denuncian el impacto ambiental que provocará en la zona

Los vecinos de Las 600, Barrio Peral y Lapuerta se levantan contra el traslado del campamento festero a Mandarache

13/05/2021 - 

CARTAGENA. Los vecinos de los barrios Virgen de la Caridad (Las 600), Barrio Peral y José María Lapuerta se han levantado contra la posibilidad de que el campamento de Carthagineses y Romanos, una vez desubicado de la Rambla, acabe finalmente en los terrenos junto al Centro Comercial Mandarache.

Las asociaciones de vecinos han manifestado su "indignación" por no haber recibido consulta alguna de parte del ayuntamiento "para una decisión de esta envergadura que embarga e impacta en la calidad de vida de nuestros barrios". Los habitantes de estas zonas se oponen "frontalmente" a su traslado, entendiendo que los mismos perjuicios que provoca en el lugar donde ahora está ubicada los va a provocar en el lugar a donde se quiera trasladar, sea Mandarache u otro lugar.

El proyecto de recinto ferial que se está proponiendo, no sólo estaría abierto durante Carthagineses y Romanos, sino todo el año, "también el lugar de conciertos y demás espectáculos de ocio duro con el consecuente impacto ambiental para los vecinos de estas zonas".

Sin embargo, dicen los vecinos "parece, que los espectáculos premium de dichas fiestas que se celebran en la zona señorial de Cartagena, no se realizarán en el 'extraordinario recinto ferial insonorizado' que promete el Ayuntamiento".

Dicen los vecinos que les sorprende que a lo largo de un año y medio, esta operación "se haya llevado con tanto sigilo sin la participación de los que se van a ver afectados de forma directa. esos que pagan impuestos para que haya fiestas como estas y pagan los sueldos de los políticos municipales, entre otras cosas".

Recuerdan que el único suelo municipal disponible en la zona de Mandarache o cc.1 era el destinado al Coso Multiusos y a la Ciudad de la Justicia, y "resulta sorprendente" que no haya servido para esto último (como estaba previsto desde 2011).

"Es impresentable", denuncian, "pretender que asuman lo menos bonito de la cita con la historia del Mediterráneo, sin tan siquiera una consulta o una explicación razonada, sobre todo, cuando nuestros barrios ya tienen suficiente degradación de servicios públicos esenciales y es difícil ver a la Policía Local de común para que se cumplan normas y ordenanzas, cuando tenemos una larga historia de desatención ante contaminación acústica y, sobre todo, cuando se trata de imponer".

Acaban indicando los vecinos que "como quiera que ningún vecino de nuestros barrios es de segunda clase (...) tienen la misma categoría que los futuros pobladores del Plan Rambla o de los actuales de Pozo Estrecho, no esperamos ser mirados con la misma sensibilidad que le dedican desde instancias municipales" Por ello, "utilizaremos cualquier recurso a nuestro alcance para que no se lleve a término este cambio de emplazamiento".

Noticias relacionadas

next