Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tribuna libre / OPINIÓN

¡Váyanse al carajo!

1/08/2020 - 

CARTAGENA. Esta semana, la Asamblea Regional aprobó, con los votos a favor de PP, Ciudadanos y VOX, posicionándose en contra PSOE y Podemos, la reforma de la Ley de Protección Ambiental que permitirá ampliar en un 30% los vertidos de residuos y emisiones al medio.

Sobre este particular, que por desgracia cada vez es más común, me refiero a cuando siento que se vulnera el status quo de la naturaleza de una manera drástica – incluso legalizando la vía-  me refiero siempre de la misma manera; "el medio natural es nuestro mayor valor como sociedad, el medio, no el fin". El fin siempre es una 'putada' -y disculpen de antemano la malsonante expresión-, incluso si es bueno, porque un buen final siempre dará algo de pena por el simple hecho de saber que algo acaba. El valor está y siempre estará en el medio, en el camino, en la proyección, en la ilusión del recorrido... como bien se define también, como no, en el medio natural.

Imaginen si además de no considerar esta apreciación, el final es malo. Imaginen si ese final, después de un uso relativo sujeto a una maltrecha subjetividad, criterio… acaba convirtiéndose en una tragedia. Bueno, mejor no imaginen nada, abran los ojos y miren a su alrededor, miren el Hondón en la trimilenaria, los desastres del Campo de Cartagena, sus nitratos, salmueras y sus consecuencias; el Ecocidio del Mar Menor. No imaginen y abran bien los ojos desde Atamaría; vean Portmán.

Ahora recapaciten con algo más de perspectiva y ahora sí, den rienda suelta a su fantasía e imaginen que podrían haber llegado a ser estos entornos, contrastando –todo sea por hurgar en la herida-  con lo que son hoy. Ahora piensen que y quienes se interpusieron entre lo que eran todos estos enclaves, lo que pudieron ser y finalmente terminaron siendo. Ya se lo digo yo, la falta de capacidad y visión de la política, la falta de capacidad y visión de los políticos. Los mismos que hoy vuelven a anteponer la insensatez ante el raciocinio en esta entelequia de lo absurdo.

Hoy a todos ellos les digo alto y claro ¡Váyanse al carajo y abran bien los ojos de una vez! Sin más.

Señorías, pregúntense de una vez en su acotado campo de reflexión que a veces no les deja salir del PIB, el progreso, crecimiento… ¿A qué coste, qué consecuencias y a qué horizontes temporales responden sus últimas medidas adoptadas? ¿De que sirvieron los empleos que pudo generar Peñarroya durante una generación viendo hoy el resultado? ¿Potasas, ZINCSA,…? ¿De qué va a servir la  contaminación del Campo de Cartagena y el modelo de agricultura intensiva a futuro si ya nos está devastando el presente? ¿Cuál es el coste de su agotado y arcaico modelo que hoy, aún con un planeta que grita y una comarca devastada ustedes continúan avivando con 'un blanqueo' de inaceptables emisiones y vertidos? ¿DE QUÉ HAN SERVIDO Y SIRVEN ESTOS MEDIOS CON TALES FINES?

Es que no les basta respirar todo lo que sucede a su alrededor para saber que otro modelo es necesario, ES URGENTE Y NO ES 'EXACTAMENTE' EL QUE USTEDES PLANTEAN.

No les voy a pedir visión, al menos a ustedes, sí lo haré con los que vengan, y no porque no la demuestren, es imposible que no trascendiera si la tuvieran con los micrófonos y capacidades diarias de las que disponen, simplemente no la tienen… pero si les voy a remarcar lo que ustedes deberían ser. Ustedes deberían ser la vanguardia, la innovación , la avanzadilla, la representación de las sensibilidades sociales,… Ustedes deberían ser quienes fraguaran los cimientos de nuestro futuro y el ejemplo de sensatez, imparcialidad, equidad, meritocracia,…para nuestros jóvenes, pero no solo no cumplen nada de esto,  sino que no se enteran de nada, ni por encima prestan atención a las NACIONES UNIDAS con sus predicciones y mandatos en pro de la reconversión ante la amenaza del Cambio Climático, la imperante necesidad de reducir emisiones ante el calentamiento global,… ni por debajo atienden a la sociedad a la que representan, a la que ya les digo yo cada vez la tienen más alejada y hastiada con su labor. Tampoco lo consiguen mirando atrás siendo incapaces de aprender de las lecciones pasadas ni  por supuesto proyectando a futuro, ¿Qué podrían plantear con tanta carencia? Una vez más ¡Váyanse al carajo!

Váyanse al carajo, abran bien la mente y con el mecer de este mar embravecido en el que ustedes parecen navegar a la deriva, reflexionen profundamente sobre el erial que están causando entre unos y otros en esta esquinica del sureste ibérico, una herencia envenenada sin precedente alguno que no responde a clase, cuenta, posición o cargo perpetuo para el que para algunos parece llevarles la vida, por no decir la dignidad. No se cieguen por su terquedad y obstinación, no esperen a morder el euro para comprobar que no alimenta, que su salud y la mía, que su prosperidad y la nuestra residen en la conservación de nuestra naturaleza, de nuestro planeta; el MEDIO dispuesto para VIVIR y no para ESQUILMAR hasta su FIN.

Por penúltima vez ¡Váyanse todos ustedes al carajo! y por supuesto, no se lo tomen a mal, que la ignorancia es atrevida y entre otras, causa de ofensa no fundada, porque desde esa posición aventajada que les da estar encaramados en el mástil  de esta maltrecha nave, en otros navíos se han desatado  a viva voz las epopeyas más  dichas de nuestra historia, se han descubierto continentes y civilizaciones, se han divisado otros mundos y se han vencido batallas sin igual, ahora bien, con una condición, que para sacarle provecho a esa posición no vale solo con estar, no vale solo con encaramarles allí tras unas elecciones, es básico levantarse de la opresión que ejerce la posición fetal que parecen todos ustedes  adoptar en los momentos clave, soltarse las amarras y yugos que les maniatan, estirar las piernas, erguirse con disposición, encarar la brisa con la vista puesta en el horizonte y mostrar atención al entorno.  Después solo tendrán que marcarle el rumbo a los de abajo, al resto de los mortales que les mantenemos arbolado el barco ansiosos desde la cubierta de la esperada nueva. Un rumbo hacia un futuro próspero y no hacia donde ustedes nos han dirigido esta semana. Ahora sí, por última vez ¡Váyanse a su carajo!  Ese en el que el pueblo les ha posicionado como adelantados, como aventajados representantes con buen sueldo y mejores medios para resolvernos el futuro a los presentes y no lastrárselo a nuestros hijos, ese carajo que se llama Asamblea Regional y que parecen ustedes no tener ni idea de cómo engranar visto lo visto... Un devenir que consigue hacer positivo aquel dicho de las galeras de nuestra dársena 'no dar palo al agua' demostrando que estas bancadas no solo no avanzan, sino que reman en contra, ya no de todo un pueblo al que deberían representar y defender, sino de todo un planeta.

Buenos días, Cartagena.

Santiago del Álamo. 

Analista empresarial

Coordinador de proyectos en el CEEIC

next