Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista: laura vitalia gonzález. primera mujer en la escala de oficiales en realizar la especialidad de submarinos de la Armada

"Soy la primera oficial en submarinos en la Armada de manera fortuita, pero alguna vez tenía que suceder"

8/11/2020 - 

CARTAGENA. Desde el pasado mes de agosto, Laura Vitalia González Martínez es la primera mujer en la escala de oficiales en realizar la especialidad de submarinos de la Armada, una situación que, pese a su relevancia, a esta joven madrileña no le parece que sea algo más que una simple coincidencia, porque el camino de la mujer en el ejército es firme y constante. 

De misión en estos momentos en su nuevo puesto en el submarino Tramontana, con base en Cartagena, y como oficial de propulsión del submarino Tramontana, explica a Murcia Plaza que está haciendo aquello con lo que disfruta y que "fortuitamente" ha coincidido con ser la primera mujer en la escala de oficiales en realizar la especialidad de submarinos, "pero en algún momento tenía que darse esta situación".

-Sin ninguna tradición militar, su acercamiento a la Armada no deja de ser curioso, se produce a través de sus visitas al museo de la Armada de Madrid. ¿Qué ve o qué le atrae para que surja ese idilio con su carrera?

-Me atrajo la idea de poder pertenecer a una institución que forma parte de la historia de España, que cuenta con una gran tradición y cuyo personal está caracterizado por unos valores que, en mi opinión, te enriquecen como persona.

-De ahí a la Escuela de Pontevedra, ¿cómo llega a dar el paso para decidir así su futuro?

-Durante mi etapa escolar encaminé mis estudios por la rama tecnológica y finalmente decidí optar a entrar en la Escuela Naval Militar de Marín, a pesar de tener la posibilidad de elegir otros caminos, por vocación. 

-He leído que sus padres la apoyaron desde el primer día para convertirse en una profesional de la Armada, pero entiendo que su afinidad desde pequeña les haría intuir que ese era su camino.

-Mis padres me dieron plena libertad para elegir mis estudios y mi futuro, y una vez que opté por la carrera militar, siempre han estado a mi lado apoyando mi decisión. Además, mi padre siempre ha tenido afición con todo lo relacionado con el ámbito militar y en concreto con el mar y la Armada, afición que me supo transmitir, por lo que no les extrañó el camino que elegí.

-Hija única y con carrera militar, dos aspectos que parece que difieren mucho entre sí. ¿Le costó adaptarse a este mundo tan diametralmente opuesto sin, encima, no tener ningún antecesor en su familia?

-En mi opinión no creo que ser hija única y formar parte de la carrera militar sean aspectos opuestos o contradictorios, pienso que  los padres de hijos únicos pueden exigir de igual manera disciplina y rectitud. Por otro lado, el cambio al entrar en la Escuela Naval Militar fue grande y cuesta un poco adaptarse, pero pienso que esto pasa a todos los alumnos que ingresan, independientemente del hecho de tener tradición militar en la familia.

-¿Por qué eligió los submarinos?

-Elegí los submarinos por las capacidades que poseen, las misiones que realizan y por el carácter especial de los submarinistas.

En su puesto en el Tramontana


-¿Es para usted una responsabilidad ser la primera en romper ese techo de cristal que también se supone en el Ejército?

-Yo considero que soy una persona que está haciendo lo que le gusta y aquello de lo que disfruta y que, fortuitamente, ha coincidido con ser la primera mujer en la escala de oficiales en realizar la especialidad de submarinos, pero en algún momento tenía que darse esta situación.

-¿Qué repercusión cree que ha supuesto en su profesión y con el resto de mujeres que trabajan en la Armada que usted se haya convertido en la primera oficial de la Armada de submarinos?

-Creo que se ha dado visibilidad al papel de la mujer en las Fuerzas Armadas, mostrando que cada vez estamos más presentes en las distintas escalas y especialidades que componen la Armada. Personalmente, espero que tenga un impacto positivo mi incorporación al Arma Submarina y que otras mujeres puedan llegar a considerar su incorporación a la misma, a lo que realmente les animo.

"Personalmente espero que tenga un impacto positivo mi incorporación al Arma Submarina y que otras mujeres puedan llegar a considerar su incorporación a la misma, a lo que realmente les animo"

-¿Cuándo espera que esta circunstancia que usted vive ahora deje de ser una noticia?

-Espero que a la mayor brevedad posible, ya que ello significaría que tras la novedad inicial, la situación se toma con normalidad.

-¿Cuántas mujeres más hay en el Tramontana?

-La dotación está compuesta por un 10% de personal femenino, englobando las escalas de marinería, suboficiales y oficiales.

-¿Cómo es su día a día?

-Mientras el barco está en puerto acudo a la Base de Submarinos (en Cartagena) a desempeñar mi actividad laboral. En la mar, desempeño la función de oficial de guardia consistente en ser el oficial que bajo los preceptos del comandante, da las órdenes correspondientes para maniobrar el submarino y cumplir la misión asignada.

-¿Cuál es su cometido?

-Yo soy oficial de propulsión del Submarino Tramontana. Mi destino está encuadrado dentro del servicio de máquinas y junto con el resto de los componentes del destino nos encargamos del alistamiento de la propulsión para las navegaciones.

-¿Y los grandes sacrificios de trabajar en un sumergible?

-Efectivamente formar parte de la dotación de un submarino conlleva ciertos sacrificios, como las dificultades para comunicarse con los seres queridos durante los períodos  de navegación o soportar unas condiciones de vida a bordo difíciles, donde la intimidad queda restringida a las condiciones que permite el espacio de habitabilidad de un submarino. Sin embargo, al alistarse en la Armada y elegir submarinos uno debe ser consciente de los sacrificios que supone y estar dispuesto a aceptarlos.

-¿Cuánto tiempo estará destinada en el Tramontana?

-A partir de septiembre de 2020, mi destino tiene una permanencia de dos años a bordo del Tramontana.

-¿Qué tipo de preparación mental y física hay que hacer para estar tanto tiempo en estas condiciones de estrecheces y falta de luz?

-No hace falta una preparación mental y física específica, pero se ha de tener en cuenta que se deberán soportar largos períodos en un espacio reducido y por tanto, se hace necesario tener cierta fortaleza mental y buena condición física.

-¿Qué mensaje podría transmitir a las jóvenes que ahora están pensando que la Armada puede ser una buena salida profesional, pero aún piensan en los estigmas machistas que se le presuponen?

-El mensaje que me gustaría transmitir a toda persona que esté leyendo esta entrevista es que si uno siente vocación e ilusión por algo que no sea ningún estigma lo que le impida realizarlo.

Además, desearía animar a todos los posibles candidatos y candidatas a unirse a la Armada, a que procuren acceder al conocimiento de la misma por los diferentes medios a los que cada uno pueda tener acceso (visitas a los barcos, visitas a museos, jornadas de puertas abiertas, páginas web, etc...), y que una vez hayan tenido suficiente información, decidan en consecuencia, deseando que pronto se unan a esta gran familia que es la Armada.

next