LA VENTANA DE COLABORA MUJER RM / OPINIÓN

Tómate el tiempo que necesites

9/06/2021 - 

MURCIA. Sí, es verdad. Hace tiempo que no escribo. Y no es porque no tenga ganas ni crea que no estás, porque, aunque no te lo creas, siento tu energía conectando conmigo cuando pasas tu mirada por estas letras que salen de mis manos.

Necesitaba tomar un tiempo para mí, y lo estoy haciendo. Es como cuando Ross y Rachel se tomaron un descanso, solo que sin la chica de las fotocopias que lo complicaba todo. Esto es la vida real y yo no quiero personajes secundarios. Aquí no hay Paolos que vengan a revolucionar mi mundo y a los que al final me los cargue con un portazo.

"Todos necesitamos en algún momento tomarnos un descanso"

No quiero eso. Quiero nada. Quiero vacío. Un vacío fértil y abierto. Espacio en blanco relajado y tranquilo. Un lienzo de 2x2 sobre un caballete mirando un paisaje violeta. Una o varias puestas de sol. Un sábado de lluvia, un domingo frío. Un olor a tierra mojada y a yerba (como me sabe tu nombre). Un suspiro de alivio, una mirada dulce. Un recuerdo que reconforta como una manta frente al fuego.

Nada de lágrimas, ni conflictos, ni contradicciones. Sin choques. Sin más alcohol que una copa de vino en mi bañera rodeada de velas.

No hay nada de malo en tomarse un tiempo, amigos.

Hasta el mundo se está tomando su tiempo, se encontraba enfermo y necesitaba sanarse. Y para ello nos ha pedido espacio, que no le molestemos, nos lo ha pedido a todos, que le demos tiempo para descansar y curarse, además de recomponerse y replanificarse de manera que no vuelva a enfermar, al menos por lo mismo.

Todos necesitamos en algún momento (incluso una vez al día y todos los días) tomarnos un descanso. No me pienso sentir culpable por dejar de hacer constantemente cosas productivas para mi o para los demás, o dejar de compartir una historia de Instagram con lo guay que soy y lo bien que me lo paso en mi vida. Quiero disfrutar sin límites y todo lo que me apetezca de ese "dolce far niente" del que hablan en "Come, Reza, Ama", que por cierto me parece una excelente manera de vivir.

Tanto el mundo como nosotros necesitamos permitirnos de vez en cuando ese descanso consciente, ese barbecho (cosa que ahora ni se hace, y eso es muy significativo del tiempo en que vivimos) y volver a nosotros, recuperar plenamente el control de nuestras vidas y arrebatárselo a las emociones pasajeras y a las quejas cotidianas que no son más que excusas que nos ponemos para no mirar lo que nos pasa realmente y tomar decisiones.

No se trata de vaguear ni tirarse a ver la tele ni irse de fiesta y olvidarse (sólo por un momento) de tu vida real, para luego despertar y darte cuenta, por contraste, de que tus emociones reales son negativas la mayor parte del tiempo. Sino que se trata de aprovechar conscientemente este periodo en paz para dejar surgir los brotes verdes de una vida maravillosa de la que no tengas nunca ganas de huir.

Se trata de un proceso en algunos momentos doloroso, ya que nos obliga a mirarnos por dentro y analizar la clase de vida que llevamos y decidir cómo la queremos llevar, si ahora mismo no es tu vida ideal.

Debemos responsabilizarnos del cambio de hábitos, de pensamientos y acciones que hacen falta para que nuestra vida nos encante y sea mejor y mejor cada día, y no que esté deseando salir corriendo de ella cada vez que mis obligaciones autoimpuestas me lo permiten.

Si no escuchamos las señales que nos piden un "break", la mente a través de nuestro cuerpo nos enviará algún tipo de enfermedad o dolor físico que nos pondrá en confinamiento y nos obligará a parar, quieras tú o no.

Te invito desde estas líneas a que observes tu realidad cara a cara, sin máscaras ni maquillajes y le aguantes la mirada estoicamente hasta que sientas que la realidad te está observando a ti.

Como en un espejo. No le retires la mirada cuando empiece a doler, que dolerá. Reconócete con serenidad y háblale a esa realidad con la mirada. Deja que fluya hacia afuera todo lo que le quieras decir y vacía la taza de tu mente. Y no tengas miedo a que vaya a permanecer medio vacía durante un tiempo. No pasa nada, se está regenerando.

Tenemos la costumbre de no vaciar nuestros armarios, cabezas o incluso nuestros corazones, pero si no lo hacemos no dejaremos sitio a que se coloque nada nuevo. Las cosas buenas que queremos que entren en nuestra vida necesitan su espacio para entrar, como la nueva temporada primavera-verano, es como hacer un Vinted de nuestro interior cada vez que veamos que falta espacio.

De esta forma tomaremos la costumbre de ir renovándonos cada temporada, limpiar el fondo de armario y estar preparados de nuevo como la primera vez, reciclar nuestro pensamiento y nuestro corazón y resurgir de nuevo cuando sintamos que ya sea el momento de volver a ofrecer al mundo nuestra mejor versión actualizada.

No te arrepentirás.

Feliz camino ;)

Laura García Sánchez

Ingeniera en Telemática. Docente de Formación Profesional

Especialista en Comunicación y Marketing Digital

@LauraGarcia_I

 

next