estudio dirigido por investigadores de UCLA Health, en la Universidad de California

Un nuevo estudio sugiere que la lactancia materna puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo

1/11/2021 - 

MADRID. Un nuevo estudio dirigido por investigadores de UCLA Health, en la Universidad de California, ha descubierto que las mujeres mayores de 50 años que habían amamantado a sus bebés obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas en comparación con las mujeres que nunca habían amamantado.

Los resultados, publicados en la revista 'Evolution, Medicine and Public Health', sugieren que la lactancia materna puede tener un impacto positivo en el rendimiento cognitivo de las mujeres posmenopáusicas y podría tener beneficios a largo plazo para el cerebro de la madre.

"Aunque muchos estudios han demostrado que la lactancia materna mejora la salud y el bienestar de los niños a largo plazo, nuestro estudio es uno de los pocos que ha analizado los efectos a largo plazo sobre la salud de las mujeres que han amamantado a sus bebés", afirma la doctora Molly Fox, autora principal del estudio y profesora adjunta del Departamento de Antropología y del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la UCLA.

"Nuestros hallazgos, que muestran un rendimiento cognitivo superior entre las mujeres mayores de 50 años que habían dado el pecho, sugieren que la lactancia materna puede ser "neuroprotectora" más adelante en la vida", añade.

La salud cognitiva es fundamental para el bienestar de los adultos mayores. Sin embargo, cuando la cognición se deteriora después de los 50 años, puede ser un fuerte predictor de la enfermedad de Alzheimer (EA), la principal forma de demencia y causa de discapacidad entre los ancianos.

Muchos estudios demuestran también que las fases de la historia de la vida reproductiva de una mujer, como la menstruación, el embarazo, la lactancia y la menopausia, pueden estar relacionadas con un mayor o menor riesgo de desarrollar diversas enfermedades, como la depresión o el cáncer de mama, pero pocos estudios han examinado la lactancia y su impacto en la cognición de las mujeres a largo plazo. De los que sí lo han hecho, existen pruebas contradictorias sobre si la lactancia puede estar relacionada con un mejor rendimiento cognitivo o con el riesgo de Alzheimer entre las mujeres posmenopáusicas.

"Lo que sí sabemos es que existe una correlación positiva entre la lactancia materna y un menor riesgo de otras enfermedades, como la diabetes de tipo 2 y las cardiopatías, y que estas afecciones están fuertemente relacionadas con un mayor riesgo de padecer EA", afirma la doctora Helen Lavretsky, autora principal del estudio y profesora del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento del Instituto Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano de la UCLA.

"Como se ha descubierto que la lactancia materna ayuda a regular el estrés, favorece el vínculo con el bebé y reduce el riesgo de depresión posparto, lo que sugiere beneficios neurocognitivos agudos para la madre, sospechamos que también podría estar asociada a un rendimiento cognitivo superior a largo plazo para la madre", añade Fox.

Para averiguarlo, los investigadores analizaron los datos recogidos de las mujeres que participaron en dos ensayos clínicos aleatorios controlados de 12 semanas de duración en UCLA Health: uno que incluyó a participantes deprimidas y otro que incluyó a participantes no deprimidas con algunas quejas subjetivas de memoria y riesgo de enfermedad cardíaca. Entre los dos ensayos, 115 mujeres decidieron participar, con 64 identificadas como deprimidas y 51 no deprimidas.

Todas las participantes completaron una batería completa de pruebas psicológicas que medían el aprendizaje, el recuerdo retardado, el funcionamiento ejecutivo y la velocidad de procesamiento. También respondieron a un cuestionario sobre su historia de vida reproductiva que incluía preguntas sobre la edad en que empezaron a menstruar, el número de embarazos completos e incompletos, la duración de la lactancia de cada hijo y la edad de la menopausia.

Ninguna de las participantes había sido diagnosticada de demencia, ni de otros diagnósticos psiquiátricos como el trastorno bipolar, la dependencia del alcohol o de las drogas, ni de trastornos neurológicos, ni tenía otras discapacidades que impidieran su participación ni tomaba ningún medicamento psicoactivo. Tampoco hubo diferencias significativas en cuanto a edad, raza, educación u otras medidas cognitivas entre los participantes deprimidos y los que no lo estaban.

Las principales conclusiones del análisis de los investigadores de los datos recogidos en los cuestionarios sobre la historia reproductiva de las mujeres revelaron que alrededor del 65% de las mujeres no deprimidas declararon haber dado el pecho, en comparación con el 44% de las mujeres deprimidas. Todas las participantes no deprimidas informaron de al menos un embarazo completado, en comparación con el 57,8% de las participantes deprimidas.

Los resultados de las pruebas cognitivas también revelaron que las que habían amamantado, independientemente de si estaban deprimidas o no, obtuvieron mejores resultados en las cuatro pruebas cognitivas que medían el aprendizaje, el recuerdo retardado, el funcionamiento ejecutivo y el procesamiento en comparación con las mujeres que no habían amamantado.

Los análisis separados de los datos de los grupos deprimidos y no deprimidos también revelaron que las puntuaciones de los cuatro dominios cognitivos se asociaron significativamente con la lactancia materna en las mujeres que no estaban deprimidas. Pero en las mujeres deprimidas, sólo dos de los dominios cognitivos -el funcionamiento ejecutivo y la velocidad de procesamiento- se asociaban significativamente con la lactancia.

Curiosamente, los investigadores también descubrieron que un mayor tiempo de lactancia se asociaba a un mejor rendimiento cognitivo. Cuando sumaron todo el tiempo que una mujer pasó amamantando en su vida, descubrieron que las mujeres que no amamantaron tenían puntuaciones cognitivas significativamente más bajas en tres de los cuatro dominios en comparación con las mujeres que habían amamantado durante 1-12 meses, y en los cuatro dominios en comparación con las mujeres que habían amamantado durante más de 12 meses. Las mujeres que habían dado el pecho durante más tiempo obtuvieron las puntuaciones más altas en las pruebas cognitivas.

"Serán necesarios futuros estudios para explorar la relación entre el historial de lactancia materna de las mujeres y el rendimiento cognitivo en grupos de mujeres más amplios y geográficamente más diversos. Es importante comprender mejor las implicaciones de la lactancia materna para la salud de las mujeres, dado que hoy en día las mujeres amamantan con menos frecuencia y durante menos tiempo de lo que se practicaba históricamente", concluye Fox.

Imprimir

Noticias relacionadas

next