Hoy es 22 de julio

la importancia de la acogida de los compañeros

Discapacidad y universidad más compatible que nunca: la Región alberga la academia más inclusiva del país

19/07/2021 - 

MURCIA. Las últimas tecnologías hacen la vida de las personas con discapacidad más fácil. Aunque esto puede resultar evidente, merece la pena destacar el componente de novedad porque a la hora de acceder a la educación superior, cualquier pequeña innovación puede ser un gran paso para que estos estudiantes afronten el reto de la universidad al máximo de sus capacidades.

Con unos 900 alumnos entre discapacidades y alumnos con necesidades educativas especiales, la UMU destaca entre las universidades españolas presenciales por ser la que más estudiantes de estas características acoge según el ratio y la segunda en términos absolutos. 

De hecho esta universidad dispone de un departamento específico para la atención de la diversidad (Adif), que es el encargado de coordinar la correcta adaptación del alumnado con necesidades especiales.

Además de la matricula gratuita, la Universidad de Murcia ofrece ciertas facilidades a estos alumnos para que puedan estudiar en las mismas condiciones que sus compañeros. Entre estas ayudas podemos encontrar intérpretes en las aulas para las personas sordas, traducciones en braille para invidentes e incluso personas específicas para acompañarlas por el campus en caso de tener la movilidad restringida.

De esta forma, el objetivo es conseguir "que el alumno dependa solo de su inteligencia y su esfuerzo. Al fin y al cabo, Una vez que le adaptas los materiales se sitúa en el mismo punto de partida que el resto", indican desde Adif.

"Una vez que le adaptas los materiales se sitúa en el mismo punto de partida que el resto"

No obstante, también aseguran que "hay algunas carreras más sencillas que adaptar que otras", pues no es lo mismo suministrar la teoría a un alumno teniendo en cuenda su condición que conseguir que una persona con la movilidad reducida participe en los experimentos de laboratorio. Por este motivo, reconocen que algunos profesores se sienten perdidos a la hora de modificar sus pruebas a todos los alumnos.

En cualquier caso, desde Adif insisten en que la parte más importante de la integración de los estudiantes con discapacidad se basa en la acogida de los compañeros.

En ese sentido, Jesús, alumno invidente de la UMU, valora de manera muy positiva la relación con sus compañeros y reconoce que se encuentra cómodo en la carrera: "Al principio no saben como actuar, pero yo he notado que conforme ha ido pasando el tiempo la gente habla más contigo. Ven que eres igual que los demás".

Además, comenta que el resto de estudiantes también le han ayudado en su experiencia universitaria, pues crearon un grupo de voluntarios para acompañarle desde la residencia a la facultad y viceversa: "Hablamos por Whatsapp entre nosotros y el día que no puede uno me acompaña otra persona".

"Al principio no saben como actuar, pero yo he notado que conforme ha ido pasando el tiempo la gente habla más contigo. Ven que eres igual que los demás"

Respecto a los grupos de trabajo, Jesús se enorgullece de haber tenido una experiencia realmente agradable, pues todos lo han considerado desde el primer momento "un miembro más", e incluso reconoce que además él era de los más activos. Asimismo, matiza que la pandemia ha provocado una relación incluso más orgánica, puesto que trabajar todos a través del ordenador les "igualó".

De todas formas, las principales conclusiones que saca de su paso por la universidad es la importancia de una progresión en la capacidad de la institución para adaptarse a las necesidades de sus alumnos. "Yo llevo ya tres años y veo que los que entran ahora tienen más facilidades de las que yo tenía porque ahora los profesores tienen el material preparado, igual que yo he podido adaptarme mucho mejor que los que llegaron diez años antes", remarca Jesús.

Noticias relacionadas

next