JUAN JOSÉ LÓPEZ, PRESIDENTE DE HOSTECAR

"El turismo produce molestias, ruido y suciedad, pero también genera riqueza a la ciudad y revaloriza nuestras calles"

12/01/2020 - 

CARTAGENA. Desde 2016 Juan José López asume el cargo de representar al sector hostelero de Cartagena (Hostecar), algo que le ha traído más de un quebradero de cabeza por la evolución del mismo en una ciudad que quiere convertirse en el referente turístico de la Región pero que sigue encontrando trabas administrativas, por un lado, y sociales por otro que no le favorecen para terminar de despegar. Afirma con rotundidad que el turismo tiene sus pros y sus contras, pero que hay que verlo siempre desde el lado positivo: el crecimiento económico de la ciudad. Por eso es contundente cuando afirma que "el turismo produce molestias, ruido y suciedad, pero también genera riqueza a nuestra ciudad y revaloriza nuestras calles. Eso es algo que todavía algunos vecinos no terminan de entender".

El joven empresario cartagenero nace fruto de un nuevo ramillete de emprendedores, que entienden que la ciudad necesita un golpe de timón para ser competitiva frente a otras ciudades que le han ganado la mano como Murcia, de ahí que trabaje de forma activa para convencer del potencial de la ciudad portuaria en el sector. "A mí me queda la sensación, a veces, de que no terminamos de avanzar. Hay ciudades que, con mucho menos que nosotros, son capaces de sacar más rendimiento. Murcia, que tiene menos recursos turísticos que Cartagena, está por delante. Eso genera la impresión de que no sabemos valorar lo que hay aquí o le ponemos muchas pegas a la hora de desarrollar; hay algo que falla".

Dice que han pasado momentos muy tensos con los dirigentes políticos locales, aunque vislumbra una etapa de apertura y entendimiento porque añade que el nuevo equipo de gobierno "se ha dado cuenta que la situación en el sector no es buena. Hemos avanzado mucho con respecto a legislaturas anteriores y creo que son más consecuentes ahora. Es una pequeña satisfacción y tenemos esperanzas de que esto se puede revertir. Entienden nuestras necesidades y han visto que deben cambiar su punto de vista.  Observan que si se oponen al avance en nuestro sector también le ponen trabas a la evolución económica".

"Los gobernantes locales han entendido que si se oponen al avance de nuestro sector también le ponen trabas a la evolución económica"

Por otro lado, la relación con los vecinos del centro de la ciudad se ha podido ver en alguna ocasión como una guerra abierta, pero aclara que "nunca nos hemos posicionados en contra del descanso vecinal, o a favor del botelleo y la suciedad que puede originar. Necesitamos que todo el mundo entienda que somos una ciudad eminentemente turística y que debemos trabajar en una línea de calidad".

Cree que en este tipo de enfrentamientos son "los grandes perjudicados, porque el sector es el que invierte su dinero y su tiempo en un negocio que beneficia en el desarrollo de la ciudad", y apuesta por resolverlo "aplicando criterios técnicos" y no "en mesas de opinión".

"Los vecinos deben entender que el turismo genera suciedad, gente, molestias, pero también revaloriza nuestras ciudades y nuestras calles. Creo algunos no lo terminan de asimilar", explica el joven presidente, que recuerda que Cartagena y Comarca engloban casi el 70% del turismo de la Región y un 14% del PIB es turístico. "Podemos ser una gran fuente de riqueza para generaciones futuras y día que pase y no cambiemos es un día perdido".

No observa incompatibilidad alguna en el hecho de que la ciudad quiera ser declarada Patrimonio de la Humanidad con la revigorización hostelera del centro histórico, pues considera que "todo es compatible y todo se puede conciliar. Tenemos tres mil años de historia y un clima fantástico. Patrimonio, gastronomía, solo nos falta creérnoslo y valorar lo que tenemos. Una vez que entendamos lo que somos será mucho más fácil. Es inconcebible pretender vivir en el centro de Cartagena al lado del Teatro Romano de Cartagena y no tener a nadie en la calle. No entiendo cómo los vecinos como las plataformas antirruido no conciben esto, ni la idiosincrasia de la ciudad. Cuando empecemos a asimilar qué somos, dónde estamos y hasta dónde queremos llegar, será mucho más fácil conciliar la convivencia entre los vecinos, los hosteleros y los visitantes. Aún así, todo bajo un marco legal y sin saltarnos ninguna ley".

"Es inconcebible pretender vivir en el centro de Cartagena, al lado del Teatro Romano de Cartagena, y no tener a nadie en la calle"

 Por último, Juan José López pide el derecho de reivindicar cultura y turismo y que todo vaya de la mano. "Hemos pasado por todas las etapas posibles en estos tres mil años de vida de la ciudad y todavía existe la duda de si somos o no turísticos o si molestamos o no a los vecinos. Creemos que Cartagena se ha ganado el derecho, por respeto a la historia, de ser turística".


Noticias relacionadas

next