Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

nuevas restricciones para frenar la tercera ola

El 90% de los murcianos, sin bares y confinados: la Región, "casi" en estado de emergencia

12/01/2021 - 

MURCIA. Casi a la misma velocidad que se transmite el virus se suceden las restricciones en la Región de Murcia. No han pasado ni tres días desde la última publicación en el BORM y la Comunidad se ve abocada a imponer más prohibiciones para frenar la pandemia, desbocada en una espiral de récords de contagios. Desde este martes, el 90% de los murcianos (más de 1.300.000 personas) no podrán salir de sus municipios de residencia salvo por causas estrictamente justificadas. El cierre perimetral, que pesaba sobre 22 localidades, se amplía hasta 36 poblaciones y únicamente nueve municipios tendrán libertad para desplazarse, aunque en la práctica apenas dispondrán de margen de maniobra pues sus vecinos tendrán las 'fronteras' cerradas.

Riesgo extremo: sin hostelería y accesos cerrados

Estos son los 36 municipios en riesgo extremo:

Moratalla, Fortuna, Abanilla, Jumilla, Mula, Caravaca de la Cruz, La Unión, Ricote, Yecla, Albudeite, Santomera, Lorquí, Villanueva del Río Segura, Murcia, Las Torres de Cotillas, Cartagena, Molina de Segura, Alguazas, Pliego, Blanca, Lorca, Los Alcázares, Campos del Río, Cieza, San Pedro del Pinatar, Bullas, Torre Pacheco, San Javier, Águilas, Abarán, Ulea, Alcantarilla, Ceutí, Fuente Álamo, Cehegín y Archena.

Pero el mayor golpe se lo lleva la hostelería, que otra vez se ve inmersa en un nuevo cerrojazo, ya que no podrá abrir ni siquiera en las terrazas de los 36 municipios con un riesgo extremo. Únicamente se permitirá el servicio para llevar (el take away). En cambio, sí podrán servir en sus exteriores, con un aforo máximo del 75%, las cinco poblaciones en riesgo muy alto (Beniel, Alhama de Murcia, Totana, Puerto Lumbreras y Mazarrón), así como las dos ubicadas en zona medio-alto (Librilla y Calasparra) y las dos en nivel bajo (Aledo y Ojós). En cualquier caso, el cierre del interior de los bares es obligatorio en los 45 municipios de la Región.

 "Afrontamos una situación casi de emergencia, habida cuenta de la evolución de la pandemia", reconocía este lunes el epidemiólogo jefe, Jaime Pérez, al término del Comité de Seguimiento de la Covid-19 que acordó las nuevas limitaciones. La incidencia en 7 días de la Región alcanza ya los 516,6 casos por cada 100.000 murcianos mientras que la tasa en 14 días llega a 713,6 por cada 100.000. "Nuestros centros hospitalarios peligran", advertía Pérez

Fuente: SALUD

Las UCI, al 72% de ocupación

El colapso hospitalario vuelve a ser una amenaza real. Los hospitales ya atienden a más de 400 contagiados, cuando hace sólo una semana había unos 230 'pacientes covid' hospitalizados. Tal y como ya sucedió en noviembre, cuando el Ejecutivo murciano ordenó el doble cierre perimetral, los hospitales capitolinos Reina Sofía y el Morales Meseguer padecen la situación más delicada. Los ingresos en las UCI también han crecido en los últimos días. A día de hoy hay 87 enfermos críticos, diez más que hace una semana. Este dato significa una ocupación del 72,5% (en total hay 120 salas de Intensivos).

El Ejecutivo regional, por el momento, no se plantea pedir el confinamiento domiciliario y confía en que las actuales restricciones den sus frutos. Otras comunidades, como Asturias y Castilla y León, sí han reclamado su puesta en marcha al Ministerio de Sanidad, con competencias en el asunto. En la Región lo ha demandado Podemos y el presidente del Colegio de Médicos, que avisa de que "la tercera ola tendrá una gravedad tremenda" y, por ello, pide un confinamiento total de 15 días y que la población lo haga ya de forma voluntaria.

¿Confinamiento total? De momento no se plantea

Murcia no lo solicitó en noviembre, a pesar de los datos preocupantes, y por ahora tampoco está encima de la mesa. "Es algo que no depende de nosotros, sino del Gobierno central, y hasta ahora han funcionado las medidas en los momentos más preocupantes", aducía Jaime Pérez, refiriéndose a las medidas de noviembre. "Hay que restringir en la medida de los posible los encuentros sociales, pero no ir más allá".

Para Salud los contagios tienen un origen claro: el momento en que nos quitamos la mascarilla. Y eso se produce en los bares y en el entorno familiar. El último informe epidemiológico semanal refleja que, en los casos con vínculo epidemiológico constatado, "un 78% de ellos corresponden a contagios en el hogar, en reuniones familiares o de amigos, así como en el ámbito social y de ocio, que posteriormente se han llevado a los hogares".

La Región pasa ahora a la denominada fase 2, el baremo técnico que elaboró Salud a finales de octubre precisamente para contener la segunda ola. Además del cierre de la hostelería y el confinamiento perimetral para las 36 ciudades con riesgo extremo, este escenario recoge otra serie de restricciones. Se suspenden todos los actos multitudinarios que supongan la presencia de 200 personas en interiores y 500 al aire libre. Los comercios seguirán limitados al 50% de su aforo. Los jardines deberán cerrar a partir de las siete de la tarde y los centros de día también estarán clausurados. Y las ceremonias se permiten con un aforo del 30% con un máximo de 30 asistentes tanto si es en espacios abiertos como cerrados.

Noticias relacionadas

next