X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA PRESIDENTE DE FREMM, ALFONSO HERNÁNDEZ

"Hay una mayor concienciación por el bienestar de los trabajadores en la empresa"

18/11/2019 - 

MURCIA. Una diría que al empresario Alfonso Hernández Zapata le ha sonreído la vida. Al menos eso trasmite la actitud positiva que despliega constantemente. Lleva algo más de dos años como presidente de la Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm), que agrupa a 2.500 empresas que dan trabajo a más de 70.000 trabajadores. Llegó al mando del sector con un proyecto ambicioso que persigue situar a las empresas del metal a la vanguardia de la economía. Para ello,  propuso un Plan Estratégico 2017-2020 con líneas de digitalización empresarial e industria 4.0, formación e innovación, lucha contra la economía sumergida y fomento de la actividad del Centro de Negocios.

Hernández es CEO de la empresa Maquinasa, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Murcia, tiene un curso de ‘Business Seminar’ en la Universidad de Yale (Connecticut) y dos máster, uno de Dirección de concesionarios por General Motors, y otro de Auditoría de Cuentas por la Universidad de Murcia. Además, tiene un Grado de Filosofía por la UNED que le ha dotado de una particular habilidad para debatir sobre cualquier tema.

Esta semana ha presentado el primer decálogo que una asociación prevencionista, Apremetal, para reducir el riesgo de estrés, ansiedad y depresión en el entorno laboral. “El decálogo se ha hecho para ayudar a las empresas y a sus equipos humanos para que puedan conseguir sus objetivos con plena satisfacción", señala.

-Los riesgos psicosociales son los grande olvidadas dentro de la prevención.

-Fremm es un referente a nivel nacional y siempre queremos estar a la vanguardia. Y no se puede estar en la vanguardia sin tener en cuenta la prevención de los riesgos laborales. Nuestro objetivo es accidentes laborales cero. Es un objetivo ambicioso pero hay empresas que lo consiguen. Es un drama familiar, personal y laboral y luchamos para que esa concienciación prenda en las empresas. Y este decálogo queremos que sea fácil implantarlo.

-¿Cree que las empresas tienen la suficiente concienciación de los riesgos psicosociales?

-Las empresas sí se están concienciando. Hace falta trabajo, por eso hacemos el decálogo y tenemos nuestra asociación prevencionista, Apremetal. Y casi todas las empresas han pasado por alguno de los foros que organizan. Existe esa concienciación de querer mejorar y lograr el bienestar que repercute también en la productividad y la competitividad.

-¿Teme que pueda quedar en papel mojado?

-Ya se han conseguido muchos objetivos intermedios que teníamos a través de Apremetal. No se puede conseguir el 10 el primer día. Es una labor de concienciación. De hecho, sabemos que hay muchos trabajadores que cada vez se sienten mejor dentro de su empresa. Es una cultura que confío plenamente que en un futuro cercano estará normalizada.

-¿En qué periodo calcula?

-Hay países en Europa en los que ya está. Es probable que en un periodo corto, de 10 a 15 años, esté completamente normalizado. En la cuarta revolución industrial es fundamental la implementación de nuevos sistemas de gestión y nuevas culturas de empresa. Cuando las personas estamos a gusto en nuestro puesto de trabajo, no cabe la menor duda de que producimos más.

-¿Cree que los empresarios, en general, lo ven así?

-Siempre hay excepciones en todos los gremios. Pero lo importante es que la tendencia es esa, una mayor concienciación por mejorar el bienestar de los trabajadores en la empresa.

-Respecto al decálogo, ¿con que grado de implantación se sentiría satisfecho dentro de un año?

-Yo me sentiría a gusto si el 100% de las empresas lo hubieran aceptado y adaptado.

-Sería un exitazo.

-Pero es nuestro objetivo.

-¿Realista?

-Realista es… (risas). Pero igual es ambicioso de más. Queremos facilitar esa implantación. Cualquier empresa, por muy pequeña que sea, lo puede trabajar dentro de su negocio. Espero que el 100% de las empresas lo hagan. Lo que queremos es que se utilice.

-Usted lleva dos años al frente de Fremm. ¿Qué valoración hace?

-Estamos muy contentos del cumplimiento de nuestro Plan Estratégico 2017-2020, que supera el 35%. Queremos hacer todo lo necesario para que las empresas sean punteras y estén a la vanguardia.

-Uno de sus objetivos era la lucha contra la economía sumergida. ¿Es complicado?

-Las empresas lo que queremos es que la economía sea toda legal, que no exista esa economía sumergida que es un factor de falta de competencia. Y, a parte, queremos aportar a la sociedad. Hay que huir de la visión empresarial de siglo XIX, que no es lo que prolifera aquí. Las empresas de vanguardia buscan otras cosas.

-¿Alguna cifra de reducción?

-En talleres, el año pasado la administración habló de una reducción del 90% de economía sumergida. Nosotros somos muy activos y estamos actuando. Se tiene un control exhaustivo de las empresas que no están en la economía legal. Nuestro objetivo primero es hablar con las empresas y asesorarlas para que entren en esa economía legal, y si alguien no lo cumple lo ponemos en conocimiento de la administración.

-Hace un mes ofrecieron 124 puestos de trabajo en empresas del metal. ¿Hay mucha demanda?

-Es sorprendente que las empresas están constantemente demandando trabajadores. A veces se escapa de nuestro análisis. Fremm es una de las grandes empleadoras de esta Región, con más de 800 trabajadores todos los años. Mucha gente viene a hacer alguno de nuestros cursos y tenemos una tasa de inserción laboral del 80%. Todos empleos cualificados. Hay cursos que los alumnos no pueden acabar de la demanda que hay. Cualquier persona que esté en paro puede venir para ver los cursos que ofertamos. Es la federación que más certificados de profesionalidad tiene de toda España. Más de 250 cursos de todas las tipologías del sector metal.

-¿Cuáles son los más demandados?

-Soldadura, con un 105% de inserción laboral, como me gusta decir. Hidráulica, robótica, energías renovables, domótica, chapa y pintura. Tenemos de las más tradicionales a las últimas tecnologías. Tenemos uno de los centros más sofisticados y mejor dotados de toda España. Todos los ciudadanos que quieran y les guste tienen aquí una herramienta para encontrar trabajo.

-Este es un sector fuertemente masculinizado. ¿Tienen algún plan para fomentar la incorporación de mujeres tanto a la formación como en el ámbito laboral?

-Es una realidad pero se está revirtiendo. Lógicamente incentivamos y tenemos acciones para su incorporación. Esto no es solo cosa de chicos. En la cuarta revolución industrial esas fronteras que pudiera haber antes se disipan. Aún el porcentaje es pequeño pero va creciendo poco a poco. Dentro de nuestra ejecutiva ha habido una incorporación de mujeres importantes, por encima del porcentaje que hay en el sector, y lo hemos hecho para que sean referentes y que puedan aportar acciones en esa dirección.

-¿Como ve el mundo empresarial en este sentido, que haya poco porcentaje de mujeres al frente de las empresas?

-Nuestra preocupación es el bienestar general. Y para ello la incorporación de las mujeres es esencial. A mí me gusta hablar de igualdad en las oportunidades, no en el resultado. Y creo que vamos en esa dirección. Cada vez hay más empresarias en todos los sectores, en el metal también. Nosotros tenemos en la ejecutiva un 35% de mujeres mientras que en empresas es un 10%. Pero si nos comparamos con hace 30 o 40 años, el numero era nulo. Hacen falta políticas de incentivos para que cambien esos datos, pero igual no llegamos a tener un 50% de mujeres empresarias. O quien sabe, a lo mejor llegamos a un 70%. Yo me alegraré. Lo importante es que se cree empleo y riqueza para la Región.


next