Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La 'segunda ola' de la covid-19 amenaza con empeorar los datos de la primera en la Región

Los casos activos se han disparado un 286% en una semana, pasando de 88 a 252

24/07/2020 - 

MURCIA. El idílico panorama que se vivía en la Región de Murcia apenas hace un mes, como una de las comunidades con menor incidencia de covid-19, con los contagios reduciéndose hasta apenas uno o dos al día y los casos activos reducidos al mínimo de 41 personas, ha saltado en mil pedazos debido a los brotes que, desde que se abrieron las fronteras, han provocado una nueva expansión de la epidemia. Los datos hablan por si solos: en la última semana los casos se han disparado pasando de 88 a 252, lo que supone un aumento del 286%, y amenazan con empeorar los que se dieron durante el difícil confinamiento de marzo y abril en la llamada 'primera ola'. 

Teniendo en cuenta que la cifra de afectados en la Región es hoy cinco veces mayor que cuando comenzó el estado de alarma, más que brotes se podría hablar de una 'segunda ola'. Los datos nacionales corroboran que los contagios estarían extendiéndose con fuerza por todo el país ya que en las últimas 24 horas las comunidades han notificado un total de 971 casos, la peor cifra en dos meses y medio, cuando se contabilizaron 1.095 contagios en la jornada del 8 de mayo.

Para encontrar una propagación del virus similar a la de estos últimos siete días en la Región hay que remontarse a marzo, concretamente a la primera semana del confinamiento. Cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el estado de alarma el sábado 14 de marzo, el número de afectados en la Región era oficialmente de 53

Durante las siguientes tres semanas, y a pesar de la obligatoriedad de permanecer en casa, los casos no pararon de aumentar. El sábado siguiente, 21 de marzo, los casos activos llegaron a 296, y el sábado 28 se alcanzaron los 836, en lo que supuso la peor semana hasta el momento en cuanto a expansión del virus. El pico se alcanzó el miércoles 8 de abril, un mes exacto desde el primer caso oficial en la Región, con 1.049 personas afectadas. Es decir, ni el confinamiento ni la distancia social ni las restricciones establecidas en aquella primera ola pudo doblegar la expansión del coronavirus a lo largo de 21 días. 

El consejero de Salud, Manuel Villegas, señalaba este jueves tras la reunión del Consejo de Gobierno que "los casos aumentarán ostensiblemente". Y es que las cifras de la última semana no pronostican nada bueno y recuerdan a la de aquella primera semana de confinamiento. El miércoles 15 se contaban 88 afectados, el jueves 106, el viernes 128, el sábado 139 y el domingo 158. En los últimos tres días se ha doblado el crecimiento de los casos activos cada día: 170 el domingo (+12), 196 el martes (+26) y 252 el miércoles (+56). 

El virus vuelve a estar claramente en expansión en la Región. El número de afectados ha aumentado en 164 nuevos casos activos en apenas una semana. Si la evolución sigue la curva de la primera ola, los contagios podrían aumentar a lo largo de varias semanas y controlarlos sería mucho más difícil que la primera vez sin un estado de alarma ni un confinamiento general que atenúe su crecimiento. Así, esta 'segunda ola' pondrá a prueba a las comunidades y su evolución dependerá de las medidas que adopten así como de la respuesta del sistema sanitario. Como contrapunto positivo, los ingresos hospitalarios, de momento, no han aumentado y se sitúan en 16 en planta y uno en la UCI.

Ante esta nueva expansión el Ejecutivo regional ha decidido poner restricciones al ocio nocturno, causa de uno de los brotes más virulentos y con más afectados hasta el momento, el de Atalayas. Además, ha ordenado el confinamiento del municipio de Totana así como su regreso a fase 1 de la desescalada por el repunte del mismo brote, que acumula ya 55 infectados, 44 de ellos detectados en las últimas horas en el municipio.

En la 'primera ola' los casos comenzaron un lento proceso de descenso desde el 8 de abril a lo largo de dos meses y medio hasta llegar al mínimo de afectados, que se dio en la Región el 23 de junio, con 41 casos activos. La incógnita ahora es saber cuánto tiempo tardará en controlarse esta 'segunda ola' y si superará a la primera en afectados con más de mil casos activos.

Noticias relacionadas

next