política

Fondos, Mar Menor, una voz en Bruselas... ¿Qué se juega la Región en las elecciones europeas?

Foto: PHILIPPE STIRNWEISS (PARLAMENTO EUROPEO)

26/05/2024 - 

MURCIA. De nuevo los murcianos se sumergen en una campaña electoral, inmersos en el bombardeo constante de consignas y mensajes políticos, cuando no propagandísticos. Sobrevuela un cierto hastío, y más tratándose de unos comicios europeos, pero no por ello la cita del próximo 9 de junio pierde valor. Son unas elecciones europeas y se eligen 720 eurodiputados, con 61 españoles. Se presentan además trece candidatos murcianos, aunque con opciones reales son meramente tres. Y, en el fondo, hay mucho en juego, aunque suene a tópico. Se mide la Europa que queremos.

Pero también hay un botín en clave política. Así lo ponen de manifiesto los propios partidos con sus movimientos, con un PP decidido a plantear la contienda como un trampolín hacia La Moncloa, o con un PSOE en modo remontada tras el parón de cinco días de Pedro Sánchez y el éxito de las catalanas, o con un Vox que se crece y ve una oportunidad para revitalizarse tras el retroceso de las generales de 2023, o con un Podemos que quiere aprovechar su última gran bala, o con Sumar, que necesita resarcirse de los pobres resultados autonómicos de Galicia, País Vasco y Cataluña. E incluso Ciudadanos, que se asoma ante el borde del precipicio.

Andrés Ballesteros, que es el coordinador de la Comisión de Análisis Político Internacional del Colegio de Politólogos y Sociólogos de la Región de Murcia, considera que no son unos comicios cruciales, en el sentido de que no existe un gran plebiscito que suponga una gran amenaza para el rumbo de la UE. Esgrime que las encuestas dan una mayoría bastante holgada a la suma de tres grandes grupos parlamentarios -Grupo Europeo de los Socialistas (S&D), el de los Populares (EPP) y el de los liberales (Renew Europe)-, por lo que difícilmente prevé un cambio en el modelo europeo a corto plazo. No en vano, "casi la totalidad de todas las directivas aprobadas en el Europarlamento son propuestas puestas en común y votadas a favor entre estos tres grupos".

Pero ojo: eso no significa que no sean unas elecciones importantes. Aunque no se perciba en el día día, la política europea es clave e influye en nuestro entorno. Hay una serie de hechos que así lo demuestran, analiza Ballesteros: "En primer lugar, la realidad es que una amplísima mayoría de la legislación española es en realidad el desarrollo de directivas aprobadas en la UE. Además, la variable temporal de la legislatura que viene también añade interés e importancia a estas elecciones. Recordemos que las legislaturas del Parlamento Europeo son de 5 años, por lo que el final de la próxima será a las puertas del año 2030, año señalado en rojo para muchas políticas, partidos y líderes del mundo. Y por último, está el factor geopolítico. La Unión Europea comienza a generar una sensación de escalada armamentística generalizada en pleno contexto de conflictos cercanos a sus fronteras. El desafío militar será protagonista también en la siguiente legislatura".

Andrés Ballesteros. Foto: CEDIDA

¿Y en qué sentido afecta a la Región? La Comunidad murciana se enfrenta a varios retos dentro de la UE, señala el politólogo: "Nuestra Región aún es oficialmente una zona en transición entre las regiones menos desarrolladas y las más avanzadas. Los planes de cohesión, así como los fondos FEDER y FSE, suponen una gran ventaja económica fruto de ese estatus para solventar la situación. Y debemos observar la particularidad del Mar Menor, que ya durante la pasada legislatura suscitó acalorados debates parlamentarios a todos los niveles".

La falta de interés de la ciudadanía

Otra cosa es la movilización de la ciudadanía ante esta cita. En 2019, un año especialmente agitado electoralmente (hubo cinco elecciones), la participación de la Región ascendió al 62,5%. ¿Por qué el seguimiento y la implicación son menores? Por varios factores, a juicio del politólogo: "La falta de conocimiento real del funcionamiento de las diferentes instituciones de la UE, el desconocimiento también de la labor de los eurodiputados, lo lejana que parece toda la legislación europea y los perfiles de los líderes de los partidos que usualmente son mucho menos relevantes que los líderes a nivel nacional y autonómico, e incluso local".

Además, la fecha coincide con el festivo del Día de la Región de Murcia, con las vacaciones ya a las puertas (aunque algunos sectores las comienzan ese mes) y en un contexto regional de calor. "Si obtenemos una media de participación en las elecciones europeas en el siglo XXI siempre que no coinciden con otros comicios nos da aproximadamente un 45%. No parece que haya muchos incentivos entre la población para pensar que esa cifra pueda ser muy superior en este caso", examina.

Fotos: PARTIDOS

Otro factor importante es la presencia de un eurodiputado murciano en Bruselas. La Región lleva tres décadas con presencia en el Parlamento Europeo, una racha ininterrumpida desde 1994. El último fue el socialista Marcos Ros, que aspira a revalidar el escaño. Él continuó la senda que antes trazaron el popular Ramón Luis Valcárcel (2014-2019), la morada Lola Sánchez (2014-2019), la popular Cristina Gutiérrez-Cortines (1999-2014) y el comunista Pedro Marset (1994-2004). El pionero, recordemos, fue el socialista cartagenero Antonio García-Pagán, que ejerció entre 1986 y 1987.

Sin embargo, para este 9 de junio las opciones realistas de que un murciano consiga el escaño se reducen a tres nombres. Por un lado, el mencionado Marcos Ros, que aparece en el puesto 17. Por otro lado, el PP posee dos murcianos en posiciones factibles, que no fáciles. Nicolás Pascual de la Parte y Maravillas Abadía, en los puestos 21 y 22, respectivamente. Los populares necesitarían mejorar con respecto a su última contienda europea, cuando se quedaron en 13 europarlamentarios. El resto de candidatos de la Región (hay 13 en total) tienen opciones muy remotas, cuando no imposibles. 

Por lo general, puntualiza Ballesteros, las elecciones europeas suelen ser capitalizadas "por los partidos a escala nacional generando o influyendo en tendencias de estas formaciones, ya sea internas, comunicativas o de opinión pública". Por lo tanto, la Región "tiene un papel secundario, que no testimonial", por lo que "no va a haber grandes impactos en la política autonómica debido a estos comicios". 

Podemos es el que más se la juega

¿Quién es el partido que más se la juega en estas elecciones? A juicio del coordinador de Políticas, sin duda es Podemos. Por varios motivos: "En primer lugar, las elecciones europeas han sido siempre un terreno de juego donde la formación morada se ha desempeñado muy bien durante los últimos 10 años. Sin embargo, la tendencia a la baja que están sufriendo desde finales del año 2019 a todos los niveles es más que notoria. Esto va a ser muy influenciado también por la gran división de oferta electoral en el bloque de la izquierda, con un Sumar también adoleciendo de baja eficiencia electoral. Podemos, al contrario que Sumar, se enfrenta a la desaparición de su formación en la Eurocámara, un hecho que sin duda sería indicativo del cambio de ciclo y de modelo partidista en nuestro país".

¿Y sobre el resto? "En menor medida, hay otras claves que podemos vislumbrar sobre el futuro a corto plazo de diversos partidos", sostiene el experto. "Vox puede romper el modelo, sabedores de que su techo electoral (y en opinión pública) se tocó en las elecciones castellanoleonesas de 2022. Unos buenos resultados en esta ocasión, sumados a los rendimientos más que aceptables en el último ciclo electoral podría frenar esa bajada que desde entonces sufre el partido y posicionarlo como una muleta bastante importante a la derecha del PP." Por último, "habrá que estar pendientes de las coaliciones periféricas, formadas por distintos partidos políticos nacionalistas como Ahora Repúblicas (ERC, Bildu…), Junts, CEUS (PNV, Coalición Canaria…) y movimientos municipalistas y regionales como La España Olvidada Existe".

Los ciudadanos tendrán la última palabra el 9 de junio.

Noticias relacionadas

next