Hoy es 14 de julio

cree que la batalla electoral será un mano a mano entre pp y vox

El libro de Antelo para el 28M: un único socio para pactar y "la verdad sobre el Mar Menor"

12/05/2023 - 

MURCIA. "Ojalá pudiera jugar un partido... Lo echo de menos, no lo voy a negar", sonríe José Ángel Antelo. Quien fuera el capitán del UCAM Murcia de baloncesto hoy no puede ni siquiera correr. Hace ya cuatro años que colgó la camiseta en el Palacio de los Deportes de Murcia, obligado por las graves lesiones en el tendón de Aquiles y que le impedían gestos tan cotidianos como subir unas escaleras. Hoy día su única vinculación con el deporte que le dio todo en la vida son los tiros que lanza con su hijo en casa. "Durante muchos años todos mis recuerdos estaban asociados a una pelota de básquet", rememora. Su vida cambió en la primavera de 2019: dejó la cancha y se enroló en la arena de la política. Y ahora, tras cuatro años fulgurantes, afronta su mayor reto: aspira a ser el presidente de la Región de Murcia con la camiseta de Vox.

A las puertas de la campaña electoral, que baja el telón en la medianoche de este viernes, el líder regional de Vox y candidato a la Comunidad convocó a los medios de comunicación en el Hotel Rincón de Pepe, en Murcia, para abordar en un desayuno informativo los principales temas de actualidad. Con un discurso firme y sin concesiones, no elude ninguna pregunta y tiene muy claras las líneas de su partido. Lo que busca y lo que persigue; lo que haría y lo que nunca haría. "Nunca vamos a permitir que gobierne la izquierda". Vox va a ser el partido "que más crezca" el 28M. El único socio posible es el PP. La gran línea roja es la ley del Mar Menor, cuya derogación sería su primera medida en el caso de alcanzar el Gobierno regional. Y está convencido de que Vox será decisivo en la mayoría de los 41 municipios en los que se presenta (en todos menos en Moratalla, Campos del Río, Albudeite y Blanca).

Vox tiene depositadas muchas expectativas en la Región. No en vano es uno de los feudos favoritos de la dirección nacional, ya que Murcia constituye la única victoria electoral que el partido ha conocido en la Península durante su corta existencia, como así fue el triunfo en los comicios generales de noviembre de 2019, donde obtuvieron casi 200.000 votos y tres escaños. Sin embargo, no hay que olvidar que apenas seis meses antes se celebraron comicios municipales y autonómicos, y el partido acaparó 61.500 papeletas. Y eso que un mes antes habían obtenido 140.000 apoyos en las generales de abril. Es decir, que ahora Vox afronta su gran examen: la partida regional y local.

La candidatura de Vox posa en Santiago de la Ribera. Foto. VOX

Ninguna encuesta prevé la victoria de Vox, aunque todas sí coinciden en que el partido crecerá. La última, elaborada por el CIS y conocida este mismo jueves, les otorga entre 7 y 9 escaños. Vox resta importancia a los sondeos, porque "ninguno acierta" con ellos. Y creen además que hay mucho voto oculto. "Muchos no dicen que van a votarnos", esgrimen. Antelo prefiere hablar de sensaciones, de "la realidad" que percibe en cada uno de los municipios que ha visitado en los últimos días para arropar a los candidatos. "En la calle sentimos que están cansados del socialismo azulón". Incluso se atreve a señalar cuáles serán las localidades con más calado: Fuente Álamo, Torre Pacheco (estos dos por la influencia de la agricultura), Las Torres, Águilas... sin olvidar a Murcia y Cartagena. "Vamos a ser el partido que más crezca estas elecciones y vamos a ser decisivos en todos los ayuntamientos y en el Gobierno de Murcia", subraya Antelo.

5.600 afiliados

Otro termómetro para Vox, incide, es la afiliación. El líder presume de tener todos los meses "un saldo positivo de afiliados". Suman más de 5.600 militantes. Pocos partidos pueden aguantar el pulso. El PP, por citar un ejemplo, reunió 5.300 avales para López Miras. Antelo recalca que son afiliados "de verdad", porque están al corriente de las cuotas. "He llegado a ver cómo una mujer rompía su carnet del PSOE tras 30 años de militancia", revela. "No creo que nadie tenga nuestra cifra de afiliados. Eso habla de la fortaleza de Vox en la Región".

Ese es otro aspecto que ha cambiado en la vida de Antelo. Cuando decidió enrolarse en política, en la primavera de 2019, llegó como un fichaje estrella y fue designado número tres al Ayuntamiento de Murcia. Pero poco después, al albur de los éxitos electorales de Vox, fue creciendo en el seno del partido y se ganó la confianza de la dirección nacional. En el otoño de 2020 fue el único que se presentó a las primarias y tomó las riendas de la formación en la Región como 'presidente provincial'. Este periplo no ha estado exento de roces internos. El más gordo, el sucedido en la Asamblea Regional, con tres de sus diputados expulsados (aunque readmitidos por la Justicia). Pero también en lugares como Cartagena, con la reciente renuncia de Pilar García a seguir representando a Vox

Antelo prefiere restar importancia a este ruido interno: "No es ningún secreto que hay que renovar, y hay personas que no iban a ir en ninguna lista electoral más allá de lo que dicen después. Dicen que Vox es muy malo una vez que saben que no van en la candidatura. Siempre digo que los actos de una persona hablan por ella misma", esgrime, matizando que "hay casos de gente que no va en listas pero sí sigue en Vox", como la concejala de Murcia Inmaculada Ortega, que sigue vinculada a Vox. El líder del partido subraya que la estructura es muy sólida, con una implantación "total" en la Región. E incluso descarta "cualquier tipo de episodio" de transfuguismo porque todos los candidatos "están alineados" con las líneas del partido.

La línea roja: la ley del Mar Menor

El dirigente considera que las elecciones son un mano a mano entre PP y Vox. "La izquierda ni cree que vaya a ganar. No llegan ni a ponerse el chándal para jugar el partido", sostiene, convencido de que "la única duda en la Región es la correlación de fuerzas entre Vox y PP".  Los populares, por tanto, son el principal adversario y a la vez el único aliado. "Sólo podemos pactar con el PP", remarca, avisando con claridad a López Miras: "No hay mayoría suficiente. O logras la mayoría absoluta o tendrá que negociar con Vox". No le preocupa que rescaten a José María Aznar, de quien por cierto apostilló que dijo "una falsedad" en su visita en Murcia: "El Plan Hidrológico Nacional no fue financiado por la Unión Europea, eso es falso", porque "sólo había una carta de propuesta, pero que fue derogada por Zapatero".

La negociación, sin embargo, choca en un aspecto fundamental. Vox quiere derogar la Ley regional de Recuperación y Protección del Mar Menor. Preguntado por esta discrepancia, Antelo respondió: "Con todo respeto, López Miras tiene ideas cambiantes". Pues su "línea roja es la verdad", señala, crítico "con que se ha contado una gran mentira en el Mar Menor". La laguna es también un asunto polémico. A juicio de Antelo, hay un "diagnóstico errático" que pasa por "criminalizar al campo" y "culpar a los agricultores". Argumenta que incompatible defender el campo y la Agenda 2030 y reivindica que no se puede "pedir ni un sacrificio más a la agricultura". Y sostiene: "Los nitratos no matan a los peces. Lo que matan a los peces son los saneamientos de los Ayuntamientos ribereños". En su criterio, habría que "abrir golas, saneamientos separativos, drenaje perimetral, desviar las ramblas hacia el mar mayor..."

El candidato asegura que ayudar al Mar Menor es lo primero que hará a partir del 29 de mayo. "Vamos a poner el dinero que haga falta y obligaremos a los ayuntamientos para llevar a cabo los saneamientos". dice, confiado en que si se pudo solucionar la Ría de Bilbao, que "estaba peor" que la laguna, se puede "salvar el Mar Menor". Y eso pasa por derogar la ley. Si no lo hiciera, "traicionaría" a su gente. "No podría ir a Fuente Álamo y mirar a los ojos a los vecinos".

Noticias relacionadas

next