la aprobación de la comisión Europea cierra la operación

El visto bueno de Europa consolida la venta de Primafrio: Apollo controla ya el 49% de la empresa

13/07/2022 - 

MURCIA. Casi la mitad de Primafrio ya es propiedad del fondo de inversión estadounidense Apollo. La operación, que fue anunciada el 21 de marzo de este mismo año, se encontraba sujeta a la luz verde de los reguladores, por lo que no ha podido ser efectiva hasta recibir la aprobación de la Comisión Europea. En consecuencia, Apollo ya es oficialmente propietario del 49% de la compañía alhameña de de transporte de productos refrigerados.

En específico, fue el pasado 13 de junio cuando Europa dio el visto bueno a esta operación al concluir que "no tendría un impacto negativo en el espacio económico europeo ni en una parte sustancial del mismo". En este sentido, cabe recordar que los hermanos Conesa continuarán al frente de la empresa como accionistas mayoritarios, por lo que no se esperan cambios de relevancia en la gestión.

Bruselas ha concluido que la operación que afecta a Primafrio, con actividades en España y Alemania, no plantea problemas de competencia porque su impacto en el mercado comunitario será "limitado". El expediente, que le fue notificado al Ejecutivo comunitario el pasado 13 de mayo, ha sido examinado bajo el procedimiento simplificado que se aplica a los casos menos problemáticos.

En consecuencia, una vez concluidas las trabas burocráticas, Apollo Infraestructure ha cerrado "satisfactoriamente" la operación de compra con la incorporación a Primafrio, según reconocen desde la empresa a preguntas de Murcia Plaza.

Primafrio ya buscó inversión en la bolsa

Mediante esta inyección de capital, Primafrio busca continuar con la senda de desarrollo que lleva recorriendo la empresa en los últimos años mediante una serie de inversiones en nuevos centros logísticos. En cualquier caso, lo cierto es que este plan de expansión requiere de una gran cantidad de dinero, por lo que los Conesa llevaban casi un año intentando vender una participación de la compañía de transporte para obtener liquidez antes de anunciar su acuerdo con Apollo.

En un primer momento, su intención fue entrar en la bolsa. En específico, planearon entonces ofertar hasta un 25% de la compañía, lo que habría supuesto una inyección de 354 millones, según los cálculos de la época. No obstante, finalmente se echaron atrás aludiendo baja demanda, un precio insuficiente de las acciones y unas circunstancias desfavorables del mercado. 

A partir de entonces, el objetivo pasaba a ser seducir a los fondos de capital riesgo para conseguir la ansiada liquidez, un objetivo que se prometía sencillo dado el buen comportamiento del sector logístico durante la pandemia. No obstante, los hermanos Conesa insistían en mantener una participación mayoritaria de la empresa, una condición que no suele tener buena acogida entre el capital privado.

En cualquier caso, lo cierto es que no faltaron pretendientes a la cita, y grandes nombres del mercado como Brookfield o Blackstone participaron en la puja que finalmente ha ganado Apollo. Por tanto, ahora este fondo de inversión americano poseerá el 49% de Primafrio tras un acuerdo que se deduce superior a los 700 millones.

Objetivo: plagar Europa de centros logísticos

Según anunciaron los protagonistas cuando se firmó el acuerdo, esta nueva participación marcará un antes y un después en el desarrollo de la compañía con grandes inversiones en nuevas infraestructuras que consolidarán su proyección internacional por toda Europa.

Al fin y al cabo, Apollo ya cuenta con una dilatada experiencia en materia de transporte y logística, lo que permitirá construir sinergias a la hora de potenciar la innovación continua de Primafrio y continuar el desarrollo del valor añadido de la compañía a largo plazo con nuevos centros logísticos distribuidos por todo el continente.

Asimismo, la sostenibilidad continuará jugando un papel importante. Ya en estos momentos la apuesta de esta empresa de transporte tiene en marcha un plan estratégico para reducir las emisiones hasta alcanzar la neutralidad climática en 2030. Ahora, la entrada de este nuevo aliado supone la oportunidad de redoblar los esfuerzos hacia el horizonte de la descarbonización.

En cualquier caso, lo cierto es que este apoyo llega para consumar el crecimiento de una compañía más que establecida en el mercado, con más de 2.300 vehículos operando por casi toda Europa. En consecuencia, pudo sumar un total de 506 millones de ingresos en el ejercicio de 2021, un 10,5% más que el año anterior, de manera que alcanza una valoración total de unos 1.500 millones de euros, deuda incluida.

Noticias relacionadas

next