Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

natación

Otra vez como pez en el agua: Alberto Martínez ya entrena siete horas al día en el CAR de Sant Cugat

20/05/2020 - 

MURCIA. Como pez en el agua. Así se vuelve a sentir Alberto Martínez Murcia, nadador cartagenero que hoy por hoy es el único deportista de la Región que tiene plaza asegurada en los Juegos Olímpicos de Tokio y que desde esta semana por fin entrena en contacto con el líquido elemento en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès, en Barcelona.

De ocho de la mañana a doce del mediodía y de tres a siete o siete y media de la tarde. Un atracón después de dos meses prácticamente sin salir de casa por culpa del coronavirus.

Este joven de 21 años -cumplirá 22 el 27 de junio- y que fue séptimo en los 25 kilómetros en aguas abiertas y octavo en los 10 del último Mundial celebrado hace 10 meses en la ciudad surcoreana de Gwangju, necesitaba sentir de nuevo la sensación de exigirse al máximo y, aunque sabe que tiene que ir acumulando trabajo de forma progresiva, ya está en condiciones de ponerse a tono de cara a lo que le viene, que no es poco.

En 2021 tendrá los Juegos en la capital de Japón y su calendario tiene otras citas de máximo nivel en el horizonte: los Mundiales de Fukuoka, también en el país nipón, y los Europeos de Roma, en 2022; los Mundiales de Doha, en Catar, en 2023; y los Juegos de París y los Europeos de Kazán, en Rusia, en 2024; y los Mundiales que se desarrollarán igualmente en Kazán en 2025.

Son pruebas en las que aspira a estar Alberto Martínez, representante de la AD Áncora de Cartagena, y es consciente de que para ello precisa cuidar con mimo su preparación.

"Estoy más o menos siete horas entrenando en el CAR, al que voy desde el piso en el que estoy residiendo y estaba deseando que llegara este momento", ha indicado desde Barcelona ya aliviado tras no poder hacer lo que más le gusta y sabe.

"Estando en casa apenas podía entrenar una cuarta parte de lo establecido en la preparación y por supuesto sin meterme en el agua. La sensación es de cierta desmotivación porque no hago lo que debería y si esta situación se prolongase en el tiempo el objetivo de llegar bien a Tokio se derrumbaría", decía durante su confinamiento.

El primer día que se permitió hacer deporte al aire libre estuvo corriendo durante una hora, pero el 'planning' de Alberto ya se parece bastante más a lo propio de un deportista de élite que opta a seguir estando entre los mejores del mundo en la natación de aguas abiertas y a dar un paso más en busca de un podio olímpico, mundial y europeo.

Noticias relacionadas

next