Hoy es 13 de julio

mitin en la plaza de toros

Abascal aboga en Murcia por que el agua llegue hasta "el último rincón" y carga contra el PP de "la moderación"

"El agua tiene que llegar hasta al último rincón de España como sea: con pantanos, con trasvases, con desaladoras..."

12/02/2023 - 

MURCIA. En una repleta Plaza de Toros de Murcia, que se puso en pie ante su intervención y que varias veces le cantó "presidente, presidente", el líder de Vox, Santiago Abascal, cerró el gran acto de presentación de candidatos autonómicos y de capitales de provincia, celebrado este domingo en Murcia. Abascal dividió su discurso entre las críticas a los medios de comunicación que le han "demonizado" en los últimos días -"Nos atacan de todos lados, a diestra y siniestra"-, los reproches "a la moderación" del PP -al que comparó con ser "lo mismo que el PSOE pero con diez años de retraso"- y la reivindicación "de traer el agua, como sea: con trasvases, con interconexión de cuencas, pantanos, con desaladoras...".

Ante cerca de 15.000 personas (esa es la capacidad máxima del coso murciano), Abascal arropó a los 13 candidatos a presidente autonómico para las próximas elecciones del 28 de mayo. En una mañana precisamente gris -no llovió, pero apenas salió el sol-, el presidente de Vox aprovechó que se encontraba en Murcia -que clama ante el recorte del Trasvase, recientemente aprobado en el Consejo de Ministros- para reivindicar que todo el Levante se merece tener agua por el "esfuerzo de esta tierra que con ese recurso ha logrado gran prosperidad". Sostuvo que Vox defiende en Murcia lo mismo que en Aragón o Castilla-La Mancha, "lo que no hacen ni PP ni PSOE", y criticó que se esté dejando que el agua de los grandes ríos como el Ebro vierta al mar sin poder aprovecharse. "Murcia lo merece, Alicante lo merece, Almería también...", clamó al tiempo que recriminó que el PP "sólo promete planes hidrológicos cuando está en la oposición, pero no lo traen cuando están en el Gobierno".

La Plaza de Toros prácticamente se llenó -con algún tibio claro en un lateral de la grada- con gente procedente de casi todos los puntos de la Región (Cartagena, Molina de Segura, San Pedro, Yecla, Cehegín, Calasparra...), y a los que se añadieron simpatizantes de Almería, Alicante, Valencia (autobuses incluidos)... Además del propio Abascal, tomaron la palabra los trece candidatos autonómicos (entre ellos el murciano José Ángel Antelo, además del aspirante a alcalde de Murcia, Luis Gestoso), así como Ignacio Garriga, número dos de la formación, y José Antonio Ortega Lara, uno de sus fundadores y también uno de los más queridos por la militancia, como así se lo demostró este domingo. Entre los presentes se encontraban caras conocidas como Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros.

"Murcia siempre responde"

Foto: OMEGA

"Murcia siempre responde", comenzó Abascal, que recordó que la Región fue el escenario de su primer triunfo electoral, junto con Ceuta. "No lo olvidamos. Murcia es la avanzada de España", arrancó el líder, enfundado en una cazadora marrón y vaqueros. Aunque llevó anotaciones escritas, apenas leyó durante su discurso. Abascal hizo dos grandes referencias a Murcia: además del agua, habló también del Mar Menor. Lo hizo expresándose en los mismos términos que lo ha hecho su partido en la Región: cargó contra quienes lo criminalizan, la "propaganda política y el ecologismo peor entendido", y denunció los vertidos de aguas residuales y reprochó que no se hayan planteado "soluciones" como la apertura de golas. "¿A quién defienden estos políticos? ¿A Murcia o a Marruecos? También enfatizó que Murcia sabe "distinguir muy bien entre la inmigración ilegal que destruye y la legal, que ha venido a trabajar con vosotros".

"Pido perdón por haber elegido mal en Murcia"

También se dirigió a "los tránsfugas" de Vox en la Región, los tres diputados expulsados en 2020 del partido -aunque luego una sentencia los obligó a readmitirlos-. "Robaron el voto a los murcianos". Relató que vino a Murcia cuando quisieron hacer una moción de censura contra el Gobierno "para entregárselo a la izquierda". "Pedí perdón en Murcia por haber elegido mal, por elegir personas adecuadas. Pero a esos no les pedimos perdón por nada: les señalamos por traicionado lo más precioso, la confianza de los españoles en Vox", criticó, mostrándose orgulloso de "Antelo", que a su juicio se quedó "cortó" cuando definió a los parlamentarios autonómicos expulsados como "ratas".

Endurece el tono contra el PP

Foto: OMEGA

El líder de Vox se mostró especialmente duro contra el PP, que "acumula deudas con los españoles elección tras elección". Le acusó de asumir la legislación de género, el postulado de la Agenda 2023 -"Juanma Moreno incluso ha creado una oficina en Andalucía"-, ironizó que él tampoco quiere pactar con Feijóo, en alusión a que el gallego había afirmado que hará todo lo posible por no pactar con Vox, y comentó unas declaraciones de la número dos popular, Cuca Gamarra, quien expresó sentirse más cerca del PSOE que de Vox. "Entonces, estará más cerca de Bildu y Podemos, de los que pactan con golpistas y sueltan a violadores". 

También afeó la moderación que supone el regreso de Borja Sémper al PP, que en una entrevista en El Mundo afirmó que "la moderación es que no te importe a quién reza, vota o besa el ciudadano". "Depende", espetó Abascal. "Porque si votas a Bildu, nos importa; si rezan desde una posición extrema que promueve la yihad, nos importa; y si besan, como promueve Irene Montero, los adultos a los niños porque los niños consienten, también nos preocupa", adujo, granjeando los aplausos del tendido. "Ya valen las zarandajas de la moderación". "El PP", resumió Abascal, "sólo quiere sentarse a recibir una herencia, la del PSOE". Lamentó que no hayan apoyar sus mociones de censura -de la que, por cierto, apenas hizo comentario-, sus proposiciones de ley o sus manifestaciones, "pero en los Premios Goya, allí sí están, en donde le dan un premio a Fermín Muguruza, un proetarra".

Críticas a los medios de comunicación

El vasco también atizó contra los medios de comunicación, "con casi alguna excepción" pero especialmente contra "los medios de la derechita". "Porque hoy no se puede abrir un periódico, poner la radio o ver la televisión", en alusión a que las críticas de medios afines han arreciado en los últimos tiempos -verbigracia, las palabras de Federico Jiménez Losantos sobre Vox-. "Cada uno de sus insultos son medallas que nos ponemos en el pecho", declaró Abascal, poniendo en pie a todos los asistentes. "Llegaremos sin ellos (la prensa) y contra ellos si es necesario", apostillaba. "Muchos quieren destruir a Vox, algunos porque no lo soportan, otros porque no pueden controlarlo o dirigirlo". 

Foto: OMEGA

Por supuesto no faltaron los obuses contra el Gobierno central. Había ganas, además, ya que la concurrencia había abucheado previamente al presidente Sánchez cuando su imagen se proyectó en la pantalla gigante. Abascal se reafirmó en que es el peor Gobierno de España de los últimos 80 años "en 800 años", incidió-, "uno de los peores de toda nuestra historia". Culpó a Sánchez de aplicar "unos impuestos injustos que roban el esfuerzo de la gente que trabaja", como "la injusticia del precio de la luz, por no permitir a España explotar sus recursos energéticos". Censuró que el Ejecutivo es "culpable de una romper la unidad nacional, por entregar ese destino a los que quieren romper España" y cargó contra ellos por "rebajar las penas a pederastas y violadores", por haber atacado "las libertades con leyes autoritarias que nos hacen odiar a nuestros abuelos", por "destruir la igualdad entre españoles, no sólo entre los territorios, sino también entre hombres y mujeres, criminalizando a los hombres por el mero hecho de ser hombres".

El público estaba entregado. "¡Viva España!", exclamó Abascal para terminar su mitin. Vox, con su líder a la cabeza, se lanza directo hacia la campaña electoral. Y lo hace arremetiendo contra todos: Gobierno, PP, prensa. "Son el 1% de la gente, pero son muy poderosos", advirtió. El sol que tanto se resistió aparece al fin. Atruena el himno de España y cae una lluvia de confeti verde. Murcia, rendida a Abascal, demostró de nuevo que es uno de los feudos simbólicos de Vox.

Noticias relacionadas

next