tiene efectos similares al rastrillado y no supone impacto sobre los fondos

Una nueva máquina de retirada de biomasa trabaja en las playas Estrella de Mar y Los Urrutias

21/05/2021 - 

CARTAGENA. Una nueva máquina de retirada de biomasa ha empezado a trabajar en la limpieza en las playas de Estrella de Mar y Los Urrutias. La maquinaria es resultado de una adaptación elaborada expresamente para que los trabajos se realicen con las garantías que el comité Científico y los técnicos de Medio Natural exigen para trabajar en estás zonas específicas del Mar Menor.

Cuenta con un brazo elaborado para que la retirada mecánica tenga efectos similares al rastrillado y no suponga impacto sobre los fondos, y sólo actúa hasta el borde litoral, en el arenal, y va a ser utilizada de manera experimental y bajo vigilancia y control de biólogos para evaluar su eficacia.

En las labores de recogida, que se han desarrollado en la playa de Estrella de Mar, han estado presentes la vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo junto con directora general del Mar Menor, Miriam Pérez Albaladejo y el catedrático Ángel Pérez Ruzafa, portavoz del Comité de Asesoramiento Científico, además de presidentes de las asociaciones de vecinos de la zona, que han coincidido en reclamar coordinación entre las administraciones.

El presidente de los vecinos de El Carmolí ha vuelto a exigir que el Gobierno central designe a un Alto Comisionado para el Mar Menor y ha pedido al ministerio "que cumpla con sus competencias".

La directora general del Mar Menor, Miriam Pérez, ha explicado que se ha acelerado la velocidad con la que el Mar Menor produce las algas que acaban en las playas en forma de biomasa, que se descompone por el calor y acaba generando fangos, si antes no se retira.

"Hemos tenido que pedir que nos diseñen una maquinaria nueva porque la velocidad con la que se produce biomasa con las condiciones del Mar Menor y el aumento de las temperaturas hace imposible mantener la limpieza con medios exclusivamente manuales. No podemos aumentar y mantener indefinidamente los equipos de operarios limpiando a mano", ha dicho Pérez.

"Los ayuntamientos y la Comunidad Autónoma hemos destinado mucho dinero de los ciudadanos en miles de horas de trabajo que siguen siendo insuficientes porque la llegada de algas es permanente y prolifera cada vez a un ritmo mayor", ha lamentado la vicealcaldesa, Noelia Arroyo.

"Aquí sigue faltando una administración, el Gobierno España, una administración que tiene la obligación de quitar fangos y secos, y no los quita, que sigue sin tomar medidas incluidas en el plan de vertido cero para frenar la entrada indiscriminada de agua y que no actúa para rebajar el nivel freático", ha aseverado Arroyo.

Para la vicealcaldesa, "no podemos frenar con rastrillos una riada permanente de biomasa. Eso no resuelve el problema, solo lo retrasa. Si nos dejan solos ante este enorme problema, este verano tendremos que cerrar playas".

Desde la AAVV de El Carmolí, su presidente, Agustín Donaire, ha denunciado la "inacción" del Ministerio de Transición Ecológica, que no asume sus competencias. "Estamos viendo desde un primer momento quien participa y quien debe participar y no lo hace. No se puede ver a una administración sí y a otra no, el Mar Menor está por encima. Estamos reclamando que no haya colores políticos, sino que haya un único objetivo que es salvar esta joya y recuperar lo que teníamos".

El portavoz del comité científico, Ángel Pérez Ruzafa, ha reclamado "dejarse de peloteo y hacer un protocolo para actuar de forma coordinada entre las administraciones". Cree que es importante prevenir y anticiparse "y eso es algo que debe ser una tarea muy coordinada y muy perseverante durante todo el año".

Tanto el Ayuntamiento como la CARM vienen reforzando la limpieza en la playa con la retirada de 7.000 toneladas de biomasa y anuncian nuevas contrataciones urgentes para asumir la limpieza y retirada de biomasa durante todo el año, pero hay que acabar con los secos y retirar los fangos.

Aunque, advierte Noelia Arroyo, "este problema cada año empieza antes y cada vez es más grave. Los ayuntamientos limpiamos las playas o quitamos las algas que lleguen por una tormenta, pero esto se ha convertido en una fábrica de producción de biomasa", ha lamentado la vicealcaldesa.

Noticias relacionadas

next