Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la comunidad bordea los rebrotes... de momento

La Región espera el impacto del puente para decidir el lunes si habrá una Navidad confinada

18/12/2020 - 

MURCIA. ¿Habrá restricciones como en el resto del país o los murcianos se librarán de ellas? La Región de Murcia escapa, de momento, a la subida generaliza que está padeciendo España y los principales países de Europa en vísperas de la Navidad. Mientras la pandemia repunta a una semana de las fiestas, la Región soporta una incidencia de 14 días de 151 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo de la media nacional, situada en 207 casos por cada 100.000. La mayoría de las autonomías se encaminan a endurecer las restricciones. Sin ir más lejos, la Comunidad Valenciana anunciaba anoche medidas más duras. En Murcia, sin embargo, el Gobierno regional guarda prudencia y opta por no pronunciarse hasta el próximo cónclave del Comité de Seguimiento de la Covid, que, como siempre, se celebrará el lunes. Será entonces cuando el Ejecutivo murciano valore si aplica más limitaciones o no.

La situación en la Región evoluciona favorablemente, tras un mes de noviembre de infarto que puso contra las cuerdas a la Comunidad. Ahora la curva se mantiene plana y controlada, con una media de 160 contagios diarios en la última semana. Pero hay un temor en la Consejería de Salud: el impacto del puente de diciembre. El cuadro de los días 6 -un festivo que se pasó a lunes- y 7 todavía no se puede calibrar, pues ha de pasar más de una semana para comprobar la transmisión del virus. Pero nadie oculta el miedo a que los datos epidemiológicos rompan la tendencia y den un giro radical. 

La experiencia de otras festividades, como el festivo del Pilar, no fue buena para la Región. Con todo, la Comunidad mantuvo el doble cierre perimetral hasta el 9 de diciembre, incluido el puente, y cabe la esperanza de que no se produzca un repunte significativo. De hecho, el consejero de Salud, Manuel Villegas, atribuía la inclinación de la curva de España a una "probable relajación en las medidas movilidad". El Gobierno regional decretó el aislamiento perimetral de los 45 municipios un 29 de octubre y no levantó el confinamiento entre localidades hasta el 9 de diciembre. Únicamente Los Alcázares y Torre Pacheco permanecen cerrados por su alta tasa de contagios.

El consejero de Salud, Manuel Villega. Foto: MARCIAL GUILLÉN (EFE)

Si la tendencia cambia y empeora, Villegas ya ha dejado claro que darán marcha atrás a la flexibilización de las medidas. "Evidentemente hay posibilidades de que se endurezcan las restricciones", reconocía este jueves en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Esa decisión, por el momento, no se ha tomado. Valga como ejemplo que la Comunidad todavía no ha plasmado en el BORM el cuadro de medidas para las fiestas navideñas, y todo lo que se sabe hasta se debe anuncios verbales. Así las cosas, Salud se limita a apelar a la responsabilidad individual, pidiendo que se restrinjan las interacciones y se reduzcan las salidas del hogar para actividades imprescindibles. En juego está, avisabas, sufrir una tercera oleada.

"La Navidad no puede ser una amenaza para la vida de las personas que más queremos", advertía el titular de Salud. El 20% de los contagios se producen en el entorno social. Y más del 50% se originan en el ambiente familiar. Por esa razón, Villegas insistió en que "el mensaje que tiene que calar, por encima de las medidas que adopten los Gobiernos" es que hay que reducir los encuentros con amigos. "Cuantos menos personas nos juntemos y menos salgamos de casa estas navidades mucho mejor". Esta máxima, por el momento, sólo es una recomendación y habrá que esperar al lunes para ver si se convierte en una obligación.

Noticias relacionadas

next