Quedan desiertos ocho, la mayor parte del mar menor

Contratación logra adjudicar finalmente tres de cada cuatro chiringuitos en la costa de Cartagena

5/08/2021 - 

CARTAGENA. Tres de cada cuatro chiringuitos que salieron a licitación meses atrás está adjudicado y funcionando en la costa cartagenera. La concejalía de Contratación ha tenido trabajo extra a lo largo de estas últimas semanas, ya que han sido muchos las piedras que se ha ido encontrando en el camino la titular de la conejalía, María Amoraga, para llegar a tiempo, a pesar que en todos los casos no ha sido posible.

Un total de 29 son los empresarios repartidos por la costa mediterránea -La Manga, Cabo de Palos y la Azohía- y el Mar Menor que unos antes y otros después han podido montar sus establecimientos para llegar a facturar parte de este verano. Han quedado desiertos un total de nueve, principalmente ubicados en el Mar Menor: en la Playa Cavanna, Puerto Bello, Playa levante Islas menores, Playa poniente Islas Menores, Los Urrutias, dos en Punta Brava y El Arenal de Los Nietos. El noveno, situado en Islas Menores, era una caravana a la que se le ha concedido una autorización demanial por un año.

De la segunda tanda -negociados por proximidad a zona hotelera o restaurante, entre otros-, ayer mismo se adjudicaba el chiringuito de El Portús, una playa que seguía sin un establecimiento todavía. En este caso, los empresarios  fueron informados negativamente por los técnicos de litoral en un primer momento, ya que presentaron un proyecto de 2016, y por tanto, no recogía los criterios exigidos este año.
Pese a todo, como solo se pueden adjudicar a un licitador se les dio traslado del informe negativo para que ajustaran sus proyectos en lo posible a los pliegos para poder abrir, y así ha sido.

Tres meses y medio a la carrera

Para hacer un poco de historia, hay que recordar que el sábado 17 de abril salía la primera licitación, que ya arrancaba tarde, porque los hosteleros no habían tenido la oportunidad de aprovechar la Semana Santa para estrenar sus locales. Un error formal detectado en varios lotes supuso su paralización y para reducir el riesgo de impgunaciones y más demoras se decidió paralizar para retomarlo diez días después.

Por primera vez, tenía más peso en el procedimiento los criterios de calidad en la autorización, que es de cuatro años de duración y renovable cada temporada, y no solo el criterio económico. Como novedad, se tenía en cuenta la calidad de los proyectos hosteleros sin concederlos directamente por subasta, valorando aspectos como la sostenibilidad ambiental y la reducción del impacto paisajístico. El hecho de que el proceso fuera electrónico, supuso un grave problema para muchos licitadores, que tuvieron que recurrir a organizaciones como Hostecar para que les enseñasen paso a paso este "tedioso" proceso.

Cerca de100 propuestas para los 38 establecimientos se presentaron y muchos decían no entender cómo se hace un sorteo sin valorar primero los proyectos para decidir cuáles deben ser adjudicados acorde a su calidad e incluso pensaban en impugnar en algunos casos.

A comienzos de junio llegaban las primeras adjudicaciones con los ocho primeros chiringuitos montándose a contrarreloj: la playa del Galúa, playa Calnegre, playa El Cuartel, Isla Plana, Barco Perdido (Marchamalo) y playa del Cavanna

Durante todo el mes de junio y parte de julio se ha seguido con las adjudicaciones y se volvía a sacar aquellos lotes que quedaban desiertos: la mayoría han quedado sin conceder nuevamente, por lo que desde Contratación indican que se volverán a sacar cuando se haga la renovación el año que viene.

Noticias relacionadas

next