Tres positivos aislados en un hotel de Cartagena tras ser detectados en el viking venus

La variante ómicron provoca la vuelta a los grupos burbuja en el turismo de cruceros de Cartagena

8/01/2022 - 

CARTAGENA. La variate ómicron, la más infecciosa de todas las de la covid-19, ha devuelto a los grupos burbuja de cruceristas que llegan al puerto de Cartagena, una circunstancia que había desaparecido a mediados del pasado mes de octubre, cuando la quinta ola apenas daba sus últimos coletazos. 

El coronavirus vuelve ahora a campar a sus anchas en el último mes y las navieras han vuelto a limitar los contactos de sus turistas para evitar meter el virus abordo. No obstante, en esta ocasión, y durante la visita del Viking Venus a la ciudad portuaria, se detectaron tres positivos entre los 335 pasajeros que viajaban en el barco, por lo que se activaron los protocolos y los tres pacientes han sido aislados en un hotel de la ciudad portuaria. A su vez, los tres contactos estrechos deberán permanecer en cuarentena en el barco durante los próximos siete días de navegación.

Es la segunda vez en menos de un mes que un grupo de pasajeros con covid-19 han tenido que ser puestos en cuarentena. La anterior fue en el puente de diciembre pasado, cuando unos turistas, que llegaron sin poder desembarcar en Portugal, fueron alojados en un hotel cartagenero para pasar la enfermedad aislados.

Las normas varían según cada línea de cruceros, pero el protocolo en común es el requisito de vacunación. La mayoría de los barcos operan con un mínimo del 95% de vacunados a bordo. Se hacen excepciones para un grupo pequeño de niños menores de 12 años y un número aún menor de adultos no vacunados que han tenido la covid-19 o que tienen enfermedades subyacentes. Muchas líneas de cruceros exigen el uso de mascarilla en las áreas interiores de los barcos que están muy concurridas. Con la propagación de la variante ómicron, la mayoría de las líneas también agregaron el requisito de la prueba de detección de la covid-19 antes del viaje (PCR o prueba de antígeno realizada bajo supervisión de un profesional médico) la cual es obligatoria para todos los pasajeros, ya sea vacunados o no.

Algunas líneas de cruceros incluso han ido más allá: los cruceros de mar y fluviales de Viking solo admiten pasajeros completamente vacunados, quienes también deben someterse a una prueba de hisopado nasal de detección de covid-19 antes de embarcar, así como a pruebas diarias a bordo.

Insisten desde la Autoridad Portuaria de Cartagena que los protocolos de las navieras son muy estrictos. A pesar de todo, esta variante tan contagiosa es capaz a veces de saltar los controles, como ha sucedido en esta última oportunidad.

Un gran contratiempo para el pequeño comercio de la ciudad

Así pues, los barcos que tienen prevista su llegada durante este mes de enero a la ciudad, ocho embarcaciones y cerca de 16.000 turistas, tendrán que permanecer en grupos aislados del resto de la población, no podrán entrar -tal y como había sucedido durante los meses de junio a octubre pasado- a los comercios si antes no ha sido concertada visita, al igual que en los establecimientos hosteleros, museos o yacimientos.

Noticias relacionadas

next