Hoy es 21 de julio

TENIS 

Alcaraz empequeñece a Zverev y sigue haciendo historia: el Mutua Madrid Open también es suyo

Fotos: MUTUA MADRID OPEN

8/05/2022 - 

MURCIA. Carlos Alcaraz Garfia sigue haciendo historia a sus 19 años recién cumplidos y el Mutua Madrid Open también es suyo. El tenista murciano, ya sexto jugador del mundo, se ha adjudicado el título en la vigésima edición de este Masters 1.000 al pasar por encima del que era el vigente campeón, el alemán Alexander Zverev, y al que ha superado por 6-3 y 6-1 en 1 hora y 2 minutos.

Alcaraz tenía enfrente al número 3 del mundo, pero tras eliminar al 4 -Rafa Nadal- en cuartos de final y al 1 -el serbio Novak Djokovic- en semifinales no estaba dispuesto a frenarse.

Zverev, entrenado por Sergi Bruguera, a su vez capitán español de Copa Davis, y a quien por cierto guió Juan Carlos Ferrero, actual técnico de Carlos, es a sus 25 años un jugador de muchísimo nivel y que había superado con claridad al español en los dos precedentes que existían de este duelo. Fue en el estreno de la ATP 500 de Acapulco, en México, por 3-6 y 1-6 y en las semifinales del ATP 500 de Viena, en Austria, por un doble 3-6.

La historia en la final del MMO sería bien distinta.

De inicio cada tenista fue ganando su saque, aunque el murciano se llevó su segundo y su tercero en blanco y tuvo una bola de "break" en el segundo de Zverev.

El español llevaba la iniciativa y a su rival se le veía más forzado sobre la tierra batida de la pista Manolo Santana, la central de la Caja Mágica.

No era sólo una sensación y en el siguiente resto el pupilo de Ferrero exhibió su potencial para hacer la primera ruptura y además en blanco.

Alcaraz, con 10 puntos seguidos, enfiló el camino del triunfo en el primer set (5-2).

Zverev, con su potente saque desde su 1,98 de estatura, alargó la manga, pero Alcaraz iba lanzado y la cerró anotándose su servicio nuevamente en blanco. Apenas 31 minutos para el 6-3 y más cerca del título.

El palmareño, haciéndole el partido incómodo al de Hamburgo, quien se veía persiguiendo continuamente la pelota ante los palazos y las dejadas de Carlitos, no aflojó. Sin embargo, Alexander salvó con apuros el primer servicio del segundo parcial.

"La Roca" lograba sacar adelante su saque con más solvencia y su adversario se dio cuenta de que tendría más que difícil poder pelearle la victoria. Más aún después de que en el tercer juego de esta manga el español le rompiera el saque y otra vez sin dejarle lograr ningún punto.

Con 2-1 y el público -12.500 espectadores llenando en las gradas- entregado a Alcaraz, éste puso la directa para consolidar su ventaja.

Shascha andaba desesperado ante la variedad de golpes de Charly, quien, con un globo de fantasía, se anotó otro "break" para situarse 4-1 arriba.

El 5-1 llegó con otros cuatro puntos seguidos del palmareño, que empequeñeció a quien tenía enfrente por mucho que roce los dos metros. Y la sentencia se produjo al resto tras otros 31 minutos.

La estadística de la final no deja ninguna duda: 56 puntos del de Murcia por 29 del germano, al que no le dio ni una oportunidad de romperle el saque. Más autoridad es difícil tener en una final.

El campeón, quien en sus dos primeros encuentros en la capital española se había deshecho del georgiano Nikoloz Basilashvili y del británico Cameron Norrie, completó otra semana fantástica para llevarse el cuarto título del año.

Sumó éste a otro Masters 1.000 -Miami- y a los ATP 500 de Río de Janeiro y Barcelona en un 2022 en el que acumula 28 victorias por sólo tres derrotas y 10 triunfos de ellos seguidos en una racha que sigue abierta.

Que este lunes aparezca sexto en la clasificación internacional es la prueba más palpable de lo bien que lo está haciendo la sensación absoluta del tenis mundial.

Al término del encuentro dejó en la cámara el mensaje "Viva El Palmar y viva Murcia" y luego, con su habitual naturalidad, dijo lo que siente. "Intento divertirme en la pista, jugando al tenis en cada partido". Esas ganas y su indudable clase son la clave de su éxito.

Noticias relacionadas

next