SEGÚN UN ESTUDIO

Los detalles de la memoria se desvanecen con el tiempo y sólo se conserva lo esencial

6/06/2021 - 

LONDRES. Un equipo de investigadores de las universidades de Glasgow y Birmingham, en Reino Unido, ha profundizado en las variadas teorías científicas sobre qué información se conserva en la memoria con el paso del tiempo y qué partes se pierden y han demostrado que nuestros recuerdos se vuelven menos intensos y detallados con el paso del tiempo, y que sólo se conserva lo esencial. Según el estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', Además, este desvanecimiento de nuestros recuerdos se potencia cuando recordamos con frecuencia nuestras experiencias recientes.

El trabajo podría tener implicaciones en varios ámbitos, como la naturaleza de los recuerdos en el trastorno de estrés postraumático, el cuestionamiento repetido de los testimonios de testigos presenciales e incluso en las mejores prácticas para el estudio de los exámenes. Aunque los recuerdos no son copias exactas del pasado, ya que se entiende que recordar es un proceso altamente reconstructivo, los expertos han sugerido que el contenido de un recuerdo podría cambiar cada vez que lo traemos a la mente. Sin embargo, hasta ahora resultaba difícil medir en el laboratorio las diferencias entre nuestros recuerdos y las experiencias originales, así como su transformación a lo largo del tiempo. Para este estudio, los investigadores desarrollaron una sencilla tarea informatizada que mide la rapidez con la que las personas pueden recuperar ciertas características de los recuerdos visuales cuando se les pide que lo hagan.

Los participantes aprendieron pares de palabras e imágenes y posteriormente se les pidió que recordaran diferentes elementos de la imagen cuando se les indicaba la palabra. Por ejemplo, se les pedía que indicaran, lo más rápido posible, si la imagen era de color o en escala de grises (un detalle perceptivo), o si mostraba un objeto animado o inanimado (un elemento semántico). Estas pruebas, que sondean la calidad de los recuerdos visuales, se realizaron inmediatamente después del aprendizaje y también tras un retraso de dos días. Los patrones de tiempo de reacción mostraron que los participantes eran más rápidos en recordar los elementos semánticos y significativos que los superficiales y perceptivos.

Julia Lifanov, autora principal del estudio de la Universidad de Birmingham, recuerda que "muchas teorías de la memoria parten de la base de que, con el paso del tiempo, y a medida que las personas vuelven a contar sus historias, tienden a olvidar los detalles superficiales, pero conservan el contenido semántico y significativo de un acontecimiento". "Imagínese que recuerda una cena con un amigo antes de la crisis y se da cuenta de que no puede recordar la decoración de la mesa, pero sabe exactamente lo que pidió; o recuerda la conversación con el camarero, pero no el color de su camisa. Los expertos en memoria llaman a este fenómeno 'semantización'", apunta.

La profesora Maria Wimber, autora principal del estudio de la Universidad de Glasgow, explica que "el patrón de recuerdo de elementos semánticos significativos que demostramos en este estudio indica que los recuerdos están sesgados hacia el contenido significativo en primer lugar, y hemos demostrado en estudios anteriores que este sesgo también se refleja claramente en las señales cerebrales". "Nuestros recuerdos cambian con el tiempo y el uso y eso es algo bueno y adaptativo --añade--. Queremos que nuestros recuerdos retengan la información que más probablemente sea útil en el futuro, cuando nos encontremos con situaciones similares". Los investigadores descubrieron que el sesgo hacia el contenido de la memoria semántica se vuelve significativamente más fuerte con el paso del tiempo, y con el recuerdo repetido. Cuando los participantes volvieron al laboratorio dos días más tarde, eran mucho más lentos a la hora de responder a las preguntas con detalles perceptivos, pero mostraban una memoria relativamente preservada para el contenido semántico de las imágenes.

Sin embargo, el cambio de recuerdos ricos en detalles a otros más basados en conceptos fue mucho menos pronunciado en un grupo de sujetos que vieron repetidamente las imágenes, en lugar de pedirles que las trajeran activamente a la mente. El estudio tiene implicaciones para sondear la naturaleza de los recuerdos en la salud y la enfermedad. Proporciona una herramienta para estudiar los cambios desadaptativos, por ejemplo en el trastorno de estrés postraumático, en el que los pacientes suelen sufrir recuerdos traumáticos intrusivos y tienden a generalizar en exceso estas experiencias a situaciones nuevas. Los resultados también son muy relevantes para entender cómo los recuerdos de los testigos presenciales pueden estar sesgados por las entrevistas frecuentes y por recordar repetidamente el mismo suceso.

Los resultados también demuestran que ponerse a prueba antes de un examen (por ejemplo, utilizando tarjetas de memoria) hará que la información significativa se mantenga durante más tiempo, especialmente cuando va seguida de períodos de descanso y sueño.

Noticias relacionadas

next