Hoy es 14 de julio

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

El atractivo cara a cara entre Sánchez y Feijóo

¿Acaso no estábamos en campaña? Digamos que hemos iniciado el tiempo oficial y dejaremos atrás la multitud de entrevistas en todos los formatos y foros posibles de los candidatos donde hemos visto sus fortalezas y debilidades. Pocos mítines, escasos debates aunque estemos pendientes del 'cara a cara' del lunes, e informaciones tasadas por la Junta Electoral. Hasta ahora hemos visto la campaña espectáculo y menos mal que aún no se ha apoderado de ella la inteligencia artificial

8/07/2023 - 

El cara a caraCasi parecen un rara avis. Se utilizan como arma arrojadiza y para desmerecer al contrario. Con todo y con eso se ha puesto toda la intención y las posibilidades en el cara a cara de A3media, el único que se va a celebrar, como hito de esta campaña. Será el único momento en el que confronten directamente los dos candidatos posibles para la Presidencia del Gobierno. En el fuero interno socialista se ve como la última oportunidad de arrastrar voto, porque tampoco se creen al CIS y desde el alma popular se mira con cierta inquietud la reacción de su candidato. No quieren que Sánchez le intimide y le gane espacio a Núñez Feijóo

La pareja del presidente y el aspirante es atractiva. Son muy distintos, el uno -Sánchez- domina los medios y en las últimas fechas está muy entrenado con tanto frenesí televisivo. Tras los resultados de las elecciones municipales y autonómicas parte como el aspirante, los sondeos no le son propicios. Sin embargo, el otro -Alberto Núñez Feijóo-, que sí es el aspirante, llega a esta cita pareciendo casi el presidente que va a revalidar la mayoría. Los dos se la juegan en estas elecciones y este cara a cara podría mover algún voto. Los expertos del asunto demoscópico dicen que en los últimos tiempos, en las campañas un 30% del electorado decide su papeleta. Y luego tenemos la "silla vacía" del debate a cuatro que se quedará en tres en TVE. Desde Génova dicen no tener miedo a esa silla sin su candidato y creen que el debate les sobra. Lo cierto es que dos horas largas de un asiento vacío pueden tener doble efecto. Veremos el resultado.

El CIS como factor movilizador. José Félix Tezanos puede haber decantado ya las elecciones por rechazo a sus cuentas. Sus colegas demoscópicos han estudiado la macroencuenta de los 30.000 consultados, sin la cocina y voilà coincide con los sondeo privados. Y al CIS, siempre el CIS, ni los beneficiados le dan crédito. Con los ingredientes en la mano se observa el trasvase de votos entre bloques y también de manera interna y ese algo más del 10% que duda si votar a Sánchez. Y es que a Tezanos parece que se le ha ido la mano el cocinado. Lo de la mayoría absoluta PSOE+Sumar más parece una quimera o una fantasía gastronómica. Y la infravaloración de los independentistas o nacionalistas es todo un misterio. Demasiado guiso/alquimia. Una encuesta debe ser creíble para influir y parece que no es el caso. Ferrán Adriá, Quique Dacosta, Martín Berasategui o David Muñoz son auténticos maestros de la cocina y no parece que Tezanos sea un buen alumno. Con tanta fantasía matemática y analítica se ha pasado. Se le ha socarrado/quemado el arroz. El efecto puede ser la visualización del voto útil y el bipartidismo como nueva respuesta electoral. 

Cuestiones técnicas. Ya que estamos con los números, vamos con el 23 de julio. En bastantes circunscripciones será vital, sobre todo en las provincias con escaños impares, quién se lleva el último diputado. Por apenas unos votos, los conocidos como restos que se aplican con el sistema d´Hont resulta que pueden dar suma para el partido que obtenga la victoria y tendrán pocas posibilidades los llamados 'terceros', es decir Sumar y Vox. Con lo que esos restos serán importantes para que el segundo partido sume o no los votos restantes de los posibles 'terceros'. Y otro factor a tener en cuenta es el voto por correo. Se batirá el récord y aquí los sociólogos dicen que se trata, obviamente, de voto decidido y claro. No entran en ese 30% que decide su apuesta en la campaña y de ese otro 8% que elige ante la urna.

El Tablero

  • PSOE: Pedro Sánchez y su sanchidadLa apuesta es clara: o yo o yo. Está solo y sin cortafuegos. Ha apostado por el sanchismo como religión, es decir, adoración y entrega absoluta y no hay otros apoyos. Ni ángeles ni demonios. Ha cancelado mítines para volcarse en especial en sus apariciones estelares en televisión con la presencia de un gran equipo de asesores y escoltas. Se mide con los periodistas como si fueran enemigos a los que combatir. Ha visitado a los que más le han criticado convirtiendo las citas en casi un test a los entrevistadores. El riesgo o acierto de una campaña unipersonal y sin red se verá en las urnas. Busca hacer del sanchismo una virtud y no un demérito. Y su pareja de baile, José Luis Rodríguez Zapatero, ha intentado suplir a unos barones decepcionados y derrotados en municipales y autonómicas. A la contra ha tenido a Felipe González demandándole el apoyo al partido más votado como el hizo en su día dejando gobernar a los populares. Y, lo que es la vida, Sánchez, que se había volcado en su faceta internacional y esperaba que la Presidencia europea fuera un ítem para convalidar su continuidad en Moncloa, al final está pasando casi de tapadillo
  • PP: Alberto Núñez Feijóo, el gallego entre pactos. Equidistancia y equilibrismo son difíciles de conjugar con unos socios nada fiables como Vox. Se solventó la Comunitat Valenciana a la velocidad del rayo con Vox como auténtico socio prioritario; se cerró Baleares sin entrar en el Gobierno pero sí con presidente de la Cámara con perfil durísimo; en el caso de Extremadura hemos visto un auténtico sainete con los de Abascal crecidos; ahora el turno de la Región de Murcia puede ser un antes y un después. Podríamos ver una repetición electoral y así el PP puede visibilizar su no seguidismo con Vox. En Aragón habrá que esperar a después de las generales. Mientras, en Genóva miran de reojo al PNV que está ya en sus cálculos a futuro, no vaya a ser que retomen su relación con el PP. De momento dicen Aitor Esteban y compañía que no le gustan los pactos con Vox. Veremos si al final suman con el PP y se dejan querer, perdón, pedirán y pedirán y conseguirán. Mientras, Feijóo insiste en pedir su mayoría suficiente para no necesitar a Vox; es decir, estamos en lo del voto útil y en el pragmatismo. Veremos tras el 23 de julio cuales son las necesidades. 
  • Vox: Santiago Abascal, en pleno vértigo. Juega con fuego. Tanto cálculo en busca del sillón puede ser definitivo en su contra. En la Región de Murcia pueden forzar las elecciones. Los sondeos ya están descontando a la baja su presión al PP. Pueden haberse pasado de frenada. Lo que sí es cierto es que parece que hay línea directa de Abascal con Feijóo. Otra cosa es el resultado de las conversaciones como estamos viendo. Dicen los que conocen la formación de Abascal que se está dirimiendo una dura pugna con los más moderados, si es que los hay (Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monastrio…) y los de la Falange y El Yunke (grupo de presión mexicano reaccionario y atrabiliario) que reflejan incluso  vendettas internas. O sea, que están vendiendo la piel del oso antes de cazarlo y pueden perder el oremus y, lo que es peor, el afán de los sillones y los cargos. Esto es, morir de éxito.
  • Sumar: Yolanda Díaz, la complementaria a su pesar. Quiere ser la tercera en discordia. Intenta que el ruido no la atrape. Su encanto electoral y empatía sucumbe ante la hiperactividad de Sánchez en todos los platós del mundo mundial. Es cierto que el CIS le ha dado un ficticio incremento, pero descontemos que adolece de algo tan importante como capilaridad territorial. Es cierto que cuenta con socios significativos como Compromís y Más País, Más Madrid, pero eso puede ser momentáneo. No hay campaña para Irene Montero y mucho menos para Pablo Iglesias, como era previsible. Para compensar o atacar resulta que ha nombrado portavoz para asuntos de feminismo, igualdad y derechos LGTBI a Elizabeth Duval, enfrentada con Iglesias, pero atención también con el feminismo clásico de las filas socialistas. Mientras, Díaz ha copado titulares con la propuesta de la semana. Su herencia universal de los 20.000 euros para los jóvenes ha roto esquemas por inverosímil y difícil de cumplir. Cada vez que Díaz hace una propuesta, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, está presta y dispuesta a contrastarla. 

Las frases de la semana

Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: "Yo no soy Pedro Sánchez". ¡Una obviedad que no es un asunto menor. Es todo un editorial ideológico en si mismo. No soy como él!

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno: "No soy perfecto, no tienen nada contra mí, pero soy un político limpio". ¡Otra frase de editorial y de contraposición. Algunos no han sido limpios y yo sí!

Santiago Abascal, presidente de Vox: "Veo a Feijóo despistado, se equivoca al querer cambiar el sistema de mayorías. Debería estar en lo importante, que es echar a Pedro Sánchez de la Moncloa". ¡Pues debería aplicarse el cuento!

Yolanda Díaz, líder de Sumar: "El señor Feijóo es un grandísimo adversario. A mí se me ha criticado mucho por decirlo". ¡Vaya, la solidaridad institucional gallega también es una forma de hacer política!

Emiliano García-Page, presidente en funciones de Castilla La Mancha: "El CIS no va a influir en las elecciones. El CIS tiene excelentes profesionales". ¡José Félix Tezanos triunfando entre los propios!

Guillermo Fernández Vara, presidente en funciones de Extremadura: "No voy a ser ni presidente, ni voy a ser líder de la oposición, ni a partir del otoño el secretario general". ¡Retirada con paradiña. Se le acabó su tiempo!

María Guardiola, futura presidenta de Extremadura: "Mi palabra no es tan importante como el futuro de los extremeños". ¡Hacer una cosa y la contraria intentando no perder la compostura. Ha quedado muy tocada!

Juanma Moreno, presidente de Andalucía: "María ha tenido que tragarse sus palabras". ¡Verde y con asas. En política las palabras se las lleva el viento con una velocidad pasmosa!

Gabriel Rufián, portavoz de ERC: "A Yolanda Díaz la quiero tener a mi lado, pero no sé si ella nos quiere tener a su lado. Me preocupa su indefinición". ¡Frankenstein calentando motores por si es necesario y dan las cuentas y preparando la minuta con las preceptivas exigencias!

Joan Baldoví, portavoz de Compromís en Les Corts: "Hay que propiciar el traspaso de poderes con elegancia, eficacia y cordialidad". ¡Más de uno debería aplicarse la idea. Los sillones hay que soltarlos cuando los ciudadanos te han dejado sin ellos!

Noticias relacionadas

next