análisis mp

Miras ya puede dormir tranquilo: sus nuevos aliados le quitan su 'Voxdependencia'

Con Alberto Castillo de su lado, todo apunta a que el Gobierno aprobará los Presupuestos con independencia del voto de Vox

23/05/2021 - 

MURCIA. Una nueva mayoría parlamentaria se abre paso en la Asamblea Regional. Esta lectura política se extrae de la primera votación importante en la Cámara tras la moción de censura, cuya combustión trastocó el tablero político de la Región de Murcia. El debate de totalidad de los Presupuestos salió adelante por un solo voto. No hubo falta más: el Gobierno regional tenía el respaldo suficiente. El remodelado Ejecutivo murciano se apoya ahora en un insólito cóctel de diputados del PP y un ramillete de 'ex': siete parlamentarios sin partido, repudiados por sus formaciones de cuna aunque siguen manteniendo y defendiendo -cosas de la política- sus siglas en el Parlamento: el grupo Ciudadanos -pese a que sus integrantes fueron expulsados de Ciudadanos- y el grupo Vox -pese a que sus miembros fueron expulsados de Vox-. 

El principal efecto colateral de esta alianza parlamentaria es el cambio de rol de Vox: el partido de Abascal ya no es tan necesario. Ya no es imprescindible para López Miras. La formación política que propició tanto la investidura del presidente murciano en 2019 como la aprobación de las primeras cuentas de la legislatura en 2020 es ahora un mero represente más en la Cámara. En concreto, es ahora un diputado que con su voz y su voto puede pedir, sugerir, proponer, reprender, aconsejar o reprobar, pero que no será decisivo para el Gobierno. Y el martes Pascual Salvador votó 'no', sin consecuencias negativas para Miras en su hoja de ruta hacia la votación definitiva de los Presupuestos.

¿Significa esto que el Gobierno regional dejará de buscar a Vox? No. Seguirá intentando tender puentes, pero si no los une, a diferencia de antes, ya no será un problema. La propia portavoz del Gobierno, Valle Miguélez, apuntaba esta semana, en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno, que espera que "todos los diputados de la Asamblea estén a la altura de las circunstancias actuales" para que apoyen los Presupuestos. Se da por hecho que el mensaje se dirigía sutilmente a Vox, habida cuenta de que difícilmente el PSOE y Podemos respaldarán las cuentas que tan duramente han criticado. Y Ciudadanos, por su parte, ya ha hecho público que votará en contra. El mensaje era para Vox.

José Ángel Antelo y Pascual Salvador. Foto: VOX

Precisamente en la misma tarde que Vox se pronunciaba en contra del debate de totalidad -la misma posición que fuerzas antagónicos como socialistas, morados y liberales-, su diputado, Pascual Salvador, y el líder regional, José Ángel Antelo, ofrecían una rueda de prensa para aclarar las razones de su voto. Y también para plantear exigencias a cambio de su apoyo en la votación definitiva. "Se lo vamos a poner muy fácil para el PP", deslizaba Antelo. "Si quiere nuestro apoyo el 16 de junio -el día de la votación-, tiene que cumplir los acuerdos que firmó con nosotros", decía, enumerando algunas de las peticiones pendientes: "Eliminar las subvenciones a los sindicatos, la patronal y los grupos parlamentarios; derogar la ley del Mar Menor y eliminar la ley contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género".

Estas no precisamente las peticiones que el PP cambiaría de forma tan fácil: la Ley de Recuperación y Protección del Mar Menor cuenta con el espaldarazo del Tribunal Constitucional, y fue pactada por 39 de los 45 diputados de la Cámara (la única que ha salido con el apoyo del PSOE), además de que en la Comunidad nunca se ha planteado eliminar subvenciones tan asentadas como son las ayudas a sindicatos y patronales. Pero la cuestión clave es que tal vez Miras ya no tiene por qué atender a Vox. No necesita su voto cuando sabe que tiene la mayoría amarrada sin ellos, toda vez que Alberto Castillo -prácticamente fuera ya de Ciudadanos- ha dado su respaldo en la primera votación. Los populares dan por hecho que el presidente de la Cámara dirá 'sí' al proyecto de ley de los Presupuestos.

¿Cambio de tendencia, por tanto? Lo prudente sería esperar, en tiempos precisamente inciertos. La política murciana ha demostrado de sobra que puede cambiar de la noche a la mañana. Pero todo apunta a que el Gobierno regional sacará los Presupuestos, la ley más importante del curso, con independencia de lo que haga Vox. López Miras lo avanzaba al poco de remodelar su Gabinete: "Tengo un Gobierno más estable que antes". Aquella declaración no sonó tan clara entonces, con un Alberto Castillo todavía indeciso y neutro -se decantaba por abstenerse-. Pero ahora cobra todo el sentido del mundo. Mucho tiene que cambiar si la oposición quiere imponer su agenda en la Asamblea.

Un último requiebro: ¿significa todo ello que las políticas de Vox se alejen del Gobierno? No exactamente. Porque Vox, de alguna manera, sí está en el Gobierno. Está en su espíritu, en su ideología, que encarna Mábel Campuzano, la consejera de Educación, que se enroló en Vox en los orígenes del partido y defendió sus postulados hasta su expulsión, en mayo de 2020. Y ella ya ha dejado claro que no piensa a renunciar a medidas como el 'pin parental'. Los tres exmiembros de Vox no responden a ninguna disciplina del partido, aunque ahora tienen buena sintonía con el PP, su compañero de San Esteban. Ese influjo también se nota en las sesiones del Parlamento: el discurso de su portavoz, Juan José Liarte, ha cambiado: sus críticas ya no se dirigen al Gobierno porque precisamente su compañera es el Gobierno: él ya no es oposición.

Noticias relacionadas

next