas anuales desde 2008. 

La cuantía se eleva hasta el punto de que si la deuda pública se tuviera que repartir por cada uno de los murcianos para liquidarla (el censo regional es de 1.551.962 habitantes, incluidos los menores), tocarían a 7.402 euros por persona.

Casi un tercio del PIB

No obstante, la actual cifra equivale a un 30% del PIB regional, es decir, menos de un tercio de todo el producto interior bruto de la Región. Se trata de un descenso considerable de dos puntos con respecto al segundo trimestre, que arrojaba el porcentaje del 32,1%. 

El 2022, de hecho, se cerró con un pasivo del 32,2%. El peor momento para la Comunidad se registró a principios de 2021, en plena pandemia, cuando Murcia llegó a deber el 36,1% de su PIB, esto es, más de un tercio.

En términos relativos, la Región se baja del podio de las más endeudadas del país y queda como la cuarta con mayor pasivo. Sólo la superan la Comunidad Valenciana, con un 41%, Castilla-La Mancha, con un 31,2%, y Cataluña, con un 31%.

La subida sin cesar desde 2008

La escalada se remonta a más de quince años atrás. La deuda de la Comunidad se ha multiplicado por 15 desde el 2008, cuando la Administración regional debía apenas 755 millones. Un año después, el Gobierno de España, presidido entonces por Rodríguez Zapatero, cambió el modelo de financiación autonómica. Y la Región pasó de deber el 2,6% en 2008 al 4,8% en 2009 y la deuda ascendió al 10,3% en 2010, por encima de los 2.100 millones

El crecimiento fue ya imparable. En 2012, ya con Mariano Rajoy en la Presidencia, se disparó hasta el 17,5% (4.600 millones). En 2013 llegó al 20,9% y en 2014, último año de Ramón Luis Valcárcel como presidente murciano, se instaló en el 25,6% (6.800 millones). En 2015 se cerró en el 26,7%; en 2016 se alcanzó el 28,3% y en 2017 se situó en el 28,7%. 

En 2018, ya con Fernando López Miras como jefe del Ejecutivo regional, se acabó debiendo el 29,6% (9.232 millones), el mismo porcentaje que se repetiría en 2019 (si bien la cuantía ascendía a 9.232 millones). El 2020, marcado para siempre por la pandemia, quedó en la historia como el año en el que el pasivo murciano superó el umbral de los 10.000 millones de euros. Aquel hito sucedió en el segundo trimestre y finalmente el ejercicio se cerró en 10.182 millones, el 34,9% del PIB. Finalmente, el 2021 concluyó con un pasivo de 10.959 millones de euros.

Un problema histórico

El problema de la deuda responde a motivos profundos e históricos, en los que el reparto del modelo de financiación autonómica ha jugado un peso determinante. "Mientras no cambie el actual sistema de financiación autonómica será imposible reducir la deuda", sostiene el consejero de Economía y Hacienda, Luis Alberto Marín. 

¿Tiene que ver la infrafinanciación con la deuda? El Gobierno regional asevera tajantemente que sí, que está intrínsecamente relacionado. Una cosa es cierta, al margen de interpretaciones políticas: desde que el modelo se reformara en 2009, la deuda se ha disparado año a año. En 2009, Murcia y Asturias eran las comunidades de régimen común con menor deuda con respecto a su PIB, con un pírrico 4,8%. "La Región ha dejado de recibir una media de 650 millones de euros anuales durante los últimos 10 años debido al sistema de financiación autonómica", aduce el consejero Marín, que circunscribe el 80% del incremento del pasivo al "injusto" sistema de financiación autonómica.

No obstante, aunque la financiación es un agravio que perjudica -objetivamente- a la Región, no todas las voces autorizadas culpan a ella de los desmanes de la deuda. En 2020 el Colegio de Economistas de la Región exigía contundencia contra el déficit y defendía que no todo el pasivo se debía a la infrafinaciación, si bien reconocía que existe un déficit estructural causado por la escasa financiación. Del mismo modo, un informe del Centro Económico y Social (CES) calculaba que el perjuicio de la financiación representa apenas el 20% de la deuda regional. El PSOE, principal partido de la oposición, también discrepa de que el origen de la elevada deuda sea el sistema de financiación. "La realidad es que la mayor parte tiene que ver con una mala gestión de los recursos públicos, con el despilfarro provocado por la corrupción y un sistema productivo ineficiente", recrimina el diputado Alfonso Martínez Baños.

Noticias relacionadas

next