Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

medio ambiente

El Mar Menor, al borde de un nuevo episodio de anoxia por las altas temperaturas

31/07/2020 - 

MURCIA. El Mar Menor vuelve a encontrarse de nuevo con el peligro de un episodio de anoxia como el que sufrió hace casi un año y que provocó que miles de peces muertos perecieran en sus playas. Así lo asegura Ángel Pérez Ruzafa, catedrático de Biología y portavoz del Comité Científico del Mar Menor, que señala que las altas temperaturas aumentan el riesgo de que se pueda producir una vez más una crisis de falta de oxígeno en sus aguas que podría tener dramáticas consecuencias.

"El Mar Menor se encuentra muy agredido por las cantidades de agua dulce que están entrando. Por ahora se defiende y mantiene los nutrientes y clorofila bajas, pero debido a la subida de las temperaturas, existe mucho riesgo de que se produzca una crisis eutrófica y una estratificación del agua, que pueda llevar a la falta del oxígeno", afirma Pérez Ruzafa, quien vuelve a avisar de la necesidad de frenar los aportes de agua dulce.

El catedrático explica que la subida de las temperaturas dificulta la disolución del oxígeno en el agua, mientras que a los organismos se les acelera su metabolismo, no pudiendo así consumir la cantidad de oxígeno necesaria, debido a la falta de él. Además, el calentamiento del agua de la superficie, debido a la baja salinidad de la laguna, provoca la estratificación o división en diferentes capas, dejando la profundidad más fría y salada y creando diferentes densidades, impidiendo la mezcla de estas así como la llegada de oxígeno al fondo.

Por otro lado, existen zonas en el Mar Menor que está mejor que otras, tal como apunta. Aquellas donde se encuentran las entradas de agua dulce son más vulnerables por la eutrofización, es decir, el crecimiento abundante de plantas y organismos debido al exceso de nutrientes. También las zonas donde se ha sacado fango, algo "contraproducente porque provoca más fango", comenta Ruzafa. Todo depende de las actuaciones que se producen en cada sitio y de la geología de la costa.

Aun así, no considera que haya ningún problema de salud con respecto al baño. "Hay gente que le gusta el Mar Menor. Su situación afecta a la salud", comenta Ruzafa, pero sí que puede haber factores externos como que "se desborde un alcantarillado por lluvias torrenciales", aunque serían aspectos muy puntuales ya que "pueden pasar en cualquier playa".

Sin embargo, el catedrático destaca la gran capacidad de recuperación de la laguna que se ha podido comprobar a través de los episodios extremos que ha vivido en los últimos años. De hecho, insiste en que el mayor problema es la "incapacidad" de las personas para ponerse de acuerdo sobre las actuaciones que hay que llevar a cabo para mejorar la situación del Mar Menor. "Sin infraestructuras para regular las entradas de agua, el Mar Menor seguirá teniendo dificultades para respirar", aclara.

Noticias relacionadas

next