Hoy es 20 de junio y se habla de

la gente sale a la calle 

Cartagena saca brillo al verano: pese a la pandemia, los bares y calles de la ciudad tienen vida

19/07/2021 - 

CARTAGENA. La crisis económica de 2008 supuso un antes y un después en la sociedad española. En Cartagena, el vacío habitual del verano para llenar de vida las tranquilas costas de la ciudad dio paso a un bullir de gente hasta entonces poco habitual. Desde entonces, Cartagena vive veranos mucho más concurridos que los habituales de principios de siglo. La pandemia, pese al temor de las multitudes creciente en la sociedad, no ha borrado esta imagen de los veranos de la ciudad portuaria. El periodo estival sigue brillando.

“Se vacía un poco, es normal, porque se divide la gente entre los que van a la playa y los que se quedan en Cartagena, pero sigue habiendo mucha gente”, cuentan los hosteleros del centro de la ciudad. Un hecho por el que se congratulan especialmente este verano, después de un año y medio especialmente duro para el sector turístico de la ciudad. Instituciones y hosteleros cruzan los dedos para que el avance de la quinta ola sea frenado con la vacunación, que ya alcanza a la franja de entre 20 y 30 años. Con todo, los positivos sigue creciendo sin piedad. El Gobierno regional prepara medidas restrictivas para intentar que este verano no tengan que echar la persiana más negocios de hostelería. “Tenemos menos gente que durante el año, pero la caída no es tan acentuada como otros años”.

La celebración de la Mar de Músicas, tras la suspensión del pasado verano, ha supuesto un nuevo impulso a la ciudad, que se beneficia de la celebración de un festival que cada año que pasa gana en popularidad y prestigio, con nombres como Quique González o María José Llergo como alguno de los nombres que pasarán por el auditorio principal del Parque Torres. Este festival ayuda a que la hostelería recupere vida más allá de los fines de semana.

No es raro ver un casi lleno en zonas copadas de bares como la plaza San Francisco, donde con la llegada del buen tiempo han visto como las terrazas albergan a los cartageneros que no optan por ir a la playa. La incertidumbre para viajar y los elevados costes que sigue teniendo alquilar un mes o dos semanas un piso en la costa cartagenera hacen que muchos opten por salir por la ciudad. Además, pese al calor durante el día, con la caída del sol el mar actúa como atenuante ambiental y genera una temperatura más que agradable para disfrutar de una cena o una copa en las terrazas de la ciudad.

A la espera de que llegue el mes de agosto, mes en el que es más habitual que la población goce de sus días de vacaciones, Cartagena vive un buen verano dentro de las actuales circunstancias. A la espera de que los cruceros vayan volviendo a llegar de forma habitual tras el primero de esta pasada semana, la ciudad portuaria brilla en verano.

Noticias relacionadas

next