Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

FÚTBOL

A tortas por ser recogepelotas

La LFP limita a cuatro el número de personas encargadas de devolver los balones y la RFEF llega al doble. "Surgen hijos, primos, sobrinos… pero se les dice que no a esas peticiones que son compromisos personales", cuenta Antonio Martínez, director de Comunicación del Fútbol Club Cartagena

1/12/2020 - 

MURCIA/CARTAGENA. Nunca ha sido tanto un privilegio ejercer como recogepelotas como en estos tiempos de pandemia. En estadios prácticamente vacíos -hasta hoy es así, aunque en unos días podrá entrar público a los campos- poder ver fútbol in situ se agradece y son muy pocos los que pueden disfrutar de ello.

En Segunda División, categoría en la que milita el Fútbol Club Cartagena, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) tan sólo permite el acceso a cuatro recogepelotas y en Segunda B, división que ya depende de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y en la que la Región está representada por el Real Murcia, el UCAM Murcia Club de Fútbol, el Yeclano Deportivo y el Lorca Deportiva, se dobla esa cifra hasta los ocho.

Para los partidos que disputa el Cartagena en el estadio Cartagonova ya hay un grupo hecho con personas que desarrollan la tarea de nutrir de balones a los futbolistas que están sobre el terreno de juego.

"Surgen hijos, primos, sobrinos… que quieren ser recogepelotas, pero se les dice que no a esas peticiones que son compromisos personales", cuenta Antonio Martínez, director de Comunicación del club blanquinegro.

"En Segunda B, durante la pasada campaña, contábamos con ocho o nueve y la cifra se ha visto reducida a la mitad", añade.

En el caso del Real Murcia son trabajadores del club los que desarrollan esa labor durante los partidos que el equipo grana afronta como local en el estadio Enrique Roca.

"Esta temporada desplegamos a cuatro en el césped y a otros cuatro en la grada, que es lo que nos marca la Federación Española. Antes de que los partidos se celebrasen a puerta cerrada por la expansión del coronavirus eran una decena de chavales de las bases los que estaban en el terreno de juego, pues en la grada había público y los balones que iban allí se devolvían por parte de los espectadores", apunta Manuel Fresneda, responsable de Comunicación de la entidad grana. 

Noticias relacionadas

next