Hoy es 22 de julio

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

Negociaciones trampantojo

La investidura de Pedro Sánchez se está convirtiendo en una suerte de negociaciones posibilistas con la Constitución como argumento último. Sánchez necesita sacar adelante su investidura y da la sensación de que forzará todo lo que pueda para conseguirlo a pesar de recibir gritos y silbidos.

14/10/2023 - 

El límite de la Constitución. Es una obviedad. Es nuestra norma máxima de convivencia y parece que hay que recordarlo en todo momento. A algunos se les ha olvidado por sus propios intereses. El papel dicen que todo lo aguanta y este en especial. La flexibilidad que algunos quieren interpretar para parapetar y arropar sus negociaciones y cesiones, a veces no es tal. La Carta Magna es clara. Hay cosas que no caben de ninguna manera y lo de las interpretaciones más o menos interesadas y aviesas no hacen más que confirmar su vigencia. Querer retorcer su articulado, incluso su letra pequeña es buscar soluciones egoístas y políticas para seguir manteniéndose en el poder. El PSOE históricamente se ha sentido cómodo en la Constitución, la ha apoyado, la ha defendido y la ha utilizado estratégicamente según el momento sin pensar en un cambio radical del texto. Ocurre ahora que los números parlamentarios son exigentes. Necesita los apoyos de partidos independentistas -ERC, Junts, EH Bildu...-, que precisamente no son muy constitucionalistas y que estarían dispuestos no ya a una reforma constitucional, sino a una total derogación con cambio del régimen de Estado incluido. Alguien se quiere engañar o a su vez quiere engañar en todo un trampantojo 

El arte de negociar. Arte y negociar parecen dos palabras antagonistas. El pragmatismo las debe de aunar para lograr los réditos buscados. Pedro Sánchez necesita sumar y no solo al Sumar de Yolanda Díaz porque no le llega con esos apoyos. Hemos visto una nueva ronda de contactos que finaliza hoy con sus supuestos socios más necesarios: EH Bildu y fundamentalmente Junts, el partido de Carles Puigdemont. Hemos visto en las últimas horas con la celebración del Día de la Fiesta Nacional, que Sánchez tiene una fuerte presión. En calle la gente le silba, le insulta y en su partido muchos callan porque no se atreven a decir lo que piensan en público. Se juegan mucho. Sea como fuere las negociaciones son arduas. El mantra en estos momentos, es no solo ir a por la investidura, sino que también rematar con la legislatura. Quizás demasiada ambición para mantenerse cuatro años más en La Moncloa. Y es que hay que negociar con todos, con casi todos. En esta ecuación no entran obviamente ni el PP ni Vox. Todos piden y piden y finalmente tendrán que conseguir sus exigencias, para apoyar a Sánchez. Otro hito es la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, además de las cuestiones ideológicas y sobre todo económicas que exigen los futuribles socios. Así que habrá que recurrir a la habilidad negociadora. Hasta ahora Sánchez se ha mostrado muy ejecutivo sin importarle nada las concesiones que tenga que hacer a unos y otros. Algunos piensan que en ocasiones, y parece que bastantes, recurre al trampantojo y engaña al contrario. Y Puigdemont juega con ello, con lo que en Moncloa están de los nervios y les durará hasta que llegue el último minuto. Recordemos que el plazo expira el 27 de noviembre.

Foto: Alberto Ortega / Europa Press

El Día de la Fiesta Nacional. Vaya por delante una reflexión. Todos tenemos el derecho a protestar, criticar, analizar, discutir y afear a los políticos todo lo que hagan o incluso lo que no hagan. Sin embargo el respeto no está reñido con ese derecho a la libertad de expresión. La celebración del Día de la Fiesta Nacional se ha convertido en los últimos años en el escenario de la crítica a Sánchez por su gestión política. Silbidos, gritos, abucheos e insultos. Le va en el sueldo como presidente del Gobierno. Pero en esa jornada festejamos el día de nuestra fiesta. Disfrutamos con nuestros soldados que en innumerables ocasiones ayudan a los ciudadanos en España y en misiones internacionales. Probablemente y no nos equivocamos son uno de los colectivos más respetados no solo en nuestro país sino en el mundo. El grado de su profesionalidad es inabarcable y eso que en tiempos pasados se pensaba que no se adaptarían a la realidad democrática. Lo han hecho mejor que muchos y lo demuestran en el día a día. Preparan todos los años este desfile con mimo, cariño y ejemplar dedicación. Además este año hemos tenido un plus especial e institucional. La princesa Leonor ha debutado vestida con el uniforme de gala del Ejército de Tierra como le corresponde como Dama-Cadete de la Academia Militar de Zaragoza. 

El Tablero

  • PSOE: Pedro Sánchez, el presidente perpetuo. O eso quiere ser él. Esta semana finaliza su primera toma de contacto de cara a la galería con los distintos portavoces parlamentarios incluida la llamada telefónica al líder de ERC, Oriol Junqueras. Y decimos de cara a la galería porque la negociación verdadera sobre la amnistía está en otros foros más discretos. Hay unos cuantos negociadores, los que nos han comunicado y otros que de manera más reservada están trabajando en la trastienda. Sánchez se juega mucho. Decía en los corrillos del Palacio Real que las negociaciones son complejas pero avanzan y siempre dentro de la Constitución. Asegura Sánchez que trabaja para evitar la repetición de elecciones y es que Puigdemont presiona mucho. De momento no hablará con él aunque podría hacerlo en un futuro más o menos corto si es necesario y justifica su llamada a Junqueras porque con ERC hay otro tipo de relación. En fin, siempre hay explicación y justificación para todo. E incómodo con los gritos y silbidos asegura que están alentados por el PP y Vox que no respetan las urnas. Otro clásico. Se olvida que su escrutinio y crítica van incluidos en el sueldo. 
  • PP: Alberto Núñez Feijóo, líder de la oposición, mal que le pese. Es consciente de que ahora es el momento de Sánchez, pero reivindica su papel como contra poder. Los límites constitucionales son un enseña. En cuanto el Gobierno ponga en marcha tras la investidura o antes como pretende Sánchez, la amnistía, se apresta a reaccionar con todos los recursos que le ofrece el Estado. Ha conseguido, al menos de momento, la unidad interna en su partido y eso que de vez en cuando siempre hay alguien pensando en moverle una silla. En su encuentro con Sánchez hubo buenas formas pero muchos reproches. El presidente le pidió que no agitara la calle. Feijóo dice que es una difamación acusar a su partido de los gritos y silbidos contra Sánchez. El líder popular se rearma con la defensa del poder territorial que tiene su partido con gobiernos autonómicos, el Senado e infinidad de Ayuntamientos.

Foto: Alberto Ortega / Europa Press

  • Vox: Santiago Abascal, el invitado non grato, que estorba en ocasiones. Abascal pierde fuelle porque Núñez Feijóo ha conseguido neutralizar su discurso y apoderarse de todo el espacio del centro-derecha. De vez en cuando da un titular porque tiene demasiada faena con lidiar con sus cuitas internas. Movimientos en Vox en los últimos tiempos hay unos cuantos. Ocurre que la partida la está ganando el sector más ultra con Jorge Buxadé a la cabeza. Es curiosos que los actores fundacionales apenas existen. Da la sensación de que Abascal deja hacer y a veces da la sensación de que está secuestrado por el poder de su nuevos cuadros dirigentes. Cuando sin llegar estás metido en pleno fragor de la batalla interna, pierdes irremediablemente apoyos electorales. 
  • Sumar: Yolanda Díaz, la vicepresidenta incómoda que quiere ir por libre. En los últimos tiempos Sánchez se ha tenido que esforzar en recordarle a Díaz que ella no comanda ninguna negociación con los independentistas. La presentación del documento jurídico elaborado por expertos encabezados por Jaume Asens ha quedado desdibujada. Ni ERC ni Junts lo toman como modelo, conscientes de que quien tiene el poder de darles lo que piden en Sánchez, no Díaz. Es más, desde el PSOE, en unas cuantas ocasiones se han desmarcado de cualquier iniciativa de la líder de Sumar. Mientras Díaz sigue empecinada en retirar del foco a Podemos. Veremos si Bellarra, Montero y compañía reaccionan de alguna manera. Sánchez ya le ha pedido que controle a los suyos. El problema es que parece que muy suyos no son. En fin.

Las frases de la semana

Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: "La amnistía es un disparate democrático y un fraude electoral masivo. Es inadmisible que el Estado pida perdón". ¡Las cartas boca arriba, pero desde la oposición. Es su papel, elevar la presión sobre Sánchez y el nuevo gobierno, si llega!

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones: "Tenemos que encontrar entre todos ese espacio de encuentro para formar una mayoría parlamentaria de investidura y de legislatura". ¡Esa es la necesidad, pero no todos están en eso. Será difícil cumplir la legislatura  si hay acuerdo con tanta presión de sus socios!

Gabriel Rufián, portavoz de ERC: "Estamos hablando de la investidura, no de la legislatura". ¡Lo dicho, esto se puede hacer largo. Las exigencias son muchas y va veremos hasta que punto se llega!

Aitor Esteban, portavoz del PNV sobre Sumar y su propuesta jurídica de amnistía: “No sé a que viene querer ser el perejil de todas las salsas. De tanto querer meter la mano en el guiso se va a estropear” ¡La dinámica entre los compañeros de viaje de Sánchez es curiosa. El PNV atenazado por EH Bildu, se muestra displicente con Sumar. Esteban siempre tan locuaz y gráfico!

Arnaldo Otegui, líder de EH Bildu: "Nuestra formación no está en el momento de pedir un referéndum y los catalanes tampoco lo van a conseguir". ¡Esta docilidad aparente escama. Dan su apoyo aparentemente a cambio de nada. Seguro que hay unos cuantos predicados detrás. Lo de desmarcarse de Cataluña no deja de ser sorpresivo!

Fernando Clavijo, presidente de Canarias ante la crisis migratoria que vive el archipiélago: "Nadie del Gobierno nos ha llamado para interesarse". ¡Cuando lo urgente es lo importante!

Noticias relacionadas

next