Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

lograrían 13 escaños cada uno

Vox y PP sumarían una mayoría absoluta de 26 diputados en la Asamblea con los votos del 10-N

La izquierda y Ciudadanos se quedarían sin ninguna posibilidad de gobernar en San Esteban con los resultados obtenidos en las elecciones generales en la Región

12/11/2019 - 

MURCIA. Ninguna encuesta es más precisa que el resultado de unas elecciones. A pesar de que los murcianos no suelen votar de la misma manera en unos comicios autonómicos que en unas urnas nacionales, su punto de vista para las elecciones generales es muy relevante en la Región de Murcia. Al fin y al cabo, los votos ilustran el peso de la formaciones políticas en los territorios y la confianza que los ciudadanos tienen en los partidos. Así, si los resultados de las generales del 10-N se aplicaran en la Asamblea Regional, el panorama regional cambiaría de forma significativa: el nuevo arco parlamentario se escoraría más aún a la derecha, con Vox y PP repartiéndose el poder y la izquierda en fuera de juego.

Con los votos de este domingo, Vox y PP se bastarían para reunir una mayoría absoluta que les permitiera gobernar juntos en San Esteban, sin la necesidad de recurrir a más socios. Ambas formaciones obtendrían 13 escaños en la Cámara autonómica de la Región. La suma los situaría en 26 diputados, muy por encima de la mayoría absoluta establecida en el Parlamento murciano, de 23 de asientos.

En tercera posición quedaría el PSOE, que lograría 12 parlamentarios autonómicos. Y por detrás se situarían Unidas Podemos con cuatro representantes y, por último, Ciudadanos, con tres diputados. Así se traduce de la extrapolación de los votos del 10-N a la Asamblea Regional, elaborada por Murcia Plaza siguiendo el sistema D'hont.

Si Ciudadanos volviera a sufrir un batacazo similar en la Región, la formación naranja, que actualmente conforma el Ejecutivo regional junto con el PP, perdería las llaves de la gobernabilidad y quedaría condenada a la irrelevancia. El partido pasaría de seis a tres representantes con el escrutinio del 10-N. 

La izquierda, a tenor de los datos, tampoco tendría ninguna posibilidad para constituir un gobierno. Su fuerza parlamentaria se reduciría mucho en la Asamblea, pues se quedaría prácticamente relegada a un tercio de los escaños (PSOE y Unidas Podemos ocuparían 16 de los 45 escaños).

Vox daría el salto al Gobierno regional

Si Vox trasladara sus votos de las generales a la Comunidad, supondría el ascenso a la cima de este partido en la Región. La formación, que en mayo conseguía 61.591 votos, recibió el respaldo de 199.000 murcianos el pasado 10 de noviembre. Este resultado se traduciría en 13 escaños, nueve más de los que cuenta ahora en el Parlamento murciano.

El resultado del 10-N no sería bueno para el PP, que cosechó 210.771 votos en las elecciones autonómicas de mayo y ahora se ha quedado en 188.000 sufragios. Los populares perderían tres de los 16 diputados que mantienen en la Asamblea. Con todo, el partido que lidera Fernando López Miras tendría a tiro de piedra mantener el poder si se alía con Vox.

Los socialistas también verían mermada su cosecha del 26-M, cuando se convirtieron en la primera fuerza de la Región tras 24 años padeciendo derrotas autonómicas. El PSOE de Diego Conesa se dejaría cinco diputados, al pasar de los 17 actuales a 12; pero lo peor sería que no podría articular ninguna fórmula parlamentaria para gobernar.

Unidas Podemos sí crecería en la Región. Pero esta extrapolación no se podría llevar a cabo de momento, ya que en clave regional Podemos e Izquierda no concurren juntos a los comicios autonómicos. Podemos, en mayo, obtuvo 36.163 votos e IU-Verdes (con las siglas de Cambiar la Región) se quedó lejos de entrar en la Asamblea, con 13.000 votos. Si hubiera confluencia, la coalición lograría cuatro diputados.

Noticias relacionadas

next