aún no se ha cerrado el apoyo de los principales socios parlamentarios del Gobierno

Los Presupuestos Generales encaran el debate de enmiendas sin apoyos garantizados

PGE 2023
13/11/2022 - 

MADRID (EFE). El proyecto presupuestario de 2023 afronta esta semana el debate de enmiendas parciales en la Comisión de Presupuestos del Congreso todavía sin haber cerrado el apoyo de los principales socios parlamentarios del Gobierno, PNV, ERC y Bildu.

A partir de este martes y durante tres días, los diputados de la Comisión debatirán y votarán las miles de enmiendas que continúan vivas, es decir, aquellas de las 5.445 inicialmente presentadas que no han sido vetadas por el Gobierno ni inadmitidas por la propia Comisión ni incorporadas en la fase de ponencia.

Las enmiendas que no sean incorporadas en Comisión todavía tienen la opción de llegar vivas al Pleno que se celebrará entre el 21 y el 24 de noviembre, donde podrían ser incluidas en el texto que, si todo avanza como está previsto, aprobará el Congreso para su remisión al Senado.

La ponencia de la Comisión celebrada a puerta cerrada el pasado jueves ya incorporó las primeras modificaciones del proyecto del Gobierno, entre ellas 48 enmiendas del PNV, así como varias registradas de forma conjunta por PSOE y Unidas Podemos y por estas dos formaciones junto a Compromís y PRC.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Foto: EDUARDO PARRA/EP
A pesar de haber logrado incluir 48 enmiendas por un total de 70 millones -40 de ellos para el museo Guggenheim en Urdaibai-, el PNV todavía no da por cerrada la negociación, ya que espera lograr apoyo para aprobar nuevas enmiendas, como la que reclama la extensión a 2023 de la bonificación al transporte público no estatal.

También está pendiente de cerrar el acuerdo con dos de los principales socios parlamentarios del Gobierno, ERC y EH Bildu, después de que las cuatro enmiendas registradas de forma conjunta por estas dos formaciones con Unidas Podemos en materia de vivienda fueran vetadas o inadmitidas, por lo que no podrán debatirse.

Tampoco da por cerrada la negociación, a falta de "flecos", el PRC -que incluyó cuatro enmiendas con inversiones en Cantabria, principalmente ferroviarias-, ni Compromís -que incluyó cinco enmiendas con inversiones en el Cercanías de Valencia, la estación de Alicante o el Corredor Mediterráneo-.

Aunque el debate de enmiendas no se agota en Comisión, los apoyos también son importantes en esta fase, como se comprobó con los Presupuestos de 2022, cuando JxCAT logró incorporar un fondo covid de 9.362 millones gracias a los votos de PP, Vox, Cs, ERC y EH Bildu.

Como en años anteriores, el debate de las enmiendas llega precedido por cierto revuelo en torno a los vetos del Gobierno, que ha dejado fuera un millar de iniciativas por aumentar gastos o reducir ingresos sin la correspondiente contrapartida.

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

Frankenstein se queda pequeño

Los Presupuestos Generales del Estado son un arma política y Pedro Sánchez no solo lo sabe, sino que actúa en consecuencia. Es decir, se pacta con quien haga falta y se cede lo que sea necesario. Pasamos por el máximo gasto social, la supresión del delito de sedición, la salud bucodental catalana, las selecciones de pelota vasca y el surf en competiciones internacionales y la salida o traslado de los cuarteles de la Guardia Civil

next