Hoy es 14 de julio

CRÓNICA política

La partida del 10-N: Ciudadanos se juega la estabilidad de la coalición del Gobierno regional

4/11/2019 - 

MURCIA. La repetición electoral puede salir muy cara a Ciudadanos en la Región de Murcia. Tanto es así que un descalabro en las urnas podría acabar con una “crisis” en la coalición del Gobierno regional, que se vería seriamente amenazada. Así lo considera el sociólogo y profesor de Política de la Universidad de Murcia, Juan José García Escribano. Si Ciudadanos se deja muchos votos el 10-N, tal y como recogen las encuestas, la estrategia de gobernar con el PP “puede traer consecuencias” en los pactos, advierte el politólogo. El partido naranja, no obstante, no se plantea este escenario y defiende que el Ejecutivo murciano formado con el PP de Fernando López Miras "es estable", como así apuntan fuentes de la formación a Murcia Plaza.

Ciudadanos se enfrenta al problema de la falta de tiempo para “rentabilizar su estancia en el poder”, analiza el profesor de la UMU, que también codirige el Centro de Estudios Murcianos de Opinión Pública (CEMOP). “No puede distinguirse de los populares y eso puede provocar que el votante acabe optando por votar al PP”, expone Escribano, quien añade: “Ahora intenta diferenciarse con el Mar Menor y desmarcase del PP, pero lo tiene muy difícil”. 

El partido naranja, con Isabel Franco a la cabeza, ha centrado todos sus esfuerzos en marcar territorio con el PP en el asunto del Mar Menor. Remarcan que ellos no son los culpables, sino "la solución" para arreglar el desastre. La vicepresidenta ya dio un primer paso para recalcar esta postura haciendo pública una carta dirigida al presidente López Miras cuando aparecieron miles de peces muertos y, sin ir más lejos, participó en la manifestación en Cartagena en defensa de la laguna. 

El Mar Menor es un asunto clave para las elecciones, pero otro elemento importante es que los murcianos suelen votar en clave nacional en las elecciones generales. Y el partido de Albert Rivera no pasa por su mejor momento a tenor de las encuestas. El CIS, sin ir más lejos, pronostica que perderían un diputado en la Región. En todo el territorio nacional, la media de los sondeos coloca a la formación naranja en 17 escaños, muy lejos de los 57 que consiguió en abril. Si la tendencia demoscópica se confirma el 10 de noviembre, se produciría un vuelco insólito: Ciudadanos pasaría de obtener el mejor resultado de su historia a cosechar uno de sus peores registros.

Un hundimiento de Cs “obligaría” al partido a replantearse sus pactos con los populares

En Centrofama (sede de Ciudadanos en Murcia), sin embargo, no se creen las encuestas. Subrayan que los sondeos siempre les han colocado por debajo de los resultados definitivos. Y señalan que su electorado se mueve en los últimos días de la campaña. "Tenemos que movilizar a nuestros votantes, que son los que deciden su voto poco antes de la jornada electoral, y vamos a trabajar para lograrlo", asegura Isabel Franco a Murcia Plaza. La vicepresidenta señala además que el responsable del desánimo del electorado es Pedro Sánchez "y su incapacidad para alcanzar acuerdos". 

Mucho ha cambiado en Ciudadanos, una formación que saboreó la gloria en el mes de abril. Ciudadanos consiguió casi 150.000 votos en la Región, su tope electoral en tierras murcianas. Por entonces, el partido había manifestado que no pactaría con Pedro Sánchez; sin embargo, dejaba abierta la puerta para llegar a acuerdos con el PSOE en las comunidades autónomas.

Un mes después de las generales, Cs redujo considerablemente su cosecha en la Región: pasó de los 149.946 votos del 28-A a los 78.139 del 26-M; lo que supuso una pérdida de 71.807 sufragios en apenas treinta días. Prácticamente la mitad del electorado se evaporó. El partido, no obstante, creció en representación parlamentaria en la Asamblea Regional, gracias a la eliminación de las cinco circunscripciones. Ciudadanos se convirtió en la llave del Gobierno regional.

En Centrofama, sin embargo, no se creen las encuestas Y RECALCAN QUE SU ELECTORADO SIEMPRE DECIDE SU VOTO EN EL ÚLTIMO INSTANTE

Las cartas se pusieron encima de la mesa tras los comicios autonómicos del 26-M. La dirección nacional fijó al PP como su socio prioritario para formar Gobierno y al PSOE como “excepción”. Las negociaciones se pusieron en marcha y Ciudadanos acabó alcanzando un acuerdo con el partido que ha gobernado la Región desde 1995. Los pactos también se dieron en la Comunidad de Madrid y Castilla León. El viraje hacia el centro-derecha se consolidaba.

La línea demoscópica continuó en caída y la repetición electoral activó las alarmas. El 28-A fue un éxito y, siete meses después, el 10-N se presenta como una amenaza. “Hay riesgo de ser una fuerza residual”, considera Escribano. Un hundimiento de Cs “obligaría” al partido a replantearse sus pactos con los populares, con los que gobierna la Región de Murcia y municipios como Murcia. Si ocurriera, se abriera un nuevo escenario. La estrategia “quedaría desautorizada”, habría que replantearse los pactos y podría incluso acabar cuestionando el liderazgo de los líderes, concluye el sociólogo. Esta situación no se contempla en Ciudadanos. Isabel Franco defiende que la Región "cuenta con un gobierno estable donde ya se está notando la presencia de Ciudadanos".




Noticias relacionadas

next