Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Adiós a los pegotes amarillos de la fachada del Teatro Romea

29/01/2020 - 

MURCIA. Los controvertidos pegotes amarillos que tomaron la fachada del Teatro Romea hace dos semanas para promocionar la imagen de 'Murcia Capital Gastronómica 2020'  han desaparecido. El Ayuntamiento ha retirado los elementos de color amarillo chillón que se habían instalado en la fachada del teatro Romea, sede oficial de la capitalidad gastronómica y para los que tenía un permiso de 15 días de la dirección general de Bienes Culturales, como han explicado a Murcia Plaza fuentes de la Comunidad.

Como "hongo amarillo", "pegote" o, incluso, "vómito" se llegaron a calificar en las redes a estos elementos decorativos que representaban distintas piezas de vajilla y útiles de cocina sustentados en una especie de amalgama amarilla.

Y es que la polémica no ha abandonado a los diseños hechos hechos para promocionar la capitalidad gastronómica. Primero fue el ya famoso logo de la 'lengua', que ha sido atacada sin piedad en las redes y después le tocó el turno a los elementos colocados junto a la sede del Romea.

Uno de los primeros en reaccionar ante la decoración de la fachada del teatro Romea fue la Asociación para la Conservación de la Huerta y el Patrimonio de Murcia (Huermur) que, en esta ocasión ha mandado un comunicado celebrando la retirada y recuerda que denunció ante la dirección general de Bienes Culturales de la consejería de Cultura la instalación por parte del ayuntamiento de Murcia de "estos elementos distorsionantes y estridentes en la fachada de un Monumento Bien de Interés Cultural (BIC)". 

Como repuesta, la agencia de comunicación Germinal & Brandon Love, autora de la intervención artística colocada en la fachada del Teatro Romea, manifestó mediante un comunicado que "esta intervención no daña en modo alguno la fachada y no deja ningún tipo de residuo sobre la misma. Su proceso de instalación y desinstalación garantiza que la fachada del teatro quedará completamente intacta una vez finalizada la intervención".

Igualmente, aseguran "disponer de todos los permisos y requisitos legales y necesarios de la dirección de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura", al tiempo que puntualizan que "el carácter de la intervención artística es temporal y se ha realizado ad hoc para este espacio y para el proyecto que quiere significar: Murcia, capital española de la gastronomía".

En el último comunicado, Huermur asegura que "preguntaremos al Ayuntamiento de Murcia y a sus servicios de Transparencia sobre cuánto dinero ha costado esta instalación, su colocación y su posterior retirada", ya que "nuestro patrimonio cultural languidece en su mayor parte sin ninguna inversión pública, mientras se derrocha en instalaciones efímeras que además son censuradas por la administración autonómica".


Noticias relacionadas

next