Hoy es 24 de julio

miguel sánchez, senador murciano de ciudadanos

"Edmundo Bal me sacó del ostracismo de Cs, pero mi tiempo en política va tocando a su fin"

El senador de Ciudadanos Miguel Sánchez.

"Me llegué a sentir como Kevin Costner o Sean Connery en 'Los intocables de Eliot Ness' porque pusimos coto a la corrupción"

11/01/2023 - 

MURCIA. La llamada de Edmundo Bal le pilló a contrapié a Miguel Sánchez (Caravaca de la Cruz, 1972). El senador murciano de Ciudadanos siente que su tiempo en política se acerca a su fin. Aceptó apoyar la candidatura por lealtad y por afinidad ideológica, convencido de que el portavoz liberal en el Congreso puede "reflotar el barco" de su partido, que camina "sobre la cuerda floja". Considera que Ciudadanos "se volvería a equivocar" si no apuesta por él. Pero el caravaqueño, al margen de lo que suceda en las primarias que se celebran entre hoy y mañana, no se ve más allá de las elecciones de mayo. "Tengo la sensación de que estoy visualizando el final del camino", asegura a Murcia Plaza, donde aprovecha para hacer balance de su trayectoria y dejar su "testamento político". 

Lejos quedan los tiempos en los que era la voz naranja en la Asamblea Regional y su posición ponía en aprietos al Gobierno regional del PP. "Por momentos, me llegué a sentir como Kevin Costner o Sean Connery en Los Intocables de Eliot Ness". Incluso su nombre se colocó en las quinielas de las encuestas como futuro presidente de la Comunidad. Sin embargo, fue apartado por la dirección nacional en 2019, relegado a un segundo plano. "A veces pienso que me tocó hacer el papel de Moisés: hacer la travesía del desierto, en nuestro particular Sinaí político, y en el último momento me fue vedada la entrada en la tierra prometida". Fue elegido senador y a mediados de 2021 se erigió en el portavoz liberal en la Cámara Alta. De su periplo por Madrid se lleva también una amistad con Bal: "Él me sacó del ostracismo al que me tenía sometido el partido. A él se lo debo".

-¿Por qué se ha decantado por Edmundo Bal?

-He apoyado a Edmundo por amistad, por lealtad y por cercanía ideológica. Es liberal socialdemócrata, o liberal reformista como yo. Y porque además es una persona muy brillante a la que admiro.

-Bal no es el favorito para las primarias. Si se impusiera la lista de Patricia Guasp y Adrián Vázquez, ¿es pesimista con el futuro de Ciudadanos?

-Creo que Edmundo sería el mejor líder que podría tener Ciudadanos. Nos volveríamos a equivocar, una vez más, si no optamos por él, y esta vez me temo que de manera irreversible. A nadie se le escapa que estamos caminando sobre la cuerda floja, y Bal es un tipo con la suficiente talla intelectual, cercanía y cintura política para intentar reflotar el barco.

"Me tocó hacer el papel de Moisés: hacer la travesía del desierto, en nuestro Sinaí político, y en el último momento me fue vedada la entrada en la tierra prometida"

-¿Augura un buen resultado de Ciudadanos en las elecciones autonómicas y locales del próximo mes de mayo?

-Sinceramente no lo sé, queda mucho aún. Primero tenemos que salir de esta asamblea de este fin de semana, ver quiénes van a ser las personas que van a dirigir el partido y luego ver quiénes van a conformar las listas autonómicas y municipales. Ciudadanos debe apostar sin ambages por el municipalismo y por el arraigo en los territorios. No nos podemos volver a permitir que las decisiones que afecten a la Región, como la confección de las listas electorales, se tomen desde Madrid bajo el criterio del servilismo y no del talento. Se debe dar la voz a los afiliados. A partir de ahí, veremos a ver si el partido es capaz de remontar. Siempre es más fácil que la gente apegada al terreno, la que conoce de primera mano los problemas, sea la que tome las decisiones políticas que afectan al territorio.

Edmundo Bal y Miguel Sánchez.

-La legislatura encara su recta final. En cinco meses son las elecciones regionales y usted es senador por designación autonómica. ¿Visualiza el final de su carrera política o tiene ilusión por seguir?

-Creo que mi tiempo ya va tocando a su fin. Tengo la sensación de que estoy visualizando el final del camino. De hecho, mirando con perspectiva, levantamos un partido prácticamente de la nada y llevamos el proyecto a las cotas más altas en la Región de Murcia. Modificamos la Ley Electoral, pusimos coto a la corrupción. Por momentos, me llegué a sentir como Kevin Costner o Sean Connery, uno de mis actores preferidos, en Los Intocables de Eliot Ness. Estábamos regenerando la vida pública regional contra viento y marea, sorteando todas las zancadillas, que no fueron pocas y nos las ponían desde fuera y también desde dentro. 

Eliminamos los aforamientos, fuimos la primera comunidad en conseguirlo; eliminamos el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y fuimos capaces de fomentar un clima de pacto y de consenso que propició que la legislatura pasada fuera seguramente la más reformista y aperturista y prolija en leyes de la historia de nuestra Asamblea Regional, incluida la reforma del Estatuto de Autonomía. Y todo ello desde la oposición, sin montarnos ni una sola vez en el coche oficial. A veces pienso que me tocó hacer el papel de Moisés: hacer la travesía del desierto, en nuestro particular Sinaí político, y en el último momento me fue vedada la entrada en la tierra prometida.

"siento muchísimo lo que pasó en 2019, y pido disculpas por la parte que me toca: Defraudamos a mucha gente"

-¿Su momento fue en 2019, cuando era el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea Regional y el Cemop llegó a pronosticar una victoria de Ciudadanos?

-Sí, mi momento fue en las elecciones de 2019. Sin ánimo de ser pretencioso, creo que si me hubiesen dejado, y todas las encuestas decían que podía haber sido un buen candidato, no habría permitido que sucedieran muchas cosas que después han pasado en esta Región. Lo tuvimos en la mano. Sinceramente, lo siento muchísimo y pido disculpas por la parte que me toca. Defraudamos a mucha gente. Aunque en mi descargo diré que cuando se tomaron esas decisiones, yo ya estaba defenestrado y ni se me consultó ni se me escuchó. Porque yo sí fui critico, en público y en privado: ahí están las hemerotecas. Lo que me supuso más ostracismo interno, si cabía. Lo curioso es que hoy Inés [Arrimadas] replica exactamente lo mismo que yo decía hace tres años. Qué cosas.

-¿Se sintió muy defenestrado por su partido?

-Es un hecho. Por eso le he hablado al principio de lealtad. El que me recuperó para la causa fue Edmundo [Bal], que fue quien me vio trabajar. Algo vería. E inmediatamente confió en mí y dio la cara por mí. Él me sacó del ostracismo al que me tenía sometido el partido. A él se lo debo. Dicen que de bien nacidos es ser agradecidos; por eso, cuando me llamó para que lo apoyara, comprenderá que tuve pocas dudas. Gracias a él y a su confianza actualmente estoy trabajando muchísimo, pero a la vez disfrutando como un niño chico.

-Y ahora, ¿le han llamado para ocupar algún papel destacado en estas elecciones?

-Permítame que por respeto a mis compañeros no le conteste a esta pregunta.

"cuando toca soy duro en la tribuna, pero debajo de ella te puedes sentar conmigo a hablar y a negociar sobre cualquier tema"

-Desde mediados de 2021 es también el portavoz de Cs en el Senado. ¿Qué balance hace de su etapa como senador?

-El Senado está de moda, y a mí, como estoy solo, me toca ir a todas. Llevo 79 leyes como ponente. Todas las leyes pasan por mis manos de principio a fin: comisión, ponencia, debate de enmiendas, vetos y debate a la totalidad en Pleno. Mi objetivo es llegar a las 100 leyes antes de que termine la legislatura. Por otro lado, le doy la réplica al Gobierno en las sesiones de Control. He debatido varias veces con el presidente y con la práctica totalidad del Consejo de Ministros. Todos me conocen por mi nombre y saben de sobra que soy murciano, por la murga que les doy con los problemas de la Región cada vez que tengo oportunidad [risas]. También me tengo que ocupar de la gran mayoría de las Comisiones. Los Presupuestos generales, por ponerle otro ejemplo, me los he tenido que comer yo solo. En fin, para una persona de origen humilde como yo, está siendo un autentico privilegio. Además, que no ha habido tantos murcianos que hayan sido portavoces en las Cortes Generales.

-Usted es muy critico con el PP de la Región. Nunca ocultó su rechazo a la coalición PP-Cs en la Comunidad y defendió la moción de censura contra López Miras. Sin embargo, hay quien le recrimina su postura cuando fue designado senador con los votos del PP (y del PSOE y del propio Ciudadanos).

-También soy muy critico con el PSOE nacional, tengo vocación de oposición. Me gusta que me haga esa pregunta. No tengo nada personal contra el PP, como mis compañeros de Andalucía tampoco lo tenían contra el PSOE. Simplemente aquí nos tocaba sacar al PP, como dijo Inés [Arrimadas] en la Plaza del Cardenal Belluga en campaña electoral. El PP estaba desgastado por dos décadas y media ininterrumpidas en el Gobierno, y arrastraba los pies con innumerables casos de corrupción. Casi nos deberían agradecer que les hiciéramos el trabajo sucio. De hecho, tanto en mi etapa como portavoz en la Región como ahora en el Senado he llegado a innumerables acuerdos con el PP, al igual que con el PSOE y con el resto de formaciones. Quienes me conocen saben que cuando toca soy duro en la tribuna, pero debajo de ella te puedes sentar conmigo a hablar y a negociar sobre cualquier tema. En el trato personal siempre he sido muy correcto. De hecho, guardo muy buena relación con mucha gente del PP, al igual que con el PSOE y del resto de formaciones. Relaciones que me llevaré conmigo una vez que cierre esta etapa.

-Le preguntaba por las críticas del PP hacia usted...

-Ese asunto es muy matizable. Igual que yo voté a López Miras para que fuera presidente; entonces teníamos por estatutos apoyar a la lista más votada, y yo no me salté la disciplina y le voté. En 2019 debíamos haber apoyado a [Diego] Conesa, que fue quien ganó las elecciones, y con el que además sumábamos, sin necesidad de contar con Vox en la ecuación. Pero, además, yo ya hacía dos meses que había llegado a un acuerdo con mi partido. Me iría al Senado, aquello ya estaba cerrado con Ciudadanos. Recuerdo que se hizo público y notorio antes incluso de las elecciones autonómicas.

-También le ofrecieron otro cargo aquel año.

-Cuando me dijeron que no daba el perfil como candidato a las elecciones autonómicas y por ende me pidieron que no me presentara a las primarias, porque tenían a una mujer [Isabel Franco], me ofrecieron ir como número uno de la lista al Congreso. Pero yo les dije que no, por no hacerle la cama a [Miguel] Garaulet, que en aquel entonces era nuestro número uno al Congreso. No le hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti, pensé. 

-Y le ofrecen ser senador por designación autonómica. 

-Yo en principio no lo vi muy claro, y reconozco que en ese momento pensé en dejar la política. Me sentía muy triste y frustrado. Entendía que después de todo el trabajo realizado me habían cortado las alas, y me parecía profundamente injusto. Pero mi familia, mis amigos y, sobre todo, mi padre me animaron a aceptar el ofrecimiento. Mi padre me dijo que éramos gente humilde, que su padre había sido pastor y que él se había metido en la Guardia Civil para no segur el mismo camino. Él se sentiría muy orgulloso de tener un hijo senador del Reino en la familia. Y doy fe de que lo está. Es uno de los padres más orgullosos. Y es a él y a mi familia a los que no les quiero ni les puedo fallar. 

Por tanto, el tema del Senado se cerró con mi partido en Madrid, un par de meses antes de las elecciones autonómicas. Las ganara quien las ganara. Obviamente si Ciudadanos era decisivo, una de las contraprestaciones en la negociación era el Senado. Me consta que el PSOE también se lo ofreció a los negociadores de Ciudadanos. No soy senador gracias al PP, sino al contrario: el PP gobierna la Región gracias a Ciudadanos, después de haber perdido las elecciones. Y el Senado era una mera contraprestación. El PP no nos regaló nada. De hecho entregó el escaño del Senado en una negociación en la que consiguieron un premio inmensamente superior. Y a partir de ahí el escaño pasó a ser de Ciudadanos. Nada le debemos, y nada le debo, bien al contrario. 

"josé manuel villegas cumplió conmigo: respetó la palabra dada varios meses atrás en su despacho de Madrid"

He de decir que José Manuel Villegas [el entonces secretario general de Ciudadanos] cumplió. Me consta que fue una de las primeras cuestiones que pusieron encima de la mesa en las negociaciones tanto con el PSOE como con el PP. A partir de ahí, yo me he sentido y me siento libre para hacer política sin ataduras de ningún tipo. Únicamente le puedo agradecer a Villegas que respetara la palabra dada varios meses atrás en su despacho de Madrid.

Algunas personas del PP llevan tanto tiempo en el Gobierno que creen que las instituciones son de su propiedad. Además, tengo entendido que los únicos que van con esos cuentos son los tránsfugas, para justificar su indignidad. Por cierto, recuerdo que en su momento llegó a mis oídos que el clan de Alcantarilla también estuvo interesado en el escaño. Seguramente hoy tendríamos un senador tránsfuga. E incluso, y esto salió publicado, a última hora parece que Vox también lo intentó. Pero Villegas se mantuvo firme. Y a toro pasado creo, dicho sea con respeto y con humildad, que actualmente la Región está mejor representada y defendida desde ese escaño que con las otras alternativas.

12 de octubre en Madrid.

-¿Es muy diferente la política nacional de la regional?

-Sí, la diferencia es abismal. Fíjese si me ha cambiado la percepción de las cosas desde que estoy en Madrid que si tuviera que volver algún día a la primera línea política, algo que no está en mis planes, y si Ciudadanos no estuviera o no se le pudiera votar, sin duda lo haría en un proyecto regionalista. Allí he abierto los ojos y veo en el día a día cómo los partidos regionalistas siempre se llevan el gato al agua. Tenga en cuenta que actualmente formo parte del Grupo Parlamentario con el PRC de Revilla y con Teruel Existe, y veo de primera mano cómo funcionan las cosas. Aquello se ha convertido en un mercado persa. Por eso entiendo que sería muy bueno para la Región un proyecto regional con representación en las Cortes y que condicionara con su voto. Lo cual, por otro lado, con lo polarizada que está la vida política actual, no sería difícil. Hoy en día un voto te decanta el resultado de una votación importante.

Pero, por favor, que nadie le busque tres pies al gato. Me pregunta por lo que había descubierto en Madrid, y le contesto sobre la base de la experiencia, de mis vivencias en el día a día y de lo que creo que en las actuales circunstancias políticas sería bueno para mi Región. Que nadie busque más allá de ahí.

-¿Por qué no se tiene en cuenta a la Región en las Cortes?

-Otra cosa que he comprobado allí es que da igual que gobierne el PSOE o que lo haga el PP, la Región de Murcia no pinta absolutamente nada. Es como si no existiéramos, y fíjese que somos de los territorios más leales al Estado. Pero allí no existes si no eres nacionalista, separatista, regionalista o de una de las comunidades pluriprovinciales de las que aportan gran cantidad de votos y de diputados y senadores. Por ejemplo, somos la comunidad peor financiada de España, y eso ha sido así con Zapatero, con Rajoy, con Sánchez, y si llega Feijóo ya ha anunciado que no lo piensa cambiar. Otro ejemplo: ¿Usted cree que si el déficit hídrico lo tuvieran los catalanes o los vascos no habrían transvases a cascoporro? ¿O que si nuestra joya salada del Mar Menor estuviera en otro lugar, amén de la torpeza supina del Gobierno regional y de las responsabilidades judiciales, usted cree que no se habrían invertido ya centenares de millones de euros y que el Mar Menor no se habría convertido en un problema capital y de máxima prioridad para el Gobierno? Así sucedió por ejemplo con el Prestige. Yo tengo pocas dudas.

Noticias relacionadas

next