Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

TIEMPOS PARA LA REFLEXIÓN / OPINIÓN

¿Hacia dónde caminamos?

24/05/2020 - 

MURCIA. Cuando pase esta dramática crisis sanitaria que no tiene precedentes y que está costando vidas humanas, puede también llevarse por delante la economía y el sustento de muchas familias con el cierre de pequeñas empresas, el abandono de aquellos autónomos que no puedan hacer frente a los pagos a proveedores o a las propias administraciones públicas.  Estamos en Estado de alarma, encerrados ya dos meses y medio, y vuelve a prorrogarse esta situación, mientras la economía se hunde arrastrando con ella esperanzas y oportunidades.

La crisis social y económica que se está pergeñando es de tal profundidad que cualquier pronóstico es hoy una manera de trasladar confianza, aunque se aventuren graves consecuencias, pero cada vez que dan una nueva previsión es peor que la anterior. Esta crisis es mundial y esta poniendo a todos a prueba,  singularmente a la Unión Europea que se aleja mucho de lo que asumíamos, como proyecto en común, aquellos que nos consideramos europeos, porque ha emergido con fuerza la realidad de cada Estado, y olvidado, o eso parece, por la falta de acción, el compromiso de apoyo mutuo que se encontraban en la idea de la Unión europea, la falta de solidaridad entre los países que la integran es una realidad, triste pero esta ahí.

Aunque aparecen algunos atisbos de apoyo como la propuesta francesa y alemana de un fondo de 500.000 millones de euros, pero se sigue sin acuerdos reales que contribuyan a potenciar el compromiso de una unión europea real, para hacer más Europa. Jacques Attali decía Europa (s) "Europa si bien se mira, no existe…Existen, en cambio, Europas". Espero que los hechos demuestren que estaba equivocado y que realmente Europa no solo es la suma de sus estados, sino un compromiso en común de apoyo y solidaridad.

Esta crisis y la que viene necesita respuestas urgentes y soluciones comprometidas, ya que la deuda pública que se esta conformando en las administraciones públicas puede llevar al país a una situación critica, se necesitan adoptar medidas de apoyo a las familias y garantizar su seguridad, de apoyo a los autónomos y a las pequeñas y medianas empresas, y para ello se requiere un Gobierno de España con un amplio respaldo en el Parlamento y en la sociedad, para hacer frente con el mayor respaldo posible a una situación critica como en la que estamos inmersos y mas aún a sus consecuencias, y asumir los costes de popularidad que ello conllevará porque muchas de las medidas serán complicadas en todos los sentidos.

Se requiere, además, un Gobierno que alcance acuerdos con sindicatos y empresarios; un Gobierno que alcance acuerdos con las comunidades autónomas, dando respuestas que respondan a las necesidades reales, y sean la base del futuro, que es necesario comenzar a construir ahora; un Gobierno que ponga en marcha con toda urgencia un plan nacional de realización de obras públicas, consiguiendo de Europa el respaldo financiero para hacerlo realidad, un plan de infraestructuras ferroviarias que anticipe la conclusión del corredor ferroviario del mediterráneo para pasajeros y para mercancías y poder  aprovechar todas las potencialidades portuarias del Mediterráneo español acercando nuestros puertos, empresas y territorios al centro europeo. Se demanda también un plan para acelerar las autovías pendientes y un plan para la construcción de viviendas sociales para alquilar o vender, a precios que los jóvenes puedan asumir y poder poner en marcha su proyecto familiar.

Se necesita un Gobierno que asuma los retos que este país necesita; y estos retos deben perdurar, como un Plan Hidrológico Nacional para todos, evitando que el agua se tire al mar en una zona y a unos kilómetros se consuma energía que no tenemos para desalar el agua del mar. También un plan de educación, de universidades, de sanidad, un plan judicial. A la vez debe resolverse el grave problema de financiación existente entre unas y otras comunidades autónomas.

Hay que construir ahora el futuro y para ello hacen falta sacrificios y renuncias, hacen falta consenso y compromiso mutuo, hace falta sumar y no restar, porque las consecuencias de esta crisis y la que viene serán distintas en función de las actuaciones de hoy, porque de esta situación solo se puede salir con el compromiso de todos, con trabajo y producción, con actividad económica. Para que ello sea posible se necesita un Gobierno con un gran respaldo y un compromiso cierto de afrontar y resolver esta crisis, y para evitar la desaparición de autónomos y pequeñas empresas hay que aplaza los pagos a las administraciones públicas hasta que esta situación pase, y la actividad económica se recupere. Es necesario concretar las medidas y alcanzar los acuerdos precisos para hacerlo realidad. Para ello es imprescindible saber hacia dónde caminamos y recuperar la confianza en el futuro de España.

www.angelmartinez.es

Ángel Martínez, empresario, fue presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la Región de Murcia

next