una historia de tina thomas y jasjyot singh

Alta Tensión edita el primer cómic indio publicado en castellano

La historia trata un romance homosexual en la India, un país en el que hasta hace unos meses, la mera condición sexual estaba penada con cárcel

5/12/2019 - 

VALÈNCIA. La homosexualidad se despenalizó en la India hace tán solo 14 meses. Hasta entonces, el "coito carnal contra el orden de la naturaleza" podía implicar hasta 10 años de penas de cárcel. El movimiento LGTBQ ha conseguido, tras muchos años de movilizaciones y la resistencia del clericalismo, muy arraigado en los países surasiáticos. Aunque aún no se ha igualado la edad de consentimiento y el matrimonio no hetero-normativo está lejos de ser reconocido. En medio de esto, los medios de comunicación, Bollywood y otras disciplinas artísticas son el principal altavoz del colectivo. Y de este movimiento surge Mi amor, una historia de 10 páginas autoconclusivas incluída en el último número de la revista Alta Tensión y que relata, de una manera particular, un romance lésbico extramatrimonial.

El cómic es la suma del guion de Tina Thomas y los dibujos de Jasjyot Singh, de este último, se diría que propone un grafismo muy enraizado a su cultura. De hecho, Singh, diplomado en Animación Cinematográfica por el NID, dedica su carrera como ilustrador a la Sabyasachi Couture, es decir a la industria textil, de larga tradición y con coloridos diseños. El color que suele protagonizar el cómic indio solo se intuye en esta historieta en blanco y negro.

Tina Thomas por su parte, explica que, "como escritora, no uso storyboards. Escribo la historia y el guion con la división por viñetas. El artista sigue el guion visualmente, con los detalles de lo que ocurre en cada viñeta. Una vez el guion está cerrado, el artista envía los diseños de personajes y los bocetos siguiendo la división de páginas por viñetas. Entonces, hay un intercambio de ideas, se efectúan los cambios pertinentes y el artista procede a realizar el dibujo final". Bocetos del cómic


Thomas, cuyos cómics han llegado a publicaciones como Forbes Life o The Small Pictures, la página de cómic que aparece semanalmente en el diario financiero indio Mint, aclara que el cómic en India no cuenta con muchos lectores en su país y normalmente se asocia a la infancia, a excepción de "un nicho de fans, que por lo general son estudiantes de arte o dibujantes". Este Mi amor es, según afirman desde Alta Tensión, "el primer cómic procedente de la India publicado en castellano". 

Un territorio por explorar

Pablo Herranz, responsable de Alta Tensión, cuenta que la idea de incluir esta historia en el segundo número de la revista surgió a partir de su visita a la Feria de Frankfurt, donde acudió para presentar a Desfiladero Ediciones. El carácter mundial del evento hizo que pudiera hacer contactos de gente que hace cómics en varios países, entre ellos la India. Según ha adelantado a este diario, el tercer número de la revista también incluirá otro tebeo indio. "Allí se hacen libros ilustrados y novelas gráficas muy coloridas y con un estilo muy marcado. No tienen una escena muy consolidada, suelen publicar en prensa y revistas, pero en estos últimos años, parece que está despegando y que se está emancipando del cine de animación y otros formatos hermanos", comenta Herranz. De hecho, ha sido en estos últimos años donde se ha empezado a recoger, en antologías, los cómics producidos en la India. "Para tener las historias aquí la mayor barrera es el idioma (allí las publican sobre todo en inglés)", explica Herranz.

Pero el trabajo de Tina Thomas no marca una excepción en la revista, en este mismo número se ha buscado mucho la viñeta internacional, incluyendo historietas de Italia, Argentina, Francia o Croacia. Tampoco es el único que aborda el amor más allá de la heterosexualidad, como por ejemplo hace, en las últimas páginas Luna Pan con su historia Aquí, hoy.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'Un adiós especial', el cómic autobiográfico sobre la muerte de viejos de los padres

Por  - 

Famosa por sus cómics de los 70 en los que hablaba de sexo y menstruaciones desde el punto de vista de la mujer, una forma de contraponerse a la cultura que implantaban revistas como Penthouse y Playboy, en los 90 Joyce Farmer inició una obra que le iba a llevar trece años acabarla. No contaba nada excepcional, era simplemente la muerte de sus padres. Cómo se produjo su declive y su adiós con la mayor dignidad posible

SILLÓN OREJERO 

'Tits & Clits', el cómic en el que las dibujantes se burlaban de la pornografía de Playboy y Penthouse

Por  - 

El título no dejaba lugar a dudas, Tetas y clítoris, era una ironía de cabecera con la que un grupo de mujeres hicieron sus propios cómics como respuesta a la misoginia y pornografía que abundaba en las publicaciones impresas de los 70. El primer número llegó a los 20.000 ejemplares y no paró de recibir denuncias, tanto de dibujantes masculinos como de otras feministas que no estaban de acuerdo con esa línea, hasta el fiscal del Condado de Orange de California les abrió una investigación por "obscenidad"

next