Hoy es 25 de julio

nombramiento

La murciana Viva in Vitro se refuerza con Toni Vilaplana como nuevo director general

11/06/2024 - 

MURCIA. Viva in Vitro está preparada para apretar el acelerador. La startup biotecnológica que nació para combatir la sepsis entra ahora en la siguiente etapa de madurez, de forma que afrontará en los próximos tiempos nuevos retos que requerirán de un refuerzo en el equipo gestor. Para ello, Toni Vilaplana se incorpora como nuevo director general al proyecto.

Hasta ahora, Joaquín Gómez Moya se encontraba al frente del equipo directivo como CEO desde la creación de la empresa, aunque él mismo había solicitado el año pasado un refuerzo: "Si lo tenemos en casa no vamos a buscarlo fuera", indica el propio Gómez Moya, que pasa a ocupar el cargo de presidente, en conversaciones con Murcia Plaza.

Al fin y al cabo, Vilaplana se encontraba vinculado a la compañía desde su nacimiento hace ya tres años, y venía ganando peso poco a poco, pues en el pasado mes de septiembre fue nombrado director de operaciones (COO). Ahora, asciende hasta el cargo de director general con el objetivo de impulsar "el proceso de crecimiento, expansión y consolidación de nuestro reto: ser pioneros y líderes biomédicos internacionales en inflamasomas", según anuncia el propio ejecutivo a través de sus redes sociales.

"Como inversor siempre he querido aportar al posicionamiento de la Región de Murcia como polo de Investigación y desarrollo de proyectos en el campo de biohealth, donde hay excelentes proyectos de los que estar muy orgullosos. Y lo hacemos con una visión internacional, para ser los referentes desde España y exportar la capacidad de investigación, innovación y gestión del talento de nuestro país", celebra Vilaplana.

Viva in Vitro ya ha completado las primeras fases de desarrollo de su dispositivo sanitario capaz de realizar diagnósticos sobre la sepsis. En consecuencia, han comenzado el proceso para realizar las pruebas clínicas correspondientes para poder entrar al mercado, un momento para el que también han iniciado los preparativos.

"Hemos resuelto las pruebas de detección sobre muestras de sangre real, por lo que ahora ya toca empezar a pensar en el mercado y en los futuros clientes que serán los hospitales y las empresas farmacéuticas, para lo que necesitamos reforzar nuestras capacidades. La estrategia de acceso al mercado en nuestro sector es muy delicada, y hay que hacerla con mucha seriedad", explica Joaquín Gómez Moya.

De hecho, se trata de un esfuerzo que también irá orientado al comercio internacional, especialmente a Estados Unidos donde ya están trabajando con algunos gabinetes profesionales para poder introducir su producto, lo que no se espera que ocurra hasta dentro de al menos dos años. Asimismo, también están colaborando ya con algunos de los mejores hospitales de España.

Por otro lado, cabe destacar que esta startup ha identificado que su dispositivo puede cumplir una función valiosa más allá de la sepsis, por lo que planea ampliar su Prueba de Concepto Clínico (PoC) a otros usos, como la estratificación terapéutica en esclerosis múltiple.

Escisión del IMIB

Viva in Vitro es una startup nacida como una escisión del IMIB para aprovechar una tecnología de diagnóstico desarrollada por el doctor Pablo Pelegrín relativa a los mecanismos de la sepsis, es decir, la infección generalizada. Gracias a esta información, es posible evaluar con mayor precisión el estado del paciente y, en consecuencia, optimizar los tratamientos, con lo que se podría reducir entre el 25% y el 40% la mortalidad debido esta causa. Para conseguirlo, está desarrollando el primer dispositivo que permitirá determinar la situación, inmunodeprimida o no, del paciente séptico para predecir su evolución y facilitar al equipo médico la prescripción de tratamientos más personalizados.

Esta firma se instaló el pasado verano en el Parque Científico de Murcia para poder montar con su propio laboratorio. De esta forma, ha logrado acelerar las pruebas y los ensayos para el desarrollo del prototipo de su dispositivo. Además del laboratorio en sí-que cuenta con 85 metros cuadrados y está muy especializado-, Viva in Vitro cuenta con unas oficinas y un espacio para cultivo, con lo que puede avanzar más fácilmente en su investigación. 

En los dos últimos años, Viva in vitro ha realizado dos ampliaciones de capital, gracias al respaldo de inversores privados altamente cualificados, por valor de 1,2 millones de euros, dentro de un plan financiero diseñado ex profeso para ese desarrollo y el equipamiento especializado necesario. En consecuencia, ha sido seleccionada por los Parques Científicos de España como una de las startups más punteras del país. Ahora, Viva in Vitro ya está tocando a la puerta de fondos especializados en el sector sanitario para plantear una nueva ronda de financiación.

Noticias relacionadas

next