Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

De la gloria del 28-a AL DESCALABRO DEL 10-N

¿Dónde se han ido los 100.000 votos de Ciudadanos en la Región?

14/11/2019 - 

MURCIA. La confianza de los murcianos en Ciudadanos se desplomó 10-N. Casi 100.000 votos se esfumaron en apenas seis meses: el partido pasaba del éxito del 28 de abril, cuando Ciudadanos saboreaba la gloria con 150.289 sufragios -su techo electoral en la Región-, al fiasco del 10 de noviembre, con 52.967 papeletas. La hecatombe conlleva la pérdida de sus dos diputados, Miguel Garaulet y José Luis Martínez, que siempre habían salido elegidos desde que concurrieron por primera vez en las elecciones de 2015.

¿Qué ha sucedido en seis meses para que el caudal de votos se dilapidara de manera tan abrupta? "La gente ha dejado de percibir a Ciudadanos como una alternativa de Gobierno", expone el politólogo Francisco Javier López Carvajal. "La imagen nacional del partido se ha deteriorado mucho y Ciudadanos no ha sabido capitalizar el éxito electoral ni tampoco los logros de estar en los gobiernos autonómicos", indica. 

López Carvajal subraya que la trayectoria nacional de Ciudadanos ha pesado mucho más que las políticas regionales en la Comunidad. "Los votantes son muy maduros y diferencian las urnas generales de las locales", añade el politólogo. "Y han castigado a Ciudadanos por sus bandazos: que si socialdemócrata primero, que si liberal después; que si centro izquierda, que si centro derecha después..." 

¿Dónde han ido a parar los -exactamente- 97.322‬ votos perdidos de Ciudadanos? En Centrofama, los dirigentes de Ciudadanos sostienen que aproximadamente 40.000 electores naranjas no han acudido a las urnas y los 60.000 restantes se han fugado a otros partidos. Comparando los resultados del 10-N con los del 28-A, Vox ganó 56.200 nuevos votos, el PP creció en 8.700 sufragios, el PSOE se dejó 14.100 papeletas y Unidas Podemos descendió en 17.100 apoyos por los 13.200 que consiguió Más País. Además, la abstención aumentó un 3,5%; esto es, 28.765 murcianos se quedaron en casa. 

Visto así, un trasvase directo reflejaría que al menos 50.000 votantes de Ciudadanos se han ido a Vox, pero desde la formación naranja rechazan esa idea de plano. "El votante extremista del PP se ha ido a Vox y el electorado moderado de Ciudadanos se ha marchado al PP”, asegura Miguel Garaulet, el cabeza de lista del 10-N por Murcia, que se queda sin escaño después de tres comicios consecutivos revalidando el acta de diputado (2015, 2016 y abril de 2019). A su parecer, los populares "han presentado un programa calcado al de Ciudadanos, más liberal y menos extremista", lo que -opina Garaulet- ha provocado que muchos votantes naranjas "optaran por el PP".

Una fuga masiva a Vox por cabreo y Cataluña

López Carvajal, en cambio, discrepa y considera que una parte importante del votante de Ciudadanos se ha marchado a Vox. "Todavía no se puede cuantificar, pero del mismo modo que Ciudadanos recogió en 2015 el voto desencantado y desengañado con el PP, ahora esta papeleta, en vez de ir a la casa madre, que sería el PP, se ha ido a Vox", señala. "Sienten que Ciudadanos les ha fallado". 

Cataluña ha jugado un papel decisivo en la campaña en la Región, analiza el politólogo Salvador Moreno, que valora que "los murcianos han sustituido el voto de Ciudadanos por el de Vox sólo por Cataluña". No en vano, "la cuestión nacional afecta mucho en la Región" y la sentencia del procés -y su repercusión- estalló en plena precampaña. 

La mayoría sigue siendo conservadora en la Región. Esa realidad no ha cambiado -apunta Salvador Moreno- sino que ahora discurren tres partidos por el espacio del centro derecha en vez de una formación (que antaño era el PP de Valcárcel). Y dentro de la derecha murciana irrumpe un elemento crucial: el voto protesta contra el PP. "Antes estaba focalizado en Ciudadanos, ahora se centra en Vox", añade Moreno. No es casualidad el discurso de la 'derechita cobarde' que tanto exprime Vox: "Este lema cala en la Región".

Garaulet, que mantiene que el votante de Ciudadanos "es muy exigente", ve más preocupante la abstención que la fuga a otros partidos. “El 35% de nuestros votantes no ha ido a votar y eso es lo que nos preocupa”, asevera. "Bien por cabreo o bien por castigo, no los hemos enamorado como antes y ahora hay que atraerlos porque el proyecto de Ciudadanos es más necesario que nunca", comenta.

Murcia y Cartagena: Vox y Cs se invierten los votos

En la ciudad de Murcia, con PP y PSOE obteniendo resultados parecidos en las dos elecciones generales de este año, Ciudadanos se ha dejado 30.800 votos al pasar de los 50.100 del 28-A a 19.300 el 10-N, mientras que Vox ha sumado 18.300 votantes (crece de 46.100 a 63.000). 

En Cartagena, el fenómeno es parecido. En abril, Ciudadanos cosechaba 23.300 papeletas y Vox, 22.000; ahora, en noviembre, la formación naranja se ha quedado en 8.200 y Vox ha ascendido hasta 31.100. El PP y el PSOE, al igual que en Murcia, han obtenido cifras parecidas en Cartagena. No obstante, hay otra variable importante en Cartagena: MC no concurre en las elecciones generales. "Y si comparamos las municipales del 26-M con las dos generales, observamos que el votante de Movimiento Ciudadano mayoritariamente ha optado por elegir a Vox", examina Salvador Moreno.

Una de las claves del éxito de Vox, opina López Carvajal, es su transversalidad; una cualidad que perjudica a Ciudadanos, hasta el punto de que le quita votantes: "Vox es el voto del cabreo, del hartazgo y del cansancio; es un voto muy irracional, bien aprovechado por un partido que a través de mensajes simplistas ha puesto el foco en problemas cotidianos, sean reales o no, como la inmigración, la bajada de impuestos y la inseguridad". 

Otro factor importante ha sido el pésimo panorama que han pronosticado las encuestas desde abril. "Nos han machacado", afirma Miguel Garaulet. "Nos han dado por todos lados, hablando constantemente de batacazo, desastre y remontada; esa percepción al final cala en la gente, que dice: para qué los voy a votar si no son decisivos", agrega el exdiputado.

La política regional "no" ha influido en el voto

La política regional ha influido poco en la caída de Ciudadanos, en opinión de López Carvajal. "La prueba de ello es que la izquierda no ha subido con todo lo que está pasando en el Mar Menor. Además, en los municipios de la laguna ha ganado Vox, un partido outsider". Del mismo modo, incide, si existieran "votantes de Ciudadanos descontentos porque su partido no haya pactado con el PSOE para el Gobierno regional, esto se habría producido en un incremento del PSOE, algo que no ha ocurrido".

Garaulet, por su parte, admite que "no sabe" hasta qué punto ha afectado la política regional. En su opinión, han influido más otras variables, como el hecho de "culpar a Ciudadanos" de volver a las elecciones y el bloqueo para la investidura. "En Ciudadanos hemos tenido demasiado 'no es no'", dice. Para Garaulet el gran error de su partido ha sido "no ser capaces" de generar el mensaje de que "son" un partido útil. “Se están creando dos bloques antagónicos en la política española, que este pasado martes se han definido, con un PP y un Vox muy fuerte contra un PSOE aliado con los comunistas. En medio hace falta un partido centrado y moderado, que tienda puentes. Eso es Ciudadanos y no hemos sido capaces de transmitirlo", concluye Garaulet.

Noticias relacionadas

next