BUENAS EXPECTATIVAS PARA la desestacionalización del sector

El verano atraerá a Cartagena a una treintena de cruceros con más de 30.000 pasajeros

10/06/2022 - 

CARTAGENA. El verano ya no es excluyente en las rutas turísticas de los cruceros que atracan en Cartagena. La tan anunciada desestacionalización que las administraciones tratan de impulsar ha empezado a modificar la tendencia de las navieras y, por supuesto, de los turistas que suelen tener como preferencia para este tipo de viajes la primavera o el otoño.

Cartagena ha conseguido que el verano no se convierta en un ‘pit stop’ para este tipo de negocio que una vez superada la pandemia ha conseguido resurgir gracias a la enorme demanda que se ha producido en el sector una vez que las restricciones, tanto en movilidad como en protocolos, se fueron relajando a lo largo de este año.

El verano que está a punto de comenzar -quien diría que no lo estamos ya- atraerá a la dársena Juan Sebastián de Elcano de Cartagena a cerca de una treintena de naves de este tipo, desde los 118 pasajeros que es capaz de acoger el Serenissima, del Noble Caledonia, hasta los 3.647 del Britannia, que en este periodo estival parará en la costa cartagenera hasta en tres ocasiones. Aunque a día de hoy la mayoría de las navieras han abierto la posibilidad de ocupar todas sus habitaciones, la gran parte de las reservas dispuestas para este verano se hicieron antes de que esto sucediera, por lo que los cruceros no llegan nunca al 100% de su capacidad. Esto hará que de los 50.000 pasajeros que podrían arribar, se quede en un 60% aproximadamente, lo que representa una nada desdeñable cantidad de 30.000 turistas desde el 22 de junio hasta el 21 de septiembre, algo insólito en la ciudad en otros años prepandémicos. Los turistas americanos, ingleses y alemanes se convierten en el principal cliente que demanda este tipo de servicios, pero también otros como los japoneses e italianos han ido escalando en la demanda de viajes con parada en la ciudad.

La actividad turística en este sector ha ido incrementándose de forma exponencial desde enero y si esperanzadores son los números de este verano (4 escalas dobles y 1 triple), no lo son menos los que aguardan para otoño, ya que en la programación prevista por la Autoridad Portuaria de Cartagena hay programados la friolera de 35 llegadas en octubre (10 escalas dobles y una triple), 27 en noviembre (3 dobles, 2 triples y una quíntuple) y 8 en diciembre (1 doble).

Recordemos, por otro lado, que en los cuatro primeros meses del año, el Puerto de Cartagena ha recibido un total de 52 barcos y más de 41.000 pasajeros a bordo, con seis primeras escalas, cuatro dobles y una triple. La llegada de cruceristas durante los meses de invierno ha sido importante, dando lugar a que Cartagena se posicione como puerto 'winterless', lo que supone romper la estacionalidad turística.  

2022 será de récord, porque hay más de 220 escalas previstas y los números han ido mejorando conforme han ido pasando los meses. Así, si la previsión a finales del 2021 era de 150.000 pasajeros, a día de hoy esos números se han superado hasta alcanzar la cifra previsible de 250.000 en estos doce meses.  

Puerto de Culturas, el gran reclamo

La cercanía del Puerto al centro de la ciudad se ha convertido en uno de los grandes atractivos para este tipo de turista que si bien tan solo permanece en Cartagena unas horas, tiene tiempo más que suficiente para contemplar escenarios como el Teatro Romano y su museo, el museo del Foro, el Parque Torres, Molinete, etc…, todos a un paso del lugar de atraque del crucero.

Tal y como señalan Francisco José Morales y Eva María Martín en su estudio ‘Paisaje cultural y turismo de Cruceros en Cartagena’, los cruceros se han convertido a lo largo de este siglo actual en uno de los grandes “abastecedores de visitantes” y este tipo de turista de una sola jornada “busca contemplar los vestigios de la ciudad rescatada del pasado, disfrutar de un ambiente plenamente mediterráneo y saborear la gastronomía local”, lo que ha facilitado el incremento de servicios referidos a la demanda de los mismos: bares, restaurantes y tiendas de recuerdos, además de una gran afluencia a los museos y yacimientos de Puerto de Culturas.

Noticias relacionadas

next