los clientes demandan cada vez cantidades más pequeñas por la falta de materia prima

La cartagenera Konyxagui se queda con las 66 toneladas de baterías del submarino Mistral para extraer y reciclar el plomo

17/01/2022 - 

CARTAGENA. La empresa cartagenera Konyxagui se ha quedado con el contrato por subasta pública de las baterías del submarino Mistral (S-73) de la Armada española, que fue dado de baja del servicio en febrero del pasado año tras más de 35 años en la flota.

En total son 66 toneladas de baterías del sumergible que en las próximas semanas la firma que se dedica, entre otros aspectos, al desguace de buques, barcos y vehículos en general, así como demoliciones y derribos de edificios y naves industriales, subirá a sus camiones desde el Arsenal de Cartagena hasta sus instalaciones para iniciar el proceso de extracción y venta del plomo.

El plomo, principal componente de las baterías del submarino, será colocado a los diferentes fabricantes nacionales. Y es que más de la mitad de las baterías están formadas por este material y puede recuperarse casi al 100%. En su proceso de reciclaje, el plomo se introduce en un horno para su fundición y posterior confección de lingotes que volverán a utilizarse en la fabricación de nuevas placas, bornes y barras de soldadura de baterías nuevas. 

"El plomo es un material que mantiene un precio muy estable a lo largo del año", explica Josefa Conesa, gerente de la empresa ubicada en el polígono Cabezo Beaza. Añade, por otro lado, que con la gran crisis derivada de la pandemia de escasez de materiales, los clientes demandan cada vez cantidades más pequeñas de cualquier tipo de material: hierro, cobre o aluminio son los más buscados, aunque añade Conesa "en general se pide de todo y los precios son competitivos".

En el expediente de enajenación señalaba que el objeto de la subasta era la venta para "desguace y conversión en chatarra o reacondicionamiento de las baterías" del submarino Mistral que se encuentran en el Arsenal de Cartagena. El precio base de la licitación era de 54.250 euros.

El Mistral era el tercer submarino de la clase Galerna, de diseño francés y perteneciente a una serie de cuatro unidades fabricado en los astilleros de Bazán, y puesto en quilla el 30 de mayo de 1980. Recibió su nombre de un viento entre Poniente y Tramontana que sopla en ocasiones en las costas catalanas.

Fue botado el 14 de noviembre de 1983, efectuó su primera inmersión el 2 de noviembre de 1984 y fue entregado a la Armada el 5 de junio de 1985. El 22 de marzo de 1986 la cofradía de pescadores de Cartagena efectuó la entrega de la bandera de combate en dicha ciudad, actuando como madrina doña Margarita Esquivias de Morgado, esposa del entonces Capitán General de la Zona Marítima.

Con una dotación de 66 mujeres y hombres, el sumergible participó en numerosos ejercicios y operaciones integrado en agrupaciones navales tanto de España como aliadas y visitó decenas de puertos de Europa y África. El S-73 Mistral causó baja en la Lista Oficial de Buques de la Armada el 25 de febrero de 2021 en una ceremonia celebrada en el Arsenal de Cartagena.

El segundo submarino en el que intervienen

Hay que recordar, por otro lado, que la empresa de Cartagena se quedó en septiembre de 2020 con el contrato para la adquisición del submarino Siroco, que salió a subasta por cerca de 100.000 euros.

Noticias relacionadas

next