Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La lengua-mascota de 'Murcia Capital Gastronómica 2020', atacada sin piedad en las redes

13/01/2020 - 

MURCIA. Un logo atrevido, valiente, arriesgado y sin complejos, que persigue "romper con siglos de abatimiento y de sensación de provincialismo". Así definió el alcalde de Murcia,  José Ballesta, en la presentación de la imagen y el lanzamiento del proyecto 'Murcia, Capital Española de la Gastronomía 2020’, la lengua que el Consistorio ha elegido para reflejar este año tan destacado evento de la gastronomía murciana. 

Entonces, el logo no provocó gran controversia, ni siquiera la fotografía del alcalde, la consejera de Turismo, Cristina Sánchez, y los representantes más destacados de la gastronomía regional, con los mejores chef a la cabeza, todos ataviados con delantales con la imagen y sacando la lengua disciplinadamente para la foto ante la puerta del Teatro Romea, sede oficial del evento.

El pasado viernes, tuvo lugar la inauguración de la sede oficial en un acto con la mascota como protagonista.  Y no ha tardado en saltar la polémica con la 'presentación formal' de la mascota de la citada lengua que se realizó el domingo en redes sociales. "Ya está aquí nuestra mascota de Murcia Capital Gastronómica 2020. Recuérdala bien porque va a estar por todos lados".

Y las redes no tienen piedad. Efectivamente, la mascota es difícil de olvidar y no ha dejado a nadie indiferente. Los comentarios, críticas, preguntas de incredulidad y memes a través de redes han sido cuantiosos y diversos. A nadie parece gustarle la mascota, un personaje animado singular que al pasar de imagen a figura tridimensional se ha desvirtuado y perdido en parte su originalidad. Delicado asunto teniendo en cuenta que debe ser utilizada como símbolo del evento gastronómico durante todo el año.

Una de las cuestiones que más se han planteado en redes es cuánto ha costado la polémica imagen y si se ha convocado un concurso público para elegirla. 

Otros han sugerido la búsqueda de una nueva mascota, "aun estáis a tiempo", o han propuesto la solución directamente a través de fotomontajes. También se ha indicado que "un logo debe tener sentido en todas sus variaciones" y este parece que sólo lo tiene como dibujo, no como mascota. Los más críticos la han comparado con imágenes de todo tipo. Algunos diarios de tirada nacional también se han hecho eco de la extraña mascota así como de su repercusión en las redes. 

El Ayuntamiento defiende que "el elemento escogido como símbolo es la lengua y sus papilas gustativas. En conjunto son la representación de la creatividad como gran valor de nuestra cocina. Pero sobre todo, son un icono de actitud. Son la infinidad de sabores, la disparidad de sensibilidades, de experiencias y de miradas". En cualquier caso, la polémica está servida aunque la promoción, también. 


 


next