Hoy es 20 de julio

UNA REGIÓN EN MARCHA / OPINIÓN

Por nuestra tierra y nuestra gente

13/05/2023 - 

MURCIA. Una vez más el campo español tiene que movilizarse para reivindicar el derecho a desarrollar su actividad. Bajo el lema Descubre y protege tu tierra, cientos de organizaciones agrarias van a reclamar mañana domingo en Madrid el apoyo de los ciudadanos para defender el ámbito rural. Los convocantes quieren llamar la atención sobre la precarias condiciones en las que viven y trabajan.

SOS Rural, que promueve estas movilizaciones, persigue la mejora de la calidad de vida en el campo y que los productores tengan un trato justo frente a las políticas públicas. Denuncian la presión que sufren los agricultores con objeto de sustituir tierras de cultivo por grandes parques fotovoltaicas y eólicos con un claro impacto ambiental en el paisaje y en el modo de vida natural de los ciudadanos.

"El mundo rural sigue siendo uno de los más olvidados de las políticas públicas"

El mundo rural sigue siendo uno de los más olvidados de las políticas públicas provocando la migración hacia las ciudades de buena parte de los más de 7,5 millones de personas que viven en las poblaciones rurales. La ausencia de servicios sanitarios de cercanía, falta de colegios, de establecimientos comerciales o la dificultad de acceso a las  nuevas comunicaciones de internet o 4G y la creciente hiperregulación impide la viabilidad de la vida en el campo.

Por si todo ello no fuera suficientemente lesivo, los acuerdos gubernamentales con terceros países competidores agrícolas, a los que se les exige pocos o nulos cumplimientos medioambientales y sanitarios, ejercen una competencia desleal y amenazan con reducir nuestro sector primario.

Quienes ahora se lamentan de los efectos de la sequía se empeñan en hacer la vida imposible a agricultores y ganaderos en nombre de la nueva ideología climática. Los crecientes obstáculos al uso de fertilizantes y plaguicidas, las campañas contra el consumo de carne o la demonización de la agricultura, como en el caso de la Ley de defensa del Mar Menor,  persiguen suprimir la "revolución verde" que ha permitido incrementar la productividad de los cultivos y la lucha contra la desertificación.

El actual declive de la agricultura, la pesca y la ganadería ya está afectando de forma directa a nuestros bolsillos. La menor oferta de productos frescos en el mercado y la necesidad de importarlos de otros países está provocando incremento de los precios, cierres de actividad,  pérdidas de puestos de trabajo y la consolidación de la España vaciada y olvidada.

El mundo rural emplea a más de dos millones y medio de personas y su actividad económica comprende el 85% del territorio español. Sin embargo, la no disponibilidad de agua, el incremento de los precios de la energía, la escasez de materias primas y las crecientes amenazas de nuevas regulaciones para entorpecer la agricultura y reducir su producción están generando una situación inasumible para el sector agropecuario.

El campo está harto, se ha cansado y se levanta con una sola voz reclamando el apoyo de la sociedad frente al abandono de las administraciones. La ruina del campo repercute en el deterioro del medioambiente, encarecimiento de precios de alimentos y la disminución de la seguridad alimentaria.

Por ello, quiere unirse en un fraternal abrazo con el mundo urbano para reivindicar que la pesca, la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la caza, la cetrería, la artesanía, el turismo o la hostelería deben ser consideradas prioritarias.

España puede llegar a la soberanía alimentaria con políticas que apoyen al mundo rural, que fomenten el equilibrio entre campo y ciudad y permita conciliar la vida familiar y laboral rural con buenos y eficientes servicios. No es cuestión de promesas sino de acciones. Por nuestra gente y nuestra tierra apoyemos al campo.

Miguel Ángel Cámara Botía


Noticias relacionadas

next