Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El ayuntamiento adquiere una colección del artista

Lo que los bocetos revelan sobre un pintor: Mariano Ballester regresa a Alcantarilla con más de mil obras

28/05/2020 - 

MURCIA. Metódico, minucioso, perserverante... de trabajo callado en su estudio. Así recuerda la forma de pintar de Mariano Ballester su hijo, el también artista murciano Antonio Ballester. Siempre creando, haciendo bocetos, tomado apuntes, dibujando las ideas que más tarde trasladaría a sus cuadros el que ha sido considerado como uno de los pintores más relevantes de la historia reciente de la Región de Murcia. Ese proceso previo a cada obra que llevaba a cabo Mariano Ballester, hasta el mismo año de su muerte en 1981, ha dado lugar a una colección de 1.162 obras del artista que recientemente ha sido adquirida por el Ayuntamiento de Alcantarilla.

Mariano Ballester vuelve de esta manera al que fue su pueblo natal a través de esta colección formada por dibujos, bocetos previos, aguafuertes y litografías sobre papel, cartón y cartulina. Las obras se encuentran, de momento, depositadas en el Archivo Histórico Municipal,  donde están siendo catalogadas, pero el Ayuntamiento ha manifestado su intención de crear un espacio expositivo propio que albergue la obra de uno de sus hijos más ilustre y pueda ser contemplada por los vecinos del municipio y por sus visitantes.  

También confía en ello Antonio Ballester, quien asegura que la colección que él mismo ha catalogado y documentado desde la muerte de su padre, "es motivo de sorpresa", porque muestra el método de trabajo del gran pintor antes de cada una de las obras que pintó. "Tenía todo un proceso de pequeños bocetos que iban definiendo lo que quería pintar cada vez con más detalle", comenta el hijo del artista, quien añade que a través de esta colección "se tiene acceso al origen de toda su obra".

El periodo que abarcan estas obras va desde los años 40, cuando Mariano Ballester ingresa en la Academia de San Fernando de Madrid, hasta el mismo año de su fallecimiento en 1981. Junto a los bocetos y apuntes, se encuentran litografías y aguafuertes, "dos técnicas que le encantaban" como resultado de su admiración por Goya y por los impresionistas franceses. Es por lo tanto, asegura Antonio Ballester, una colección que permite estudiar en profundidad la trayectoria y evolución del artista murciano que destacaba por su escenas huertanas, de fiestas populares de Murcia, de rincones emblemáticos como la Catedral, de desnudos, de obras religiosas y de bocetos para vidrieras de tiendas e iglesias.

"Él mismo guardaba todos sus bocetos en una carpeta para conservarlos", recuerda Antonio Ballester, quien comenta que su padre era "una persona modesta y de gran inteligencia, que veía con complicidad que yo también me dedicase al arte, pero que siempre quiso guardar una distancia para no influenciarme". Tanto es así que los dos artistas, padre e hijo, tienen unos estilos completamente diferentes. No obstante, Antonio aprendió mucho del gran maestro que tuvo tan cerca, sobre todo de "su perseverancia en el trabajo y de su insistencia hasta lograr las metas que se marcaba".

"Será algo bonito" que se expongan en su tierra

 

El alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía, fue el encargado de firmar la compra de esta copiosa colección con el hijo del pintor y hasta ahora legítimo propietario de la misma, Antonio Ballester, por un importe de 85.000 euros.

Mariano Ballester realizó estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid) gracias a una beca de la Diputación Provincial (1941-1948). Más tarde, fue becado por el Instituto Francés para continuar sus estudios en París y expuso en Suiza y Francia. En 1955 recibió el Premio Nacional de Grabado. Profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Murcia, fundó en 1960 el grupo Puente Nuevo, junto a Ceferino Moreno y César Arias, que surgió con la necesidad de una renovación artística, la introducción de nuevas experiencias vanguardistas y ruptura con la pintura española tradicional. Recibió el Premio Villacís (1963) y el Premio Ciudad de Murcia (1969). Además, fue director del Museo de la Huerta de Alcantarilla. Su obra se ha expuesto en Murcia, Madrid, París y Estados Unidos.

El Museo de la Huerta de Alcantarilla acogió el pasado año una exposición retrospectiva sobre su obra. Asimismo, el Ayuntamiento cuenta con varios cuadros del artista expuestos en el archivo Histórico Municipal Casa Cayitas y en la Galería de Alcaldes de la primera planta de la Casa Consistorial. Ahora, el compromiso es que el pintor de Alcantarilla cuente con su propio espacio expositivo en su pueblo natal. "Creo que va a ser algo muy bonito", apunta Antonio Ballester.

Noticias relacionadas

next