Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

reportaje

Los farmacéuticos murcianos, los otros héroes de la pandemia

27/07/2020 - 

MURCIA. La pandemia ha puesto de manifiesto la enorme labor de los sanitarios, cuyo esfuerzo la sociedad ha agradecido en forma de aplausos diarios. Pero esta época, que nadie pensó que viviríamos, también ha dejado otros héroes: son los farmacéuticos, imprescindibles para sobrellevar el confinamiento. Las farmacias siempre han sido el punto de referencia sanitario más cercano para muchos ciudadanos, y durante el estado de alarma, los farmacéuticos han notado la confianza de los vecinos en ellos y han hecho todo lo posible para atender todas las necesidades de sus clientes. 

Desde que comenzó la crisis sanitaria de la covid-19, han sido muchos los consultorios que han echado el cierre, sobre todo en las zonas rurales. Por suerte, las farmacias han estado abiertas en todo momento, convirtiéndose en el apoyo y guía de los pacientes, sobre todo de las personas de mayor riesgo.

Los farmacéuticos han sido el primer refugio al que han acudido los ciudadanos que sentían algún síntoma o tenían dudas con relación a la pandemia y otras consultas sanitarias. "Ha habido un aumento de las consultas telefónicas, sobre todo consultas más médicas que farmacéuticas, porque las líneas de los centros de salud estaban colapsadas y no les atendían", destacaba Juan Pedro Martínez, el farmacéutico de la farmacia La Flota. "No hemos abierto las consultas telefónicas como tal, es muy difícil atender a los clientes y las llamadas a la vez cuando máximo en una farmacia hay dos personas de normal, pero la gente llamaba, sobre todo los clientes de ‘toda la vida’. No podíamos no responder", explicaba el profesional.

Consultas más solicitadas: mascarillas e hidrogeles

Las consultas que más se han escuchado han sido sobre la disponibilidad de mascarillas e hidrogeles, qué hacer para no contagiarse del virus y cómo actuar cuando se notaban síntomas relacionados con el coronavirus, aunque fuese un simple resfriado. Para este último, la solución es llamar al 112.

Por otro lado, el Colegio de Farmacéuticos permitió la entrega a domicilio de los productos farmacéuticos que necesitase la gente, evitando así los desplazamientos a la calle, pero Juan Pedro aclara que el uso de este servicio ha sido escaso, debido a "la solidaridad de la gente". Los más recurrentes en ir a las farmacias eran familiares o vecinos que iba a hacer recados, especialmente a las personas de mayor riesgo.

Además, las ventas han variado en gran medida, los productos de parafarmacia se han dejado de consumir tanto, pero los medicamentos se han mantenido, aunque ha dependido mucho del momento de la pandemia.

El ibufreno y el paracetamol, reyes de los medicamentos

Los medicamentos más vendidos han sido el ibuprofeno y el paracetamol, más especialmente este último. “Son medicamentos por excelencia que se usan para casi todo” comentaba Magdalena Benavides, farmacéutica de la farmacia Benavides. "La incertidumbre ha sido lo que más ha impulsado a la gente en la compra de los medicamentos, aparte de las mascarillas y los hidrogeles", añadió. Estos dos últimos productos han sido los más demandados y han llegado incluso a colgar el cartel de sold out por días.

De normal los medicamentos que más adquiere la gente en las farmacias son el paracetamol y el ibuprofeno, pero en menor cantidad, además del omeprazol, un protector gástrico, y el lorazepam (Orfidal), un ansiolítico y relajante.

Los medicamentos que se han mantenido son los relacionados con enfermedades crónicas, pero Magdalena apunta que "se ha notado que la gente no iba al médico por miedo, porque no se han vendido productos con receta" y esto puede llegar a ser "perjudicial a largo plazo, ya que las enfermedades leves las han pasado en sus casas, cuando antes a la mínima iba a las consultas médicas o a urgencias. Cada cuerpo es diferente y un síntoma leve puntual puede llegar a convertirse en algo gordo".

Aun así, en caso de que alguien fuese a preguntar a la farmacia si podría tener el virus, presentando algunos síntomas, los establecimientos tenían su protocolo de actuación. "Llamamos al 112 y al paciente lo llevamos fuera del local e intentamos paliar los síntomas. Todo esto con nuestras debidas protecciones", contaba Magdalena.

La ansiedad, otro motivo de preocupación

También se han vendido medicamentos para calmar algunas patologías que ha desencadenado el confinamiento, sobre todo para la relajación por la ansiedad y el insomnio. "La mayoría de los medicamentos para estos problemas los tiene que recetar el médico, al no haber médicos disponibles y el miedo de la gente a desplazarse, lo más que les podíamos aconsejar eran productos naturales como la melatonina o la valeriana", comentaba Juanjo Salazar, auxiliar farmacéutico de la farmacia Torá.

Con la desescalada se ha notado una relajación por parte de la población, pero con el aumento de los rebrotes "están volviendo a las mismas acciones del confinamiento, aunque sí en menor medida, pero está volviendo en miedo a las personas".

Los rebrotes vuelven a invadir el pánico de los ciudadanos, aunque al menos no hay un "aislamiento psicológico", y las farmacias están en alerta por lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano. Los establecimientos seguirán abiertos, en cualquier caso, para tender la mano a quién lo necesite, como han estado haciendo en todo momento.

Noticias relacionadas

next