Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

gastronomía

La historia del café asiático contada a través de sus copas

21/09/2020 - 

CARTAGENA. Pocos productos están más arraigados en Cartagena que el café asiático. Un café muy particular que el cartagenero exhibe con orgullo, como algo propio que le diferencia del resto del mundo. Si la composición del café es particular, no lo es menos el vaso en el que se toma. No vale cualquier vaso. "El asiático se toma en esa copa. Si no, no es un asiático, porque sería una traición a la historia del propio asiático", afirma David Alonso, un fan de este café de Cartagena y que ha logrado reunir una serie de copas inéditas que ilustran parte de la evolución de la copa de asiático a lo largo de la historia.

"Soy de Cartagena y a mí todo lo que es de aquí me interesa mucho. Me puse a investigar acerca de las distintas variantes y vi que había muchos 'huecos' en la historia de la copa, puesto que yo tenía algunas que no estaban documentadas ni en libros ni en Internet", afirma Alonso, que aunque no descarta que algunos coleccionistas de Cartagena pueden tener algún ejemplar, considera inéditas las copas que muestra ya que no ha logrado encontrar ninguna publicación que llene esos ‘huecos’ históricos que hay en la evolución de las copas de asiático. "Guardando las distancias, si los catalanes dejaron su impronta con Beltrí, que no deja de ser un legado, de igual manera otros fabricantes de hostelería también quisieron dejar su huella fabricando sus copas de asiático. La gente lo debía conocer y me parecía curioso", afirma Alonso.


El asiático siempre ha estado ligado a Cartagena pero ha sido en los últimos años, con la reivindicación de la gastronomía como valor cultural más allá del mero disfrute, cuando ha nacido toda una cultura relacionada con un símbolo de la ciudad Trimilenaria. "La evolución es pequeña. Si coges una cerveza, por ejemplo, en cada sitio se toma de una manera distinta. El asiático nace en Cartagena en una ubicación muy localizada, lo que hace que la copa que se utiliza sea de una forma determinada. Al ser algo tan cartagenero, tiene un recipiente exclusivo, que se ha llegado a personalizar por diversos fabricantes bajo su propio criterio. Siguen siendo copas de asiático todas, porque cumplen los estándares de la misma, diámetro de boca, altura, unión del pie con el cáliz y forma de campana", añade Alonso.

Con esta colección Alonso espera que más cartageneros puedan sumarse y aportar su granito de arena para, en un futuro, donar todas las copas más significativas a un museo valorando aún más uno de los grandes símbolos de Cartagena. "El café asiático y sus copas merecen completa presencia en un museo. Yo pongo a disposición mi colección para que se dé más valor a este patrimonio de la ciudad".

Noticias relacionadas

next