Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

hasta 33 denuncias en el segundo día de apertura

Los bares de Cartagena se juegan su credibilidad 

14/05/2020 - 

CARTAGENA. Enorme fue el revuelo que originaron las imágenes de bares atestados de gente en Cartagena y que provocó la reacción inmediata de ciudadanos y políticos denunciando el incumplimiento de las medidas de distanciamiento tanto de los profesionales como de los clientes. La mala imagen corrió como la pólvora y desde dentro del sector se ha dado un tirón de orejas a los establecimientos, para evitar que esto vuelva a suceder, advirtiéndoles que esto puede ser el fin de muchos.

Si bien la campaña de Hostecar ha estado orientada a informar a sus asociados de cómo hay que actuar ante esta nueva situación en la Fase 1, la realidad es que la masiva afluencia en algunos establecimientos originó el caos y algunos empresarios no supieron cómo afrontar dichas medidas. 

"Ayer -el lunes para el lector- el sector pudo reanudar la actividad en la vía pública después de más de 50 días de inactividad empresarial, situación que afrontamos con garantías a través de la formación y el asesoramiento impartido por Hostecar a los empresarios en cuanto a la distribución de mesas y la prestación de servicio a nuestros clientes. Es mucho el esfuerzo económico y personal que estamos realizando todos los sectores para superar esta horrible crisis sanitaria, motivo por el cual no debemos de bajar la guardia y redoblar nuestros esfuerzos aplicando todas y cada una de las medidas sanitarias y de distanciamiento social de obligado cumplimiento, ahora más que nunca debemos ser conscientes de lo mucho que nos jugamos y lo rápido que se pierde, por eso debemos de ser todos responsables como hemos sido hasta ahora, respetando al resto de la ciudadanía que cumple con las medidas impuestas, así y solo así, pronto podremos volver a una relativa normalidad disfrutando como solíamos hacer antes", explicaban desde Hostecar en un comunicado de prensa en el que se intenta reconducir la situación y hacer un llamamiento, no solo a sus asociados, sino también a los clientes de sus negocios.

Por tal motivo, la Policía Local de la ciudad portuaria puso más celo en la jornada de este pasado martes para que se respetaran aforos, distancias de seguridad, transitar fuera del horario permitido, etc...

De esta manera, la policía interpuso un total de 33 denuncias entre comercios y bares y restaurantes por estos motivos. El principal, con un total de 16 multas fueron motivadas por reunirse más personas de las permitidas. 

El resto de las denuncias fueron las siguientes: 1 por transitar fuera del horario permitido, ocho por no respetar la distancia de seguridad de dos metros, cuatro por no respetar la distancia de seguridad y transitar fuera del horario, dos por desobediencia a la autoridad, una por una reunió de más personas de las permitidas y sin respetar la distancia mínima de seguridad y una por un local con exceso de veladores. 

Algunas asociaciones han salido también al paso y han denunciado la situación que se presenció estos dos días en la ciudad. Así, la plataforma Sin Ruido Cartagena, dice que viven con preocupación "por las noticias dadas en la prensa como aplica el Ayuntamiento de Cartagena las fases de desescalada y la aplicación de las normas sanitarias dadas por el Gobierno en la ciudad de Cartagena". 

Añaden que en especial "nuestra preocupación es el Casco Histórico, la repercusión del ruido en nuestras viviendas por la ampliación de horarios y espacios que se les da a la hostelería, cuando todos los sectores de la sociedad estamos afectados, física, psíquica y económicamente y necesitamos ayuda".

Recuerdan que según el artículo 6, en los apartados a, b, c y d, de la Ley 33/2003, de  3 de noviembre, de Patrimonio de las Administraciones Públicas, principios relativos a los  bienes y derechos de dominio público. "La calle es un bien común". Predomina el uso común sobre el privativo. Y el espacio peatonal y la distancia interpersonal sanitaria "deben de predominar sobre el espacio ocupado por las terrazas. Y cuando ustedes emiten órdenes o circulares en el BORM para la  ampliación temporal de horarios de cierre, en sus últimos párrafos ponen que: esta ampliación nos les exime de cumplir los límites de inmisión y emisión sonora, ni de las  demás normas establecidas, en cuanto a actividades molestas. Esto tiene especial incidencia sobre la salud de los vecinos que lo soportamos".

Noticias relacionadas

next