Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

fútbol

Maradona, ni contra el Murcia ni en ElPozo

25/11/2020 - 

MURCIA. Diego Armando Maradona, fallecido este miércoles 25 de noviembre a la edad de 60 años, deja al mundo del fútbol huérfano de uno de sus grandes iconos, un jugador de leyenda que vivió varios años en España pero que nunca jugó en Murcia.

"El Pelusa" perteneció al Barça entre 1982 y 1984 y luego al Sevilla en la campaña 1992/1993, pero ni con los catalanes ni con los andaluces pisó la Región. También lo pudo hacer jugando al fútbol sala, pero el acercamiento que hizo ElPozo Murcia por hacerse con sus servicios se quedó en nada.

Una grave lesión, la sufrida por Maradona a dura entrada de Andoni Goikoetxea en la campaña 1983/1984, le privó de estar con el Barcelona en La Condomina. Aquella acción en un encuentro de la cuarta jornada liguera que los azulgranas vencieron por 4-0 al Athletic de Bilbao en el Camp Nou se produjo el 24 de septiembre de 1983 y una semana después, en la quinta, el Real Murcia recibía a los culés en un choque que acabó como empezó, 0-0, y sin Maradona, que estuvo tres meses y medio fuera de los terrenos de juego con el tobillo izquierdo roto.

Cuando se recuperó, el Murcia ya estaba camino de Segunda y un año después el argentino abandonó Barcelona para marcharse a Nápoles.

Casi una década después "D10S" regresó a España al fichar por el Sevilla tras haber cumplido la sanción de 15 meses que le impuso la FIFA por dopaje. Maradona, atraído por su compatriota Carlos Bilardo, entonces entrenador sevillista, volvió a la Liga con el Murcia, único equipo de la Región que ha militado en Primera División, tratando de salir de la Segunda B.

Unos meses antes de su aterrizaje en la capital hispalense, en concreto en abril de 1991, ElPozo Murcia Fútbol Sala intentó hacerse con sus servicios.

Diego tenía 31 años, acababa de dejar el Nápoles y estaba sin equipo. Por ello, el club charcutero realizó una oferta por él que le hizo llegar el representante futbolístico Francisco Sánchez Sabater. Sin embargo, la misma fue rechazada.

"Estuvimos durante una semana entera hablando con quienes le llevaban sus asuntos -la empresa Maradona Productions-, pero finalmente no se concretó el fichaje porque desde el club no dieron el paso hacia adelante y faltó el empujón definitivo", indicó el entonces presidente de ElPozo, Eloy Jiménez, en un testimonio recogido en el libro Kike Boned el ídolo inteligente.

Se pensó en esta operación con fines comerciales, se barajó la cifra de 100 millones de pesetas para tratar de convencer al jugador e incluso se buscó un chalet para que viviera en la urbanización Altorreal.

Noticias relacionadas

next