Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

balance

La semana más preocupante de la Región: pasa de 150 contagiados a 415 casos en sólo siete días

26/07/2020 - 

MURCIA. La Región de Murcia despide su semana más preocupante de los últimos meses y corta, definitivamente, la buena racha que había mantenido desde que la curva de la pandemia comenzara a bajar a principios de abril. El coronavirus había reducido progresivamente su incidencia desde Semana Santa -el lunes santo, 6 de abril, fue el peor momento, con diez fallecidos en lunes santo y más de 1.000 enfermos-, y llegó a consolidar un mes relativamente en calma, como fue junio, con una media de menos de cien casos activos. Pero julio ha destrozado la buena senda. De los 69 contagiados del 7 de julio se ha pasado a los 415 que contabiliza la Consejería de Salud a día de hoy. La Comunidad ya ha declarado el nivel 1 de emergencia ante el repunte del virus.

El balance regional, de hecho, se ha disparado en los últimos siete días. El pasado domingo -19 de julio- se cerró con 158 infectados; el último parte diario, con fecha de este sábado -día 25-, muestra 415 contagios (con 53 positivos nuevos). Esta cifra total ha crecido especialmente por el descontrol de los brotes nocturnos de Totana y Atalayas (Murcia), que ya suman, entre ambos, 180 enfermos de covid-19. Los positivos de la ciudad totanera, en concreto, alcanzan ya los 105, tras detectarse hasta 94 casos desde el miércoles. Ante esta situación, Salud ordenó el pasado jueves el cierre y el retroceso a la fase 1 de Totana.

Otro foco preocupante se encuentra en la oleada de pateras que ha llegado a las costas de la Región en el fin de semana. Hasta 454 personas arribaron en 31 embarcaciones ilegales, según los últimos datos de la Delegación del Gobierno. Los inmigrantes tuvieron que ser puestos en cuarentena en un campamento establecido por la Delegación y Cruz Roja en el puerto de Escombreras. Unos sesenta han sido trasladados a espacios de ONG. Pero, hasta el momento, catorce de ellos han dado positivo. 

Otra inquietud: más de la mitad de los nuevos casos no se deben a los brotes

Para más inri, la cifra de 53 positivos detectados a lo largo del sábado abre un interrogante inquietante: solamente 12 se deben a los brotes de Totana y Atalayas (siete nuevos casos en Totana y cinco en la zona de discotecas de Murcia). Si a ello se suman los 14 localizados entre los inmigrantes irregulares, quedan 27 infectados cuyo origen se desconoce. 

De hecho, de los 415 contagiados en total, solamente 180 se deben a esos dos focos. A ello hay que sumar los infectados por el primigenio caso de Bolivia: cuatro pasajeros de un vuelo procedente del país sudamericano en el que volaba una persona infectada aterrizaron en Barajas a principios de junio, se dirigieron a la Región y transmitieron el virus por varios municipios murcianos. La última cifra facilitada por Salud deparaba 105 casos. 

Bolivia, Atalayas y Totana siguen la misma cadena de contagios, según Salud. El brote de Bolivia se propagó por una empresa hortofrutícola de El Raal, Fruveco, que tuvo que ser cerrada. Cerca de 20 empleados se contagiaron y también unos quince contactos. Precisamente uno de los contactos de los trabajadores declaró haber acudido a una discoteca de Atalayas. En esa misma zona nocturna un DJ pinchó en Murcia y poco después, entre los días 10 y 11 de julio, lo hacía en el pub Dubai de Totana, donde se originó el nuevo brote, como así revela el diario La Verdad citando fuentes de Epidemiología.

Dos pacientes en la UCI

De los 415 casos activos, la inmensa mayoría, 396, se encuentran en situación de aislamiento domiciliario. En cambio, 19 enfermos reciben tratamiento en los hospitales de la Región, de los que dos permanecen en la UCI. La pandemia, que llegó por primera vez a la Región el 8 de marzo, ha afectado ya a 3.854 murcianos, según cifras de la Consejería. El número de víctimas mortales se mantiene en 151 desde el pasado 1 de julio, cuando falleció una vecina de una pedanía de Moratalla. Este fallecimiento, según Salud, estuvo relacionado con el caso importado de Bolivia.

Noticias relacionadas

next